Batalla de Ideas

24 junio, 2015

Se fue Milani pero sus causas judiciales permanecen

Por Fabián Kovacic*. La decisión de César Milani de apartarse como conductor formal del Ejército en plena coyuntura electoral, admite varias lecturas, aunque ninguna optimista. Pese a las cuatro causas en las que está investigado se retira a su casa sin manchas formales en su foja de servicios.

Por Fabián Kovacic*. La decisión de César Milani de apartarse como conductor formal del Ejército en plena coyuntura electoral, admite varias lecturas, aunque ninguna optimista. Pese a las cuatro causas en las que está investigado se retira a su casa sin manchas formales en su foja de servicios. Más aún: como Randazzo, toma la decisión de dar el portazo sin consultar a sus superiores.

El propio ministro de Defensa, Agustín Rossi, suspendió con sorpresa y a último momento una conferencia de prensa con el presidente del Parlasur, el venezolano Saúl Ortega, desairando a una institución de la democracia regional. Esa decisión de Rossi muestra la importancia de la decisión intempestiva de Milani para el oficialismo.

A una semana de la decisión de Daniel Scioli por conformar la fórmula única del Frente para la Victoria (FPV) junto a Carlos Zaninni, la salida de Milani recuerda el ataque de súbito periodismo que le dió al editorialista del diario La Nación, Joaquín Morales Solá cuando el pasado 30 de abril preguntó y repreguntó a Scioli que iba a hacer con Milani, si llegaba a la presidencia. A esta hora el bonaerense suspira aliviado.

Detrás de Milani quedaron en lista de espera 14 generales de inteligencia para asumir el mando del Ejército. Así lo dispuso él durante su breve pero fructífero mandato de poco más de año y medio. Todo elaborado mientras los familiares del soldado Alberto Ledo, desaparecido en 1976 bajo las órdenes de Milani en Tucumán, -el infierno donde mandaban asesinos como Acdel Vilas y Domingo Bussi, en pleno terrorismo de Estado- batallaban en soledad contra la corporación judicial y el aparato del Estado complotados para evitar sinsabores al saliente jefe del Ejército.

La causa por la desaparición de Ledo en Tucumán en junio de 1976, tiene además una apoyatura incontrastable en los documentos elaborados en 1984 por la Comisión Provincial de Derechos Humanos (CPDH) creada por el entonces gobernador Carlos Menem. En esos textos aparece en cuatro fojas diferentes el nombre del desconocido subteniente César Milani mencionado por el ex preso político Ramón Olivera.

Conducido a los interrogatorios donde participaba el juez federal Roberto Catalán en la capital riojana, en el trayecto lo acompañaba Milani con insultos. “Zurdito, a vos te cortamos la carrera justo. Ahora vas a ver, subversivo. Ya van a ver tus amigos del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP)”, le decía al oído mientras Olivera salía del Centro de Detención hacia el juzgado.

Ya en plena recuperación de las causas por delitos de lesa humanidad, en tiempos de Néstor Kirchner, fue el periodista Plutarco Chacho Schaller, quien pasó detenido desde el 24 de marzo de 1976 hasta el 20 de diciembre de 1983 -diez días después de recuperada la democracia-  el que denunció que mientras estaba en el hospital Vera Barros de La Rioja en 1976, curándose de las heridas provocadas por la tortura, apareció una noche con modales brutos el propio Milani preguntando por él. “Acá está, todavía vivo este viejo de mierda”, sostiene que dijo el subteniente antes de volver a salir rumbo a la casa familiar de los Schaller para llevarse a su hijo Oscar.

La justicia federal de Tucumán y La Rioja investiga a Milani mientras se suman aportes de testigos y recursos judiciales para avanzar precisamente en esas causas sin voluntad de parte de jueces ni el poder político. Precisamente el día de su renunciamiento, una llamada telefónica amenazante llega hasta los oídos de la madre de las abogadas Viviana Reinoso y María Elisa Reinoso, que representan a la familia Ledo. Curiosidades del mundo de los servicios de inteligencia donde fue formado Milani.

126990_cundom_g
Ricardo Cundom, nuevo jefe del Ejército

Por si fuera poco, la abogada Myriam Bregman lleva adelante la querella por la participación del ex jefe del ejército en tareas de espionaje interno a partir del Proyecto X, una maquinaria de inteligencia donde cruzaban datos más de una docena de agencias de diferentes fuerzas de seguridad nacionales, bajo la presumible y experimentada observación de Milani.

El caso llevó a la primera ministra de Seguridad, Nilda Garré, a ser reacomodada entre las filas del elenco K con destinos internacionales. Y queda todavía por saber cómo se hizo millonario con un sueldo militar, en la causa que lo investiga por presunto enriquecimiento ilícito.

Como se ve todo un combo judicial de alto voltaje que no se resuelve con una renuncia. ¿Llegará la hora de la justicia a partir de hoy?

Sin embargo, cabe destacar que el reemplazante designado por el gobierno al frente del Ejército integró el entorno más cercano de Milani en los últimos dos años. Ricardo Cundom es un general de brigada del arma de infantería que, además de ser veterano de la guerra de Malvinas, es veterano como piloto aviador en el combate contra la guerrilla en Tucumán en tiempos de Acdel Vilas, y meses antes que Jorge Videla tomara el poder por asalto. ¿Se habrán conocido en Tucumán como subtenientes, Milani y Cundom?

@fabiankovacic

*Fabián Kovacic es autor de Galeano. Apuntes para una biografía. Además es corresponsal en Argentina del semanario uruguayo Brecha, docente en la carrera de Ciencias de la Comunicación de la UBA y editor de la Agencia de Noticias de Ciencias de la Comunicación (Anccom).

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Batalla de Ideas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos