Notas

El fútbol griego y un reclamo por los refugiados

El fútbol griego y un reclamo por los refugiados
febrero 01
00:03 2016

La gris y fría tarde en Larissa les tenía una sorpresa guardada a los espectadores del partido que enfrentaba al equipo local, AEL Larissa y el Acharnaikos por la Segunda División del fútbol griego. El hombre vestido de amarillo y encargado de impartir justicia recibió el “ok” de sus colegas e hizo sonar el silbato. La pelota fue tocada hacia adelante, los jugadores se sentaron.

Ocurrió el viernes en un partido de la Segunda División de Grecia. Los jugadores del AEL Larissa y los del Acharnaikos se comenzaron a sentar luego del pitazo inicial. Los dos minutos, entre aplausos y silencio, fueron en protesta y “en memoria de los centenares de niños que mueren cada día a causa de la atroz apatía de la Unión Europea (UE) y de Turquía, sobre lo que pasa en el mar Egeo”, según informó el comunicado emitido por el equipo local.

Grecia, que atraviesa una grave crisis política y social, es una de las puertas de entrada para los refugiados que se alejan de sus países escapando de las balas, el hambre y la miseria. La crisis migratoria en la que se encuentra el continente europeo, impulsada principalmente por la guerra en Siria, crece día a día y naturaliza los escenarios del horror. El mar Mediterráneo y el Egeo se han trasformado en tumbas para miles de migrantes arrojados a la muerte con salvavidas.

El pasado 22 de enero tuvieron lugar dos naufragios en el mar Egeo. Una embarcación se hundió frente a la isla de Kalolimnos y otra frente a la isla Farmakonisi con un saldo de 43 personas ahogadas, de las cuales 17 eran niños. Según la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) en lo que va del año han llegado a costas europeas entre 35 y 40 mil personas. Un número diez veces mayor al que se registró en el primer mes del año anterior. En esa línea, la muerte también se multiplicó, solo en el Mediterráneo se llevan contadas 139 víctimas (en enero de 2014 fueron 12 y en enero de 2015, 82).

En este escenario, el fútbol ganó protagonismo por el reclamo anunciado y llevado a cabo por el equipo de una de las ciudades más importantes del país helénico, Larissa. “La directiva de la AEL, los entrenadores y los jugadores apoyan los dos minutos de silencio justo después del comienzo del partido en memoria de los cientos de niños que continúan perdiendo sus vidas todos los días en el Egeo. Los jugadores de AEL protestarán y se sentarán, en un esfuerzo para impulsar a las autoridades a movilizarse ante los crímenes atroces que se cometen en el mar Egeo”, abre el comunicado dado a conocer por el club.

En la última entrega del Balón de Oro fueron premiados por el “Fair Play” todos los clubes y asociaciones que ayudaron a los refugiados durante el 2015 y, el jueves pasado, el Comité Olímpico Internacional (COI) anunció que la llama olímpica de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, pasará por un campo de refugiados de Atenas y uno de los refugiados será invitado a llevar la antorcha.

El deporte, muchas veces cómplice, otras biombo o cortina de humo de situaciones condenables y tristes, regala cada tanto gestos de esperanza. Veintidós jugadores se sentaron y por 120 segundos abandonaron el juego por la protesta y la memoria de aquellos que buscan una vida mejor. En este caso, la victoria del AEL Larissa por 2 a 0 es anecdótica. Ganaron los dos.

Federico Coguzza – @Ellanzallama

Foto: Nichalis Mpatziolas / AFP

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

África