Fútbol

12 junio, 2014

¿Cómo se dice “lo atamo’ con alambre” en portugués?

Durante la construcción del Arena Corinthians murieron tres trabajadores y se gastaron casi 400 millones de dólares. Cuenta con una ridícula pantalla LED de 120 metros de largo, y recién fue habilitado el martes. Allí se jugará hoy el partido inaugural.

Durante la construcción del Arena Corinthians murieron tres trabajadores y se gastaron casi 400 millones de dólares. Cuenta con una ridícula pantalla LED de 120 metros de largo, y recién fue habilitado el martes. Allí se jugará el partido inaugural.

Este jueves a las 4 de la tarde todos los ojos del mundo se posaran en San Pablo, específicamente en el barrio de Itaquera, donde se ubica el Arena Corinthians. Pero muchos de esos ojos llevan tiempo observando, de reojo, cómo están las cosas en el estadio del este de la mayor ciudad de Brasil, que será sede del partido inaugural.

Desde el proyecto mismo las dudas aparecen sobre este escenario. En el transcurso del Mundial, tendrá una capacidad de 68 mil espectadores; pero luego, serán 20 mil menos. Las dos cabeceras son estructuras desmontables, que no estarán cuando el estadio quede definitivamente en manos del popular Corinthians. Este despropósito –construido en una ciudad que ya cuenta con el Morumbí, el Pacaembú y el Palestra Itália, todos gigantescos-, con dos tribunas que durarán seis partidos, costó nada más ni nada menos que 370 millones de dólares. Oficialmente, claro.

Y si hablamos de despropósitos, el fetiche brasileño por ser o mais grande do mundo tiene una de sus expresiones más patéticas con la inclusión de una pantalla LED de 120 metros de largo por 7,5 de alto, es decir un televisor de 4734 pulgadas. Es, obviamente, la mayor del planeta, y ocupa todo la pared exterior del lado este.

La cosa no termina ahí. El 27 de noviembre de 2013, una grúa se desplomó sobre el techo del estadio, lo que causó la muerte de dos obreros. En febrero, un incendio se desató en uno de los obradores. Y el 29 de marzo, otro trabajador murió al caerse de uno de los techos, donde apuntalaba la instalación de las benditas tribunas desmontables.

Tres trabajadores muertos, 370 millones de dólares, tres años de construcción. El Mundial empieza este jueves y las obras terminaron esta semana. ¿Terminaron? El departamento de bomberos de Sao Paulo habilitó definitivamente el estadio el martes. La segunda bandeja de las cabeceras todavía no recibió público, ya que no fueron utilizadas en el único partido oficial que se jugó en la cancha, entre Corinthians y Figueirense, el 18 de mayo.

 

Nicolás Zyssholtz – @likasisol

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos