Deportes

22 septiembre, 2014

Copa Davis: Turbulencias de Primera

El equipo argentino de Copa Davis se mantuvo en el Grupo Mundial luego de un tumultuoso año en donde no contó con Juan Martín Del Potro, sufrió bajas por lesiones y debió pasar por un sufrido repechaje ante Israel. Tras 12 años en la elite del tenis, Argentina enfrenta un presente sin capitán y con Delpo alejado debido a sus diferencias con la Asociación Argentina de Tenis.

El equipo argentino de Copa Davis se mantuvo en el Grupo Mundial luego de un tumultuoso año en donde no contó con Juan Martín Del Potro, sufrió bajas por lesiones y debió pasar por un sufrido repechaje ante Israel. Tras 12 años en la elite del tenis, Argentina enfrenta un presente sin capitán y con Delpo alejado debido a sus diferencias con la Asociación Argentina de Tenis.

El 23 de septiembre de 2001, en Córdoba, Argentina volvió al Grupo Mundial de la Copa Davis, tras aplastar a Bielorrusia 5-0 en el repechaje. Luego de 9 años de batallas en el G1 Americano y de la mano de Franco Squillari, Gastón Gaudio, Guillermo Cañas y Luis Lobo, el equipo argentino capitaneado por Franco Davin regresaba a la elite del tenis mundial.

13 años después, el 14 de septiembre pasado, el conjunto albiceleste cerró su año más tumultuoso desde su vuelta a Primera, con un sufrido 3-2 en la repesca ante Israel, en Sunrise, Miami. Atrás quedaron las finales de 2006, 2008 y 2011, las seis semifinales y los dos cuartos. Tras años de buenos resultados que no se cristalizaron en mejoras estructurales, ahora la Asociación Argentina de Tenis (AAT) enfrenta una realidad completamente diferente. Sin un capitán designado tras la ida de Martín Jaite, un nivel general de los principales jugadores que dista mucho de los mejores años de la Legión, el regreso de Del Potro depende más de los cambios que se den dentro de la AAT que del nombre elegido para comandar al equipo desde la primera serie en 2015 ante Brasil, del 6 al 8 de marzo.

Según cuentan desde el entorno del tandilense, la elección del capitán (se especula desde la llegada de Daniel Orsanic hasta los históricos José Luis Clerc o Guillermo Vilas y la aparición de Hernán Gumy, entrenador de varios extranjeros en el circuito ATP) no es el principal problema a discutir para lograr su reinserción dentro del conjunto argentino.

Luego de su última participación en la Davis en la semifinal ante República Checa en Parque Roca en 2012, Delpo no volvió a vestir la camiseta argentina. Aquel fin de semana de mediados de septiembre incluyó un explosivo combo luego de llegar disminuido físicamente: victoria ante Stepanek el primer día, anuncio de retiro por lesión de parte de Jaite tras el dobles y silbatina el domingo luego de la eliminación. El tandilense se fue llorando del estadio y su relación con la Davis entró en un punto crítico.

Durante 2013 decidió no participar. Pasaron las series ante Alemania (5-0), Francia (3-2) y República Checa (2-3). Quedó grabado el recuerdo de los gritos en el vestuario argentino tras eliminar a los alemanes en febrero en Roca. “Es para Delpo que lo mira por TV”, se escuchaba gritar a los integrantes del equipo albiceleste tras clasificar a cuartos de final. Un claro ejemplo de lo que no se debe hacer para recomponer una relación que venía en desgaste.

“Un equipo no puede haber caído en ese tipo de situaciones. ¿Y quién fue el culpable de que eso haya sucedido, si sucedió? ¿Jugador? ¿Capitán? La responsabilidad es de quien maneja el grupo. Entonces esas cosas son hirientes. Hieren la percepción del jugador. Creo que él la sufrió”, razonaba Modesto Tito Vázquez, ex capitán de Davis, en una esclarecedora nota de 2013 con Juan Ignacio Ceballos en ESPNdeportes.

Finalmente, Delpo anunció en noviembre de 2013, mediante una carta pública a Jaite y la AAT, que no jugaría la primera serie de 2014 ante Italia. Allí empezó a dejar traslucir las tajantes diferencias con las AAT. “Estoy cansado de que se me invite por mail o mensajes y al mismo tiempo me presionen a través de cierta prensa sacando notas sobre si juego o no la Copa Davis intentando dejarme mal parado frente a la opinión pública, me parece un doble discurso hipócrita. Lo mismo que ocurría el año pasado, cuando cualquier contestación o no contestación era rápidamente conocida por algunos periodistas”, explicó Delpo en aquel momento.

Llegó la primera convocatoria del 2014 y Jaite, que ya no contaba con la carta ganadora de David Nalbandian (su última serie antes de retirarse del circuito por problemas físicos fue con victoria ante Francia 3-2 en el Parque Roca) tuvo que recurrir a Carlos Berlocq y Juan Mónaco para los singles. Tras un primer día igualado 1-1, Fognini y Bolelli superaron a Schwank y Zeballos en el dobles y sacaron una primera ventaja. El domingo, Fognini sentenció la serie 3-1 ante Berlocq y condenó al equipo argentino a jugar el repechaje para no descender de categoría.

Ante esta novedosa situación, se especuló desde la AAT y algunos medios con la posible vuelta de Del Potro. Nada más alejado de la realidad. Los dirigentes siguieron mandando mensajes por los medios, pusieron renuncias a disposición pese a que no era el problema en cuestión y no generaron los cambios estructurales que se necesitaban para que el mejor jugador argentino de la actualidad se sintiera parte del equipo.

“En noviembre (2013) hice pública una carta en la que mostraba mi disconformidad con el doble discurso y la hipocresía reinante en torno a la Copa Davis de ese momento, nada cambió, sino que empeoró”, comenzó el tandilense. “Se necesitan modificaciones profundas para corregir los errores que se han repetido durante tantos años. No permitiré que se utilice mi nombre para justificar renuncias que sólo sirvan de maquillaje. Nunca pedí un capitán y siempre respeté las decisiones de los otros, aunque no me hayan respetado a mí”. De esta manera explicaba Del Potro, en su segunda carta pública en febrero de este año, sus razones para no estar durante la temporada 2014. Luego, la Torre de Tandil se lesionó la muñeca izquierda, tuvo que pasar por el quirófano y aún no ha podido volver al circuito ATP.

Mientras Delpo intensificaba sus trabajos de recuperación y anunciaba que su regreso no sería posible en la gira asiática bajo techo que comienza el lunes 22, el equipo argentino de Copa Davis viajaba a Sunrise, Miami. Allí se enfrentó a un Israel despojado de su localía debido al conflicto en Gaza.

Jaite volvió a elegir a Berlocq, Mayer, Zeballos y Mónaco, pero Pico se bajó por una lesión e ingresó Delbonis. Luego de perder el dobles, Argentina remontó una serie que perdía 2-1 con victorias de Mayer y Berlocq ante Sela y Botzer, respectivamente. El 3-2 marcó el final del año más complicado para el conjunto nacional desde el regreso a Primera en 2002.

Con la salida definitiva de Nalbandian, sumado a la ausencia de Del Potro, empezaron a ganar terreno jugadores con menos experiencia copera, que serán parte importante de las próximas series de Argentina en Copa Davis. La vuelta del tandilense al equipo seguirá siendo una incógnita mientras no haya un camino claro a seguir desde la AAT.

 

Emiliano Azubel – @emiazubel

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos