Notas

A Manu no se le caen los anillos

A Manu no se le caen los anillos
junio 16
00:02 2014

Emanuel Ginóbili logró su cuarto título de la NBA con los San Antonio Spurs. El equipo de Greg Popovich superó categóricamente al Miami Heat de Lebron James y consiguió el campeonato de manera indiscutible.

No hay dudas de que los últimos 15 años de la NBA tendrán que ser llamados por el resto de la historia como “la era de los Spurs”. El equipo de San Antonio, de la mano de ese brillante entrenador que es Greg Popovich, construyó una verdadera dinastía que ayer, tras volver a derrotar categóricamente a Miami Heat y liquidar la serie 4-1, consiguió su quinto título, 15 años después de ganar el primero.

Este equipo diferente a todos los demás, que ya está dentro del selecto grupo de los mejores de la historia (ahí donde aparecen los Lakers y Celtics de los ’80 y los Bulls de los ’90, entre otros), tiene su gran particularidad en que no cuenta con una gran estrella. Es cierto que se sostiene en el fantástico trío conformado por Tim Duncan, el francés Tony Parker y el argentino Emanuel Ginóbili. Pero todos los que integran la rotación hacen su aporte. Esta vez sí, esa frase casetera es absolutamente cierta: la figura es el equipo.

El mejor equipo de la temporada regular, el que con mayor claridad superó a sus rivales en los playoff. En fin, fue superior a todos, no dejó lugar a discusión y tomó revancha de las finales del año pasado, cuando frente al mismo rival se quedó a 3 segundos de levantar el Trofeo O’Bryant por culpa de un triple de Ray Allen.

No importó que del otro lado estuviera Lebron James; tampoco Dwyane Wade ni Chris Bosh. San Antonio se devoró a todos y además, vio nacer definitivamente a su nueva estrella, aquella que va a ocupar el lugar que Manu y Timmy pronto van a dejar vacío: Kawhi Leonard. Este joven con una capacidad atlética impresionante, pero impregnado con el concepto táctico y la lectura de juego que Popovich tiene la capacidad de transmitirle a todos y cada uno de los jugadores que pasan por sus manos. El premio al Jugador Más Valioso de las Finales es el corolario a un fantástico trabajo.

Ginóbili volvió a marcar diferencias. Es cierto: ya no es titular y sus números no son tan llamativos a la vista como antes. Sin embargo, arrancando desde el banco carga sobre sus hombros la mayor parte del peso táctico del juego de los texanos. Es el que maneja los tiempos, toma las decisiones importantes y además le sumó el plus de anotar un alto porcentaje de sus tiros. Es puro carácter y un líder natural. No por nada es el máximo ídolo de los hinchas de las espuelas.

San Antonio es un gran campeón, brillante. Fue claramente superior a su rival, que era ni más ni menos que el defensor del título. Perdió un único partido y fue por un doble (el segundo, 98-96). Los cuatro que ganó, los hizo por un amplísimo margen (110-95, 111-92, 107-86 y 104-87). Dijeron que estaban viejos, que Duncan estaba acabado. Se olvidaron de decir que son los mejores.

 

Nicolás Zyssholtz – @likasisol

 

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Básquet

  • Ginobili(1)Manu Ginobili, la leyenda

    Pese a las señales de los últimos meses, la noticia provoca un salto, una reacción. Una enorme tristeza por la confirmación de una asombrosa historia que llega a su fin. Y al mismo tiempo genera muestras de profundo agradecimiento por 23 años de una carrera respetada y admirada por todos.

  • GinobiliTorazo en rodeo ajeno

    Diego Armando Maradona, el "Che" Guevara, Evita, el Papa Francisco, Carlos Gardel y ahora agreguen también Emanuel Ginóbili. Sin ningún lugar a dudas "Manu" ya es un emblema argentino a nivel mundial. Pero, ¿por qué?

  • Manute BolManute Bol, entre las ruinas y el éxito

    El basquetbolista de 2,3 metros se transformó en uno de los africanos más importantes de la historia. A pesar de su éxito deportivo en la NBA, nunca se olvidó de su pueblo. Ayudó y dio todo por él. Tantos esfuerzos tuvieron sus frutos.

  • argentina-españaJJOO: la Generación Dorada en busca de la continuidad histórica

    Probablemente a quienes se sumaron a ver el básquet con el estímulo olímpico les haya quedado un sabor agridulce tras haber perdido el partido con España. Sin embargo, hay que tener claro que Argentina cumplió su objetivo el sábado con Brasil ganando un partido histórico y trazando un hilo de futuro entre los triunfos de la Generación Dorada y las nuevas camadas de basquetbolistas.

  • Argentina preolímpico basquet¿Quién dijo que todo está perdido?

    Hace tan solo unos años parecía que el básquet argentino entraba en decadencia. El fin de la "Generación Dorada", la falta de recambio y la crisis institucional en la federación local auguraban un futuro oscuro. Sin embargo de la mano de Scola y Nocioni y con una nueva camada de jugadores se logró una inesperada clasificación en el perolímpico de México.

  • Emanuel GinobiliUno más y no jodemos más

    La tarde del lunes tuvo una gran noticia, fue un “salto ganado” para arrancar la semana de la mejor manera. El mejor basquetbolista argentino de la historia, Emanuel Ginóbili, anunció en Twitter que seguirá un año más jugando en la elite del básquet mundial.