El Mundo

26 febrero, 2014

El hombre detrás del fusil más famoso del mundo

Un día como hoy del año 2013 falleció, a los 94 años, Mijaíl Timoféyevich Kaláshnikov, el creador del rifle de asalto más famoso del mundo, el AK-47.

Mijaíl Timoféyevich Kaláshnikov nació el 10 de noviembre de 1919 en Kuriá (Unión Soviética), en la región de Altái, fronteriza con Kazajistán. Era el decimoséptimo de 19 hermanos cuya familia fue deportada a Siberia cuando Mijaíl tenía 11 años.

Luego de terminar la secundaria trabajó en el depósito de Matái del ferrocarril Turkestán-Siberia hasta 1938, año en que se incorporó al Ejército Rojo en la escuela de mecánicos. En octubre de 1941, cuando estaba en Leningrado (hoy San Petersburgo) como oficial de carros y combatiendo al ejército alemán en el marco de la Segunda Guerra Mundial (1939 – 1945), fue herido en la batalla de Bryansk. Ese hecho accidental le dio tiempo, en el medio de la guerra, para crear el invento que lo haría mundialmente famoso.

Estando en el hospital y con su experiencia en la mecánica militar, comenzó a idear un rifle que permitiera reemplazar las anticuadas carabinas que usaban los soviéticos. Al ser dado de alta en 1942 se dirigió a su taller donde comenzó el proceso que terminaría en la construcción del AK-47. Al ver sus progresos fue trasladado por sus superiores al Instituto de Aviación de Moscú donde se le asignaron más recursos para seguir trabajando en el rifle.

Sin embargo no fue hasta 1947 cuando el Estado soviético adoptó la creación de Kaláshnikov y comenzó su fabricación en serie. Así dio inició al ascenso del popular Avtomat Kalashnikova (AK) al que se le añadió el año de su oficialización completando el nombre: AK-47.

El arma más popular

En muy pocos años el AK-47 se convirtió en la principal arma ligera del Ejército Rojo. Además la Unión Soviética lo exportó rápidamente a sus países aliados de Europa Oriental que, tras las Segunda Guerra Mundial, quedaron bajo su esfera de influencia.

A su vez, su gran fiabilidad y bajo costo de producción lo convirtieron durante la Guerra Fría en un símbolo de las luchas por la liberación nacional en el Tercer Mundo. El arma se puede sumergir en el agua, lanzar al barro o ser atropellada por un vehículo sin que deje de funcionar normalmente. Además no se traba ni deja de disparar bajo diversas condiciones climáticas adversas e incluso sigue funcionando luego de muchos años de uso. Sobre todo los grupos guerrilleros de África pero también chinos, palestinos y vietnamitas utilizaron la invención de Kaláshnikov.

Hablando sobre la Guerra de Vietnam, Kaláshnikov hizo referencia a las virtudes de su arma: “Vi a soldados norteamericanos tirando sus fusiles M-16 y cogiendo los AK-47 soviéticos, pero la cosa no quedó aquí, vi lo mismo otra vez en Irak. Los M-16 no funcionan bien en determinados climas”.

Se estima que desde 1947 se han producido en el mundo, de manera legal e ilegal, alrededor de 100 millones de unidades del AK. La popularidad del rifle es tan grande que es el único fusil de asalto que figura en una bandera y escudo nacionales, los de Mozambique, ya que esta arma fue fundamental en la guerra de independencia del país. Podemos ver su silueta también en el escudo de Zimbabue y en el de Timor Oriental desde el año 2007. El AK-47 aparece igualmente en la bandera de la organización islamista libanesa Hezbolá y en el escudo de la Guardia Revolucionaria de Irán. Además es utilizado por las fuerzas armadas de más de 50 países a nivel mundial aunque con algunas modificaciones que se le han hecho con los años.

El genio detrás del rifle

Kaláshnikov obtuvo varios reconocimientos a lo largo de su vida. Por la creación del AK-47 recibió la Orden de Stalin de Primera Clase. En 1971 ganó el grado de coronel, con un doctorado honorario de la ciencia, de la ingeniería y la Orden de la Bandera Roja del trabajo, la Orden Patriótica de la Guerra de primera clase y la Orden de la Estrella Roja. En 1994 fue ascendido a mayor general y le fue concedida la Orden de servicios distinguidos a la Madre Patria mientras todavía trabajaba como principal diseñador en la planta de ingeniería de Izhmash del ejército ruso en Izhevsk.

En octubre de 2004, el presidente ruso, Vladímir Putin, lo condecoró con la Orden al Mérito Militar. Finalmente, el 10 de noviembre de 2009 y celebrando su cumpleaños número 90, fue condecorado por el presidente Dmitri Medvédev como Héroe de la Federación Rusa, la distinción más alta del país.

El aporte de este hombre se puede resumir en lo que escribió él mismo en sus memorias: “A menudo me preguntan si estoy contento con lo que me ha deparado la vida. Estoy contento. Estoy contento de haber dedicado toda la vida a algo que era necesario para el pueblo. Claro, un arma no es un tractor, una sembradora o un arado. Con un arma no se puede arar la tierra ni cultivar cereales. Pero sin ella uno no podrá defender su tierra natal, no podrá proteger la patria y a su pueblo”.

El 23 de diciembre de 2013 falleció a los 94 años de edad, luego de pasar unos meses internado debido a una hemorragia estomacal.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos