Fútbol

6 junio, 2014

Francia de Mar del Plata o el Kimberley francés

Por Edson João Zumbi Lima. Hubo un Mundial donde Francia vistió de verde y blanco. Fue en Argentina 78 cuando los galos, por un error de la FIFA, tuvieron que usar la camiseta de Kimberley de Mar del Plata en un partido que le ganaron 3 a 1 a Hungría.

Por Edson João Zumbi Lima. Hubo un Mundial donde Francia vistió de verde y blanco. Fue en Argentina 78 cuando los galos, por un error de la FIFA, tuvieron que usar la camiseta de Kimberley de Mar del Plata en un partido que le ganaron 3 a 1 a Hungría.

La situación era al revés que ahora. Nosotros desde Brasil teníamos el Mundial acá nomás, en Argentina. Yo no viaje, pero seguí por televisión todos y cada uno de los partidos. Incluido obviamente, ese robo que hicieron contra Perú en Rosario que nos dejó a nosotros afuera. Pero en esta oportunidad no voy a despacharme con eso ya que, además, Argentina fue (hay que reconocerlo) un justo campeón de aquella Copa del Mundo.

En esta ocasión quiero recordar un evento fortuito, azaroso, que sucedió en aquella competición, puntualmente el 10 de junio de 1978. Era un partido intrascendente en Mar del Plata porque tanto Francia como Hungría habían perdido los dos primeros encuentros contra Argentina e Italia y ya estaban afuera. Sin embargo, como buen fanático de este maravilloso deporte, decidí verlo. Y no me equivoqué.

Francia Kimberley 1Me había preparado todo para sentarme tranquilo en casa frente a la televisión pero de pronto se empezó a demorar el inicio y no se entendía bien que pasaba. Tras 45 minutos de espera veo que salen a la cancha los dos equipos. Hungría de blanco, con su camiseta suplente y Francia… ¿Francia estaba con la camiseta del Betis? ¿La de Banfield? ¿La del Saint Etienne? No tenía sentido.

Pero sí, era Francia vestida de verde y blanco con la camiseta de Kimberley de Mar del Plata. Resulta que por un error de la FIFA se le pidió a ambas selecciones que asistieran al partido con su vestimenta suplente. Resultado: las dos selecciones llegaron con camisetas blancas.

Igual, vayamos un paso más atrás porque imagino que se preguntarán por qué Francia (que viste de azul) y Hungría (que viste de rojo) necesitaban jugar con otra camiseta. Es que por aquel entonces la mayoría de las transmisiones de TV eran en blanco y negro.

En aquella Copa, Argentina inauguró un nuevo estudio para su canal público que tenía como función transmitir todos los partidos. Se ofreció a operadores pagos la inyección de la señal color, la recepción de la emisión y la emisión en circuito cerrado, con proyectores de video en salas de cine del país. Sin embargo, la transmisión de aire del Mundial se realizó en blanco y negro para el país y para el exterior en color. En colores sólo fue transmitida, para el país anfitrión, la final Argentina-Holanda.

Francia Kimberley 2Entonces retomando, si Francia y Hungría asistían con sus camisetas tradicionales se podían confundir las tonalidades de grises. Por esta razón la FIFA previó que algún equipo asista de blanco para diferenciarse en la transmisión de televisión. El problema fue que el mensaje llegó por igual a ambos combinados nacionales. Estaba claro que el partido no podía jugarse así.

Años después me lo cruce a Arnaldo David Cézar Coelho, compatriota carioca y árbitro de aquel partido que también dirigió en España 82 (convirtiéndose allí en el primer no europeo en arbitrar una final del mundo). Coelho me comentó que dialogando con los equipos, fueron los franceses quienes ofrecieron la solución.

Propusieron que se buscara a algún equipo de la zona que cediera sus camisetas y que ellos las usarían sin problema. Y así fue como se acudió al modesto Kimberley (campeón de la liga marplatense aquel año y que jugaría el Torneo Nacional argentino en 1979) que cobró fama mundial.

Entre que fueron a buscar las camisetas, se llevaron al estadio y los franceses se vistieron, todo se demoró los 45 minutos que yo había estado esperando frente al televisor. Después vino el partido, entretenido, Francia (¿o Kimberley?) ganó 3 a 1 y se despidió con algo de honor de aquella Copa.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos