Notas

La mira en la provincia

La mira en la provincia
mayo 16
00:00 2014

Por Jazmín Rodríguez. El mapa de la interna Scioli-Massa se complejiza a medida que se acerca el 2015. El actual gobernador no sólo lidia con el Frente Renovador que busca capitalizar los resultados cosechados en la Provincia en las elecciones de 2013 sino que es seguido de cerca por otros candidatos que dentro del kirchnerismo buscan construirse como alternativa presidencial, como el caso de Urribarri que ya estuvo de gira por los municipios bonaerenses.

Después de las elecciones de 2013 en las que el Frente Renovador, conducido por Sergio Massa, le ganó en Provincia de Buenos Aires al Frente para la Victoria, el intendente de Tigre y el actual gobernador se volcaron a ganar o recuperar terreno respectivamente de cara a las elecciones presidenciales del 2015 para las cuales ambos se perfilan.

La disputa entre Scioli y Massa en función de las intenciones de ambos de ser presidentes se desarrolló con fuerza en la Provincia. Pero pasados unos meses, la carrera hacia el 2015 incluye hoy a los otros posibles candidatos y competidores de Scioli, en una interna del Frente para la Victoria, que se asoman en búsqueda de apoyo en el territorio más poblado y complejo del país.

Un repaso necesario de un mapa en movimiento

Cualquier figura que se quiera proyectar nacionalmente sabe que tiene que contar con el mayor apoyo posible por parte de los intendentes bonaerenses, particularmente en el conurbano. Verdaderos amos territoriales, los viejos barones y los que aspiran a serlo son quienes pueden inclinar la balanza electoral en uno u otro sentido, desde el momento de definición de candidatos hasta los resultados.

En el conurbano, en la zona norte es donde la oposición tiene actualmente la mayor influencia. Mientras que al frente de Vicente López se encuentra el PRO representado por Jorge Macri, están Gustavo Posse en San Isidro, Luis Andreotti en San Fernando, Walter Blanco en Escobar, Humberto Zúccaro en Pilar, Jesús Cariglino en Malvinas Argentinas, Gabriel Katopodis en San Martín y el propio Sergio Massa en Tigre, que pertenecen al Frente Renovador. En el partido de Tres de Febrero, en cambio, se encuentra el oficialista Hugo Curto, quien está transitando su sexto mandato como intendente, y un poco más alejado, ya en José C. Paz y desde 1995, se halla Mario Ishii.

Hacia el oeste, la situación es heterogénea. El intendente de San Miguel, Joaquín de la Torre, ocupa el cargo desde 2007. Ex Frente para la Victoria, es uno de los principales armadores del Frente Renovador. A este espacio responden también el intendente de Hurlingham, Luis Acuña, quien ocupa el cargo desde 2001, y Raúl Othacehé, quien maneja el municipio de Merlo desde 1991 y cuyo pasaje al Frente Renovador en febrero de este año significó un revés muy grande para el Frente para la Victoria.

Son municipios de conducciones kirchneristas Moreno, cuyo intendente a cargo es Mariano West; Ituzaingó, donde Alberto Descalzo dirige el Municipio desde 1995; La Matanza, cuyo intendente Fernando Espinoza, en funciones desde 2005, es a su vez presidente del Partido Justicialista bonaerense; Ezeiza, donde Oscar Cicco sucede al hoy ministro de Seguridad de la Provincia Alejandro Granados (quien había a su vez ocupado el cargo por dieciocho años), y Morón, donde el sucesor de Martín Sabatella, Lucas Ghi, representa a Nuevo Encuentro.

Al sur del conurbano se encuentra Fernando Gray en Esteban Echeverría –hoy tironeado por todos y “dispuesto a hablar con Massa” sobre todo a raíz de sus diferencias con Scioli respecto la reforma del Código Penal-, Santiago Carasatorre en Lomas de Zamora (en reemplazo de Martín Insaurralde), Darío Díaz Pérez en Lanus, Jorge Ferraresi en Avellaneda, Francisco Gutiérrez en Quilmes y Julio Pereyra en Florencio Varela, uno de los que mayor antigüedad ostentan, al ser intendente desde 1991; todos representantes del kirchnerismo, mientras que Darío Giustozzi es la carta fuerte del massismo al frente de Almirante Brown.

El fallido intento de Massa

En las últimas semanas cobró visibilidad un proyecto de Massa para limitar las reelecciones de los intendentes bonaerenses. No sólo no es original la iniciativa, ya que hay 26 proyectos presentados en la Legislatura bonaerense en los últimos veinte años que nunca se trataron, sino que dentro de su propio espacio hay intendentes que no cuadran dentro del límite que Massa quiere establecer, ni querrían hacerlo. De los 135 intendentes bonaerenses, 68 se encuentran al menos en su segundo mandato. De los 23 massistas, 11 están dentro de esa categoría. Y se sabe que si son hombres de peso para el armado del Frente Renovador es justamente por el poder que han construido a lo largo de los años que llevan en sus cargos.

Las figuras de Othacehé, y también las de Acuña o de La Torre, no son coherentes con una limitación de la posibilidad de ser reelectos indeterminadamente. El proyecto de Massa es, como casi todo lo que dice y hace, una agitación habilitada por el visto bueno de los medios de comunicación para consolidar su imagen pública.

Un tironeo de todos lados

Pero al día de hoy ya no se trata de la interna entre Scioli y Massa solamente. A pesar del revés en Provincia, a nivel nacional Scioli aparece como uno de los candidatos más fuertes a la presidencia. Pero la incertidumbre en el Partido Justicialista respecto de la sucesión de Cristina y la posibilidad de internas en el Frente para la Victoria lleva a los posibles candidatos a movilizarse en pos de conseguir apoyos. El gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, es uno de los primeros en determinarse a recorrer el territorio bonaerense.

Así, el entrerriano festejó el Día del Trabajador con el vicegobernador bonaerense Gabriel Mariotto en San Vicente, se presentó con Julio Pereyra en zona sur en la Universidad Arturo Jauretche y con Fernando Espinoza en la Universidad de La Matanza, quien sostuvo, sin definirse, que “La Matanza va a abrirle las puertas a todo aquel que se diga y se sienta peronista, que quiera ser candidato a presidente y que quiera defender los intereses del pueblo”.

Con el visto bueno de gran parte del kirchnerismo y una imagen que busca diferenciarse con claridad de la opción sciolista, Urribarri se dio a la tarea de comenzar a ganar adeptos en las tierras del actual gobernador de Buenos Aires. Y del mismo modo lo harán todos los posibles “presidenciables” por parte del kirchnerismo hasta que se definan posiciones y se alineen figuras en uno u otro sentido.

Las otras expresiones de la derecha, por detrás

Mientras tanto, lejos en las encuestas, las expectativas y las posibilidades, tanto el PRO como el FAUNEN hacen lo que está a su alcance. Mauricio Macri comenzó sus visitas de campaña recorriendo Merlo, Moreno y Lomas de Zamora, mientras tiene dos pre-candidatos a gobernadores que hacen lo propio con el fin de instalar su figura. María Eugenia Vidal y Jorge Macri apuntan a ser la cara del macrismo en la provincia de Buenos Aires pero siguen sin tener un lugar fuerte en la política bonaerense.

Por otro lado, la expresión bonaerense del FAUNEN será presentada el 22 de este mes en la Universidad de Avellaneda y Carrió, quien a pesar de sus declaraciones sobre su “sueño” de gobernar la provincia no podrá intentarlo por no cumplir con los requisitos legales, presentó la candidatura de “Toti” Flores como representante de su espacio.

Nada de lo configurado hasta aquí es definitivo y los próximos meses serán tiempos de idas, vueltas y resoluciones. El territorio bonaerense es clave en cualquier estrategia política y eso lo saben todos. Por eso es esperable ver a los posibles candidatos desfilar por los municipios; el mapa recién comienza a dibujarse.

 

@Jazmin_Rodrigz

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Nacionales