Deportes

13 julio, 2015

Wimbledon: una demostración de tenis

El tenis mundial atraviesa uno de los mejores momentos por una gran cantidad de cosas, entre ellas, el nivel de los tenistas. Algunos quedarán en la historia por sus récords, otros podrían haberlo hecho pero tuvieron la mala (o buena) fortuna de ser contemporáneo de unos monstruos.

El tenis mundial atraviesa uno de los mejores momentos por una gran cantidad de cosas, entre ellas, el nivel de los tenistas. Algunos quedarán en la historia por sus récords, otros podrían haberlo hecho pero tuvieron la mala (o buena) fortuna de ser contemporáneo de unos monstruos.

Hace algunos años, las finales de Grand Slam son una demostración de cómo jugar al tenis. Hacen creer a todos que juegan a otro deporte, vuelven lo utópico algo realizable. La final de Wimbledon en este 2015 no fue la excepción. El número uno del mundo, Novak Djokovic, derrotó al número dos, Roger Federer. O para explicarlo mejor, el imbatible y el mejor de la actualidad le ganó a la leyenda y uno de los mejores deportista de la historia.

En un partido que quedará en la memoria de los aficionados, el serbio tuvo el control del juego y pegó en los momentos justos para quedarse, por tercera vez en su carrera (2011 y 2014), el abierto de Londres. El resultado fue 7-6/6-7/6-4/6-3, pero ¿eso cuanto puede importar con semejante exhibición?

Además de ganarle la final, Nole destronó al suizo en ser el último en ganar dos ediciones seguidas en Wimbledon. En el primer set Federer llegó a quebrarle el sexto game, pero no pudo ratificarlo con su saque. Hasta tuvo un set point pero Djokovic mantuvo su servicio y en el tie break no dejó dudas, tuvo una defensa fenomenal en cada punto y lo ganó 7 a 1.

El segundo parcial fue mucho más emocionante, no pararon de pegarse “palos” y jugar en un nivel formidable. Volvieron al tie break y, a pesar de estar contra las cuerdas, apareció el Federer de hace algunos años para salvar tres set point, levantar un 6-3 e igualar las acciones con un 12-10.

El número uno del mundo no paró un momento, aguanto los golpes y cuando se dispuso a ganar lo hizo. Federer disminuido físicamente comenzó a ceder su saque y por eso perdió el tercero por 6-4. En el último set, el serbio quebró rápidamente y se encaminó a la victoria para quedarse con su noveno Grand Slam. Roger Federer continúa con 17 y seguirá siendo el que más veces logró ganar los mejores torneos.

Los románticos y nostálgicos desean ver al suizo en sus últimas funciones (próximo a cumplir 34 años). En estas dos semanas demostró que esta para darle pelea a cualquiera, porque su tenis se reinventa una y otra vez y porque el paso de los años parece no llegarle a él en algunas situaciones. Esta para darle pelea a cualquiera, claro, menos a Djokovic que no entra en el mote de “cualquiera” y hoy demuestra estar uno o dos pasos al frente de todos.

Ella también domina

Un día, hace algunos años, apareció una jugadora que rompió con el mito de que el tenis femenino es aburrido porque no se pegan con potencia. Ella es Serena Williams, que ganó su sexto Wimbledon y está a tres Grand Slam de Margaret Court (24) para ser la máxima ganadora de los grandes torneos.

Su récord este año es de 39 partidos ganados y solo uno perdido, es imbatible y hace tiempo domina el circuito a su merced. Además, en caso de ganar el US Open en septiembre se quedará con el primer “El Grand Slam” de su carrera (ganar todos los “major” del año). Esto solo lo consiguieron Maureen Connolly en 1953, Court en 1970 y Steffi Graff en 1980.

La estadounidense derrotó a una joven Garbiñe Muguruza (21 años), que no le peso para nada jugar su primera final, pegó siempre que pudo, pero a Serena le alcanzó incluso sin jugar bien para quedarse con el doble 6-4.

Muguruza, que desde esta semana será número 9 del mundo, nació en Venezuela pero desde chica vive en España y representa al país europeo. Tiene un potencial enorme para quedarse, alguna vez, con el reinado de Wimbledon. Siempre y cuando Serena Williams decida darle algo de vida a las demás.

Un campeón argentino

Londres tuvo una consagración argentina: Gustavo Fernández fue campeón de tenis adaptado en dobles. Con su compañero francés, Nicolas Peifer, derrotaron a Gordon Reid y Michaël Jeremiasz, por 7-5/ 5-7 / 6-2.

El cordobés tiene 21 años y se está sexto en el ranking mundial en singles. Consiguió su primer título de Grand Slam y su felicidad es plena, como el mismo lo indicó en su cuenta de Twitter: “Por favor nadie me despierte de este sueño. Gracias a todos lo que se tomaron la molestia de escribirme. No pido mas”.

Juan Cruz Carrasco – @juanccarrasco

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos