Notas

No es negocio salvar la vida de los africanos

No es negocio salvar la vida de los africanos
octubre 21
00:04 2015

El laboratorio que fabrica el contraveneno Fav-Afriqué -que sirve para combatir la picadura de distintos tipos de serpientes y es utilizado extensamente en África- ha dejado de producirlo por ser poco rentable. A mediados de 2016 vencerán los últimos lotes disponibles.

Sanofi Pasteur, la empresa farmacéutica que fabricaba este antídoto dejó de hacerlo en 2014 por “razones comerciales”. Con un costo de entre 200 y 400 dólares, es el único polivalente eficaz contra el envenenamiento por mordedura de las diez serpientes más peligrosas que habitan el continente africano.

El vicepresidente de esa compañía, Alain Bernal, declaró que aunque Sanofi intenta balancear la salud pública y el beneficio “prevalecen los negocios”, pues “vivimos en un ambiente económico y tenemos que ser realistas”. “Es un mundo duro”, agregó.

Bernal explicó que “desde 2006, los productores que competían con Fav-Afrique se han multiplicado con unas condiciones de precios con las que Sanofi no podía alinearse”.

Sin embargo la organización Médicos Sin Fronteras (MSF) tiene una opinión diferente. De acuerdo con la entidad ningún otro remedio es tan eficaz y, aunque se venden otros antivenenos en África, “su seguridad y su eficacia no han sido establecidas apropiadamente”.

La importancia del Fav-Afriqué radica en que cubre un amplio espectro que abarca las toxinas tanto de elápidos, entre ellos las mambas y cobras, como de vipéridos, familia que incluye a las víboras, por lo que es mayor la posibilidad de evitar la muerte sin la difícil determinación previa del tipo de serpiente. La mayoría de las veces, la persona que sufre una mordedura no es capaz de identificar o ni siquiera ha visto al animal.

Para tomar magnitud de lo que supone la desaparición de este antídoto es bueno recordar que según MSF cien mil personas mueren cada año en el mundo por picaduras de serpiente, 30 mil de ellas en África.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) las mordeduras de serpiente son un problema desatendido. Cada año se producen a nivel planetario cinco millones de ataques los cuales causan dos millones y medio de envenenamientos. Como consecuencia, además de las muertes otras 400 mil personas quedan incapacitadas o desfiguradas y alrededor de ocho mil sufren amputaciones.

“Hoy enfrentamos una crítica escasez de antídotos apropiados, seguros y efectivos”, reconoció el doctor Rago Lembit, responsable del programa de la OMS contra las mordeduras de serpientes venenosas.

Si bien la situación crítica está llegando recién ahora, “este problema se cocinó a fuego lento durante años”, afirmó David Warrell, especialista en medicina tropical de la Universidad británica de Oxford y consultor de la OMS.

Warrell aseguró que “millones de niños, campesinos pobres y gente nómada que corren el riesgo de morir por esa causa no son escuchados”. El especialista señaló además que aunque la OMS publicó directrices para la producción de antivenenos, “se carece aún de un programa contra las mordeduras de serpiente como el existente para combatir otras 17 enfermedades tropicales, como el dengue y la enfermedad del sueño”.

“Aun así”, dice el especialista británico, “las mordeduras de serpiente causan más muertes que todas esas 17 enfermedades juntas”.

Sanofi Pasteur no solo dejó de fabricar el Fav-Afrique, sino que hasta ahora se ha negado a ceder a otros laboratorios la tecnología para producirlo, por lo que “se agravará la crisis”, subrayó Gabriel Alcoba, experto de MSF. “¿Cómo es posible que los gobiernos, las empresas farmacéuticas y los organismos sanitarios internacionales se escabullan cuando más los necesitamos?”, se lamentó.

Santiago Mayor – @SantiMayor

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

África

  • BotswanaBotswana declaró legal las relaciones homosexuales

    La suprema corte de Botswana declaró inconstitucionales los artículos del código penal que castigaban con hasta siete años de prisión a las personas homosexuales. De esta manera, el país africano es uno de los pocos en despenalizar estos vínculos en el continente.

  • SudánLa Junta Militar de Sudán expulsa a líderes opositores en medio de protestas

    El domingo y lunes se llevó a cabo una huelga general convocada por distintos partidos políticos y organizaciones sudanesas que exigen un Gobierno democrático. Sin embargo el Comité Militar de Transición (CMT), que preside el país desde el golpe de Estado del 11 de abril, no da el brazo a torcer y continúa con la represión.

  • SudanSudán y el futuro de la nueva democracia tutelada por el ejército

    Más de cien personas fueron asesinadas por el ejército sudanés el lunes en el marco de una brutal represión. Las demandas civiles por avanzar hacia un régimen democrático luego del derrocamiento del dictador Omar al-Bashir en abril, están cada vez más lejos de concretarse.

  • Sudan portadaEl golpe en Sudán y la geopolítica del Mar Rojo

    El pasado 11 de abril fue depuesto un golpe de Estado, luego de casi 30 años en el poder, el presidente sudanés Omar al-Bashir. Medios occidentales lo presentaron como la consecuencia de una movilización popular ¿pero qué otros intereses hay detrás?

  • Panorama 2018Panorama Africano: detención de legisladores, represión y censura en Uganda

    El Panorama Africano de Notas – Periodismo Popular es un intento por llenar el vacío informativo que dejan los grandes medios de comunicación y una apuesta a fortalecer la circulación de información Sur-Sur. Hoy con noticias de Uganda, Sierra Leona, República Democrática del Congo y Zambia.

  • Panorama 2018Panorama Africano: el aborto en África

    El Panorama Africano de Notas – Periodismo Popular es un intento por llenar el vacío informativo que dejan los grandes medios de comunicación y una apuesta a fortalecer la circulación de información Sur-Sur. Hoy con noticias del aborto en el continente, Etiopía y Zimbabwe.