Notas

Sin acuerdo con los fondos buitre: entre el default selectivo y el Griefault

Sin acuerdo con los fondos buitre: entre el default selectivo y el Griefault
julio 31
01:55 2014

Argentina y los fondos buitre no pudieron alcanzar un acuerdo, luego de extensas negociaciones en la oficina del mediador Daniel Pollack, especialmente designado por el juez Thomas Griesa. Tras la reunión, el ministro de Economía, Axel Kicillof, describió la situación como “un engendro” y sostuvo que Argentina está en “Griefault”. Minutos antes la calificadora Standard & Poor’s había dictaminado que el país entraba en default selectivo. La salida negociada que ofrecen las entidades bancarias.

Finalmente, luego de maratónicas reuniones, el ministro de Economía, Axel Kicillof, brindó una conferencia de prensa desde Nueva York para informar que Argentina y los fondos buitre no habían podido alcanzar un acuerdo que destrabara la situación que vive el país, a raíz de fallo negativo recibido en la justicia norteamericana. El titular del Palacio de Hacienda detalló que los fondos buitre rechazaron una vez la oferta argentina de entrar en el canje de deuda, y no se repuso el stay que permitiese continuar las negociaciones luego de la fecha límite del 30 de julio.

La situación resultante, calificada por la prensa financiera como default selectivo, es para Kicillof “un engendro”, algo nuevo, que nunca se ha dado, ya que el país cumplió con sus obligaciones y depositó en tiempo y fecha el pago correspondiente al bono Discount a fines del mes pasado, pero el juez Thomas Griesa decidió bloquear el pago. A partir de allí se generó una situación en la cual para el equipo económico Argentina pagó, ya que se desprendió del dinero, pero los bonistas reestructurados no pudieron acceder al cobro del mismo, debido al accionar judicial.

“Argentina estructuró y pagó su deuda y el juez Thomas Griesa dictó una orden que carece de todo fundamento y es impracticable”, afirmó Kicillof, para luego agregar que desde el ejecutivo se van a “tomar las medidas y acciones para que esta situación insólita, inédita e injusta, no se perpetúe en el tiempo”.

Acerca de las exigencias de los fondos buitre durante las negociaciones, el ministro detalló que “no están dispuestos a dar esa suspensión (por el stay). Lo que ellos reclaman, para darnos la suspensión es que se les pague más que lo que se le pagó al 92% de los bonistas que entraron en el canje del 2005 y 2010, y que se acuerde más con ellos que los bonistas que accedieron al canje”. La imposibilidad de alcanzar este tipo de acuerdos proviene de la famosa cláusula RUFO, que habilitaría a los bonistas reestructurados a exigir el mismo tratamiento que los fondos buitre, el pago del 100% del valor nominal de los bonos, y desataría múltiples juicios, con una cifra que podría ascender hasta 120 mil millones de dólares.

“Nosotros nos regimos por nuestras leyes, por los contratos que firmamos, tenemos obligaciones que nos marca nuestra función y una de ellas es defender los intereses de los argentinos”, apuntó el ministro y sostuvo: “No vamos a firmar nada que comprometa el futuro de los argentinos, vamos a defender el canje que tan exitosamente hemos hecho”.

Mientras Kicillof brindaba la conferencia de prensa en un salo especialmente dispuesto de la embajada argentina en Nueva York, el special master designado por Griesa, Daniel Pollack, emitía un comunicado donde informaba que “Desafortunadamente no llegamos a ningún acuerdo y la Argentina entrará inminentemente en default”. “El default no puede mantenerse en esa condición de manera permanente porque la República Argentina y los bonistas, tanto los que aceptaron la restructuración de la deuda como los que no, sufrirán un daño cada vez más grave y el ciudadano argentino ordinario será la víctima real y definitiva”, finalizaba el comunicado difundido por el mediador.

El default del país también había sido declarado minutos antes por la calificadora de riesgo Standard & Poor’s, desde donde habían indicado que Argentina ya se encontraba en “default selectivo”. El titular de la cartera de Economía durante un tramo de su discurso también decidió cargar contra las calificadoras, cuestionando la autoridad de las mismas para decidir la situación financiera de un país, y recordando el papel que jugaron durante la crisis de las hipotecas subprime en Estados Unidos, por el año 2008. Por otro lado denominó al default como “Griefault”.

Sin embargo, cuando parecía que el final estaba cercano a escribirse, comenzó a cobrar más fuerza la versión, sostenida por importantes medios especializados de un acuerdo entre entidades bancarias argentinas y los fondos buitre. En relación a esta salida, el propio Kicillof no le cerró la puerta, cuando afirmó que “puede haber una solución entre privados. Pueden aparecer soluciones de este tipo”.

Según informa Ámbito Financiero y otros medios especializados, existiría un acuerdo por el cual las entidades nucleadas en la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino (ADEBA), liderada por Jorge Brito, y algunas empresas, ofrecerían a los buitres comprarles el 100% de la deuda, por una suma cercana a los 1400 millones de dólares, abonando 250 millones ahora, y el resto en bonos. Como condición se exigiría que la reposición del stay, algo que según Griesa solo pueden pedir los buitres, hasta el 31 de diciembre cuando vence la RUFO. Sin embargo, al momento de cierre de esta edición, el acuerdo está lejos de haberse alcanzado, y otros medios como BAE Negocios, sostiene directamente que el mismo se cayó.

Mientras durante el día de hoy habrá que esperar novedades sobre la posibilidad de que este acuerdo se efectivice, el ministro de Economía regresará al país, y se espera durante la tarde la palabra de la presidenta, Cristina Fernández, quien tiene una actividad programada para las 18 horas en el Salón Mujeres Argentinas del Bicentenario, de la Casa Rosada.

 

Leandro Navarro – @navarro_lean

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Géneros