Economía

20 marzo, 2014

Una cita en París

Tras varias reuniones y cruces informales, el 26 de mayo se inicia la negociación entre Argentina y el Club de Paris, por el pago de los 9 mil millones de dólares que el país adeuda con el organismo de crédito. El espaldarazo de Hollande hacia la Argentina, y el regreso a los mercados financieros.

Tras varias reuniones y cruces informales, el 26 de mayo se inicia la negociación entre Argentina y el Club de Paris, por el pago de los 9 mil millones de dólares que el país adeuda con el organismo de crédito. El espaldarazo de Hollande hacia la Argentina, y el regreso a los mercados financieros.

 

La negociación entre la Argentina y el Club de Paris, el grupo de 19 países acreedores con los que se mantiene una deuda desde la época de la dictadura, está cerca de comenzar de manera oficial, tras algunas conversaciones informales acontecidas los últimos meses.

Así lo informó la secretaría general del Club, Clotilde L`Angevin, cuando en la mañana del miércoles anunció que las primeras negociaciones formales entre la Argentina y los países acreedores tendrán su primera cita el día 26 de mayo. “Se discutió la propuesta en enero y febrero, se pidieron algunas aclaraciones y hemos invitado al gobierno argentino a venir a negociar a París, en mayo, un acuerdo sobre su deuda”, sostuvo L`Angevin.

La “invitación formal” se realiza luego de que el Club aceptara la propuesta revisada que el ministro de Economía, Axel Kicillof, había presentado en el mes de enero de este año. Dicha propuesta contempla que el pago de los 9 mil millones de dólares adeudados, entre capital e intereses caídos, se abone mediante un pago inicial de 2 mil millones de dólares, y el resto en un plazo cercano a los 5 años, con cuotas anuales. Por otra parte Argentina reconocería el total de la deuda, sin quita.

Desde el mes de enero el equipo económico del gobierno nacional había iniciado las conversaciones con los 19 países que integran el club, en vías de saldar la deuda con dichos acreedores. Ante el primer borrador presentado por Axel Kicillof en su viaje a Francia el 20 de enero, desde el organismo habían reclamado precisiones acerca del monto total a pagar, los desembolsos mínimos por año, y la supervisión del FMI. Al regresar de Paris en aquella ocasión, el titular del palacio de Hacienda había sostenido: “Se dio un paso importantísimo; se abre la puerta de un proceso largo que puede llevar meses”.

Del total de países que componen el club de Paris, Argentina tiene deuda con 15 de ellos, siendo Alemania y Japón aquellos con los cuales se adeuda un monto mayor, 30% y 15% de la deuda respectivamente, y también los negociadores más duros y exigentes en cuanto a garantías de pago. España, Italia y Francia son otros 3 países con los cuales hay una deuda de consideraciones relevantes. Desde Economía afirmaron: “Hay una posición dialoguista desde fines de 2013, pero no todos quieren lo mismo. Algunos, por ejemplo, son más duros con respecto a la necesidad de un pago en efectivo inicial”.

La deuda de 9 mil millones mantenida con el club de Paris tiene su origen principalmente en préstamos y créditos pedidos por la última dictadura militar a empresas europeas, sobre todo para armas y obras de infraestructura, las cuales no llegaron nunca a realizarse. También forma parte del paquete de deuda los créditos solicitados en plena convertibilidad.

La negociación abierta desde el mes de enero, y que tendrá su epicentro a partir del día 26 de mayo, cuenta con el aval del presidente francés, François Hollande, quien tras la reunión con Cristina Fernández, en el Palacio del Eliseo durante la jornada del miércoles, afirmó: “Francia está haciendo todo lo posible para que en el Club de París, el sitio donde se negocian los aspectos financieros, podamos apoyar los trámites argentinos”. Por su parte, la presidenta, de gira por Europa, agradeció la política del gobierno francés de acompañar las gestiones que realiza Argentina.

La decisión de saldar la deuda con el Club de Paris no es nueva. Argentina había querido hacerlo en septiembre de 2008, cuando mediante el decreto 1394/08 se quiso pagar en efectivo utilizando las reservas de libre disponibilidad del Banco Central. Esta decisión que quedo trunca tras desatarse la crisis financiera internacional.

Sin embargo, hoy se inscribe dentro de otra estrategia, que es la del llamado regreso a los mercados financieros. Tras los acuerdos en el tribunal arbitral del CIADI, el pago a Repsol por la expropiación de su participación en YPF, y el monitoreo del FMI del nuevo Índice de Precios, el equipo económico espera poder atraer créditos para diferentes obras, y mejores tasas de financiamiento que permitan sostener con cierta holgura las alicaídas reservas del Banco Central.

Por Leandro Navarro – @navarro_lean

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos