Nacionales

24 junio, 2015

Santa Fe: Miguel Lifschitz se consagró ganador con una diferencia de 1776 votos

A siete días del comienzo del escrutinio definitivo de las elecciones generales en la provincia de Santa Fe finalmente se confirmó lo que el oficialismo festejó desde el domingo 14: el Frente Progresista seguirá gobernando la provincia, al menos por cuatro años más. El PRO no reconoce la derrota y apelará los informes oficiales resultantes del escrutinio.

En el medio de un gran revuelo, acusaciones públicas, presentaciones judiciales y desfile del apoderado del PRO por los medios de comunicación, denunciando el accionar oficialista, el martes pasadas las 13 finalizó el recuento de votos en la ciudad de Santa Fe que coronó a Miguel Lifschitz como el nuevo gobernador con una ventaja de solo 1776 votos. Desde el espacio que lidera Mauricio Macri a nivel nacional no reconocieron la derrota y afirmaron que apelarán los informes oficiales resultantes del escrutinio.

“Ahora, a llorar a Iglesia”, fue de los tuits que más se pudieron ver por las redes sociales de los militantes del Partido Socialista. Por su parte, el apoderado del Frente Progresista de Santa Fe, Eduardo Di Pollina, fue el primero en dar declaraciones a la prensa y optó por un tono más cauto. Sin embargo, confirmó que los números que manejaban eran similares a los que llegó el escrutinio oficial.

En diálogo con uno de los canales locales afirmó: “Tenemos la satisfacción de que ha concluido un trabajo transparente, transcurrió en un marco de tranquilidad, con total normalidad. Por supuesto hubo una sobreactuación de los dirigentes del PRO que manifiestan que harán presentaciones legales que no sabemos de qué se tratan”.  Y afirmó: “La elección ha concluido y Miguel Lifschitz es el futuro gobernador”. Se espera que los resultados definitivos sean informados por el tribunal electoral el próximo jueves.

Han pasado diez días de los últimos comicios cuya antesala y resultados han sigo agenda de debates en bares, comercios y, por supuesto, medios de comunicación. La gran incóginita se ha revelado finalmente, sin embargo, quedan algunos puntos en el tintero. Se podría decir que hay, al menos, tres aspectos cuestionables del sistema electoral en la provincia litoraleña.

Por un lado, la exigencia de un piso del 1,5% del padrón electoral para poder atravesar las PASO. Esta reglamentación es más restrictiva que la nacional ya que se utiliza como parámetro el total de votantes habilitados para sufragar y no el número de votos válidos emitidos. Por otro lado, un piso inconstitucional reglamentado en la dictadura y aún vigente, que establece la necesidad de obtener más del 3% de los votos para entrar en la distribución por sistema D´Hont. Y por último, la ausencia de ballotage para dirimir en segunda vuelta los escenarios tan ajustados como el que tocó vivir en esta ocasión.

En el caso de los dos primeros, han sido siempre las expresiones más chicas y nuevas en las disputas electorales las que han denunciado las reformas electorales. El segundo candidato a concejal en la ciudad de Rosario por el Frente Social y Popular, Fernando Rey recordó los posicionamientos que junto a otras expresiones de izquierda alzaron en su momento: “Lo dijimos desde un comienzo y hoy lo confirmamos. La última reforma electoral que sentenció el gobierno de Antonio Bonfatti y que tanto los legisladores del PRO como los del Frente Justicialista para la Victoria han respaldado con sus votos, es prosciptiva en todos su aspectos”.

“Nos impusieron un piso para las PASO, y no conformes con eso implementan una vez más el decreto aprobado en al dictadura que niega la posibilidad de que expresiones minoritarias puedan verse representadas en la legislatura provincial”, agregó el dirigente.

El debate sobre el ballotage se desató casi naturalmente ante un escenario electoral tan ajustado como el que se dio en la provincia, donde la diferencia de Miguel Lifstchiz sobre Miguel del Sel es de tan sólo 1776 votos. La discusión instalada es si el Frente Progresista Cívico y Social puede adjudicarse el título de “ganador” de la elección frente a los resultados que arrojaron los comicios del pasado 14 de Junio.

Hoy, en terreno santafesino no hay lugar para el ballotage. El oficialismo tendrá el desafío, entonces, de gobernar con sólo el 30% de los votos.

Lucía Pérez, desde Rosario

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos