Notas

Mayweather-Pacquiao: La pelea-negocio que llegó cinco años tarde

Mayweather-Pacquiao: La pelea-negocio que llegó cinco años tarde
mayo 04
14:30 2015

¿Se imaginan que hubiese sido si el mejor Romario se encontraba en un mismo equipo con la mejor versión de Ronaldinho? ¿O un mundial con el Diego modelo 86 y el Matador Kempes del 78? ¿O a Marcelo Milanesio en el equipo de la generación dorada? Estas suposiciones son imposibles por un simple factor: el tiempo. El calendario pasa, algunos fuegos se apagan y otras se encienden. En el boxeo pasa lo mismo. Y eso le pasó a la pelea-negocio del siglo, Mayweather-Pacquiao: le llegó cinco años tarde.

El sábado vimos un buen combate, hasta inquietante por momentos, pero no lo que pudo ser. Ambos boxeadores están en el final de sus carreras y arriesgar puede no solo significar perder la pelea, sino el negocio, el poder de negociar en mejor posición. Porque esta pelea tuvo poco de boxeo y muchísimo de negocio.

Lo que pasó arriba del ring resultó secundario. Floyd fue, por momentos, el que dominó los ritmos pero Pacquiao el que puso el fuego, la acción. Como si no tuviese que arriesgar nada y la pelea ya estuviera ganada regulando, Mayweather dominó con el jab y fue más efectivo cuando buscó los espacios.

Nadie duda que interpreta perfectamente la idea de “golpear y no ser golpeado” que rige en el boxeo. Pero esto a veces lo lleva a pecar de amarrete. Hubo rounds que apenas unos golpes le bastaron para empezar a defenderse y salir de la mira del pacman. Esta no era “La Pelea del Siglo” que nos vendieron.

Pacquiao intentó un poco más. Es entendible: el retador tiene que ir a buscar la pelea. Tuvo su momento de gloria cuando en el cuarto round encontró un hueco en la guardia de Floyd y metió un zurdazo que llegó de lleno a la cara del campeón. A partir de ahí se hizo más incisivo el filipino, pero no siempre con la misma suerte. Mayweather estuvo muy firme con su defensa en toda la noche.

Así la pelea se diluyó en la búsqueda del Pacman y la defensa de Money. Nada que no haya hecho Mayweather en sus últimas presentaciones (Guerrero, Canelo y Maidana I y II). Con un detalle: nadie le cortó el ring al yankee como lo hizo el filipino. Eso se notó en los últimos rounds cuando se lo vio a Money mucho más cansado de lo que acostumbra cerrar las peleas. A partir del sexto episodio, ambos boxeadores bajaron la intensidad. Según se excusó Paquiao, tenía un golpe en el hombro que lo lesionó y tuvo que regular.

Y mientras todos esperábamos ilusoriamente que el final sea vibrante y emotivo, se nos escapó la pelea sin grandes manos, con un Mayweather retado por su padre en la equina yendo a buscar un poco más, con decisión y ganas de lastimar, pero solo por arrebatos. Pacquiao se cansó de correrlo y no alcanzarlo, de tirar sus mejor golpes en el final e impactar poco y nada.

Pero cuando solo faltaban diez segundos para que la campana le dé una victoria discutible en las tarjetas (la exagerada 118-110 y dos 116-112), Money levantó las manos mientras miraba a su adversario. No fue un gesto más. Mayweather ganó su pelea, la del inmenso negocio. Mantuvo su invicto, su figura, su marketing y la posibilidad de ser el rey de las negociaciones. Porque no olvidemos que hace rato que esto no es solo boxeo.

Se vendió la transmisión para el 78% de los países del mundo. Money hizo su juego y, obviamente, se llevó la bolsa más grande. 180 millones contra 120 que le tocaron a Paquiao. Hubo casi 30 millones de compras para el Pay-Per-View, algo así como más de un billón y medio de dólares. El protector bucal de Mayweather costó 25 mil dólares. Cada juez se llevó 20 mil y el árbitro 25 mil.

Cuarenta y cinco mil dólares una entrada de reventa. Dos anillos oficiales de la Confederación Mundial de Boxeo costaban 10.506 dólares. Una cadenita con dos guantes con las banderas filipinas y Estadounidense valían 920 dólares. Para un pendrive de la pelea había que desembolsar mil billetes verdes.

Es muy grande lo que había detrás de la pelea. Es muy jugoso lo que le depara para la última pelea del contrato con ShowTime para Maywheather. Era mucho el riesgo como para jugársela y mostrarle al público una bella batalla. Cuando el negocio es tanto, el boxeo queda de lado. Y se notó, aunque Money sea el indiscutido campeón.

Federico Cavalli – @WillyCavalli

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Boxeo

  • Brian-CastanÞo-vs-Cedric-Vitu-702x460El "Boxi" defendió el título y se proyecta con una nueva promesa

    Brian Castaño retuvo el sábado por primera vez su título superwelter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en Francia, frente al local Cedric Vitu, con un show de golpes y combinaciones que dejaron a su rival maltrecho sobre el ring en el último round.

  • RevecoNietes"Cotón" Reveco perdió su ¿última? oportunidad

    A Juan Carlos "Cotón" Reveco se le escapó la posibilidad de un titulo mundial entre el final de un round y el principio de otro. En un abrir y cerrar de ojos la estantería se le vino abajo. No había hecho una mala pelea ni era superado por el filipino Donnie Nietes, pero en una mano se terminó todo.

  • MatthysseLa doble victoria de Lucas Matthysse

    La espera terminó para Lucas Matthysse. El argentino venció al tailandés Tewa Kiram el sábado en el Forum de Inglewood y se quedó con el cinturón welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) dejando atrás dos oportunidades fallidas. Al fin pudo gritar campeón.

  • Narvaez'El Huracán' Narváez y un round ganado contra el tiempo

    Dicen que para un boxeador de más de 30 años de edad, seis meses sin pelear pueden ser letales. Ni hablar de un año para un hombre que supere los 40. Pero el sábado por la noche, Omar Narváez mandó a la lona a todas las frases hechas y consiguió una oportunidad para ir por su tercer título del mundo.

  • Escuela-Boxeo1A la gloria nos vamos: la escuela de box "Delfino Perez"

    El viernes 29 de septiembre se reinauguró el Club Social y Escuela de Boxeo “Delfino Perez”, ubicado en la zona de Wilde, Avellaneda. En la misma participaron organizaciones sociales y políticas que vienen trabajando en la reconstrucción del gimnasio, junto a cientos de vecinos y vecinas del barrio que se acercaron a participar del evento.

  • marescuellarArgentina sin campeones de boxeo

    El sábado a la noche Argentina quedó sin campeones regulares en el mundo del boxeo. Con la victoria sobre el ring de Abner Mares sobre nuestro Jesús Cuellar, el cetro pluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) pasó a manos del mexicano y solo queda el interinato de Brian Castaño en superwelter.