Notas

Facebook y su combate a las noticias falsas

Facebook y su combate a las noticias falsas
diciembre 16
01:15 2016

Hace unos meses ya que las grandes empresas de Internet comenzaron una ofensiva contra sitios de “noticias falsas”. Primero, Google informó que impediría el uso de su servicio de publicidad AdSense a aquellas páginas web que publicaran información irreal y luego Facebook anunció que implementaría un sistema de chequeo más exhaustivo de lo que se compartiera en la red social.

El tema tiene varias aristas. En primer lugar, vale decir que en la Argentina Google y Facebook son, por lejos, los dos sitios más visitados por los usuarios de internet, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Consumos Culturales del año 2013 elaborada por el Sistema de Información Cultural de la Argentina (SInCA). Y sólo un 8% de quienes leen diarios lo hacen online. En Estados Unidos, sede de las empresas de comunicación, el 30% se informa por Facebook. Es decir, no busca la información sino que esta “le llega” por lo que comparten sus contactos de la red social. Aunque sólo el 4% de los usuarios de la red, según un estudio del Pew Research Center, valora positivamente que esa sea su forma de acceso a las noticias, el 38% de la gente interesada por la información lo considera una buena fuente.

Por otro lado, también es conocida la existencia de algoritmos que usa la red de Mark Zuckerberg para elegir qué mostrarnos en nuestros muros, cómo cada vez más los posteos pagos “le ganan” a los “orgánicos” y lo difícil que es trascender los cercos que construye la propia red entre lo que comparten amigos y amigos de amigos para acceder a contenidos que estén un paso más allá.

No son tampoco novedosos los debates sobre la neutralidad de la red y cómo los Estados pueden influir o no en ellas ni la intervención de empresas como Google en la legitimidad de tal o cual sitio o contenido web.

Es en ese contexto y con todas esas consideraciones que llega la noticia de que Facebook definió reforzar -sobre todo después de la última campaña electoral estadounidense que puso en cuestión una enorme cantidad de “noticias falsas” que allí se difundieron- reforzar los mecanismos para verificar la veracidad de los contenidos que circulan en la red social. En el comunicado de la empresa se encargaron de aclarar que “no podían convertirse en árbitros de la verdad”, y anunciaron que se marcaría con una etiqueta aquellas noticias cuestionadas por terceras personas para que quede a criterio de cada individuo compartir o no el contenido.

Además, según publicó Wired, habrá un equipo especial dentro de la empresa para combatir los falsos contenidos, pero el proceso no dependerá enteramente de ellos sino que apuntan a un mayor involucramiento de la comunidad.

Al compartir un link cuestionado aparecerá una advertencia que indica que su precisión no está confirmada. También renovarán la forma de denunciar las publicaciones cuando no sean veraces.

Los peligros son múltiples, como también los beneficios. El alerta más obvio tiene que ver con la capacidad de manipulación de estas denuncias. ¿Qué impedirá que ante una noticia, por ejemplo, de un caso de represión o corrupción por parte de un gobierno haya una tormenta de reportes marcando el contenido como falso? Aunque claro, en otros casos puede prevenir que se creen oleadas virales que se desmienten luego con mucha menos repercusión que la información original.

¿La recomendación? Como siempre, chequear, chequear y chequear. Y no sólo no confiar en que todo lo que se dice en las redes sociales o internet es verdad, sino considerar siempre que no son territorios neutrales donde comunicarse libremente, sino empresas con intereses económicos y políticos que ganan millones con los datos que voluntariamente les brindamos.

Tags
Compartir

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Cultura

  • WalshRodolfo Walsh: la trampa cultural y las nuevas formas de escritura

    Por Juan Mattio y Kike Ferrari. Un escritor de ficción que se para en el campo del marxismo -la definición es del propio Walsh en una entrevista de 1972- debe encarar, tarde o temprano, una pregunta fundamental en relación a esas dos pertenencias: ¿cómo se conectan la escritura y la práctica política?

  • Fanny-AlmiranteFanny y el Almirante, o el origen de "la grieta"

    Una obra que pone a jugar la relación ficcional entre dos personajes reales de la historia argentina: Isaac Rojas, vicepresidente de Aramburu e ideólogo del golpe de Estado de 1955 y Fanny Navarro, actriz reconocida, peronista, amiga de Evita, que sufrió en carne propia los efectos de la proscripción.

  • mcdonaldsHambre de poder: la historia de una hamburguesa

    El 30 de marzo se producirá el esperado estreno de "Hambre de poder" ("The founder", en inglés), que narra la historia de Ray Kroc, un curioso personaje que perfeccionó el método de franquicias de McDonald’s, lo que le permitió instalar locales de la cadena en todo el mundo y convertirse en millonario.

  • Dos noches hasta mañanaDos noches hasta mañana: vuelos cancelados y cuartos reservados

    La película es una co-producción entre Finlandia y Lituania. Hemos tenido muy pocas ocasiones de ver cine de los países nórdicos, pero lo poco que ha llegado a Argentina ha sido de buena calidad.

  • Vida-ObraVida y obra… de mujeres y muñecas

    La pieza está inspirada en la obra del uruguayo Felisberto Hernández (1902-1964), sobre todo en su cuento Las Hortensias, publicado en una revista en 1949. La dramaturgia es creación libre de Mariano González.

  • luthier1Ser luthier, manos argentinas

    "Ser Luthier" es una película documental que cuenta la historia de diez luthiers argentinos. El proyecto está dirigido y autogestionado por Rocío Gauna y María Victoria Ferrari, quienes buscan dar a conocer las historias y la cotidianidad de estos artesanos de la música.