Fútbol

3 junio, 2014

El único gol olímpico de un Mundial

Un 3 de junio de 1962, en el Mundial de fútbol disputado en Chile, el colombiano Marcos Tulio Coll anotó el primer y único “gol olímpico” en una Copa del Mundo. Fue en el empate 4 a 4 entre su selección y la Unión Soviética por la primera ronda de aquella competencia.

Un 3 de junio de 1962, en el Mundial de fútbol disputado en Chile, el colombiano Marcos Tulio Coll anotó el primer y único “gol olímpico” en una Copa del Mundo. Fue en el empate 4 a 4 entre su selección y la Unión Soviética por la primera ronda de aquella competencia.

Marcos Coll nació en Barranquilla en el año 1935. Su padre, Elías Coll Tara, fue el árbitro que dirigió el primer partido oficial del fútbol profesional colombiano el 15 de agosto de 1948 y el primer árbitro FIFA de Colombia.

El joven Coll debutó en el Sporting Barranquilla en 1952, luego pasó a Independiente Medellín y jugó un año (1956) en Platense de Argentina. Después siguió su recorrido por varios equipos colombianos con un breve paso por el Deportivo Irapuato de México en 1964/65. Finalmente se retiró en el año 1971.

Con la selección de su país Marcos disputó un solo mundial: Chile 1962. A Colombia no le fue nada bien en esa competencia al quedar última en su grupo de primera fase cosechando solo un punto. Sin embargo, ese empate lo obtuvo en un memorable partido que terminó 4 a 4 contra la Unión Soviética, equipo que finalmente quedaría primero en la clasificación superando también a Yugoslavia y Uruguay.

En la previa al partido nadie daba un peso por Colombia y cuando el encuentro comenzó todos los pronósticos parecían correctos. En 11 minutos los soviéticos ganaban 3 a 0.  Sin embargo, a los 21 vino el primer descuento para los latinoamericanos. El primer tiempo terminó así.

foto-gol-olimpico-marcos-collAl arrancar la segunda mitad pareció que todo iba a seguir igual ya que a los 11 minutos la Unión Soviética se puso 4 a 1. Pero de pronto vino lo inesperado. A los 23 minutos hubo corner para Colombia. Marcos Coll fue hasta la esquina del Estadio Carlos Dittborn de Arica y acomodó la pelota. Quizás haya sido uno de los centros peor tirados de la historia, pero aun peor fue la reacción de los defensores soviéticos y para sorpresa del mítico arquero Lev Yashin, la pelota ingresó mansa por el primer palo.

Ese fue el primer y único gol olímpico convertido en la historia de los mundiales de fútbol. Apenas 8040 personas, que estaban presentes en el estadio chileno, vieron la hazaña de Coll que puso el 4 a 2. Después la remontada colombiana, se convirtió apenas en un anécdota.  A los 28 vino el 4 a 3 y finalmente a los 41 minutos del segundo tiempo el 4 a 4 definitivo.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos