Notas

Por qué votar a Scioli (el 22/el loco)

Por qué votar a Scioli (el 22/el loco)
noviembre 18
00:04 2015

Por Marcelo Padilla, desde Mendoza. Escribo esto así de corrido sin pensar en el estilo ni en las formas, escribo así, algo dolido, medio apenado, subiendo y bajando el ánimo, escribo por necesidad de comunicar, una idea, o una cosmovisión de la vida que duele y a veces nos lleva a zarandearnos, a mirarnos al espejo, escribo sin tapujos como un escriba nomás sin responder a ningún aparato orgánico, más allá de mi adhesión al peronismo, algo que se sabe ya, hace rato.

Escribo y pongo los dedos en las teclas de mi notebook hecha mierda, baqueteada, pichicateada para que siga funcionando al menos para esto, escribir y decir cosas. Se me ocurre decirle a los radicales o los trotskistas, al que no sabe qué puta hacer con su voto el domingo, al que tiene ruido de tanta publicidad y programas televisivos, al que no quiere saber nada con nada también, al nihilista, al pesimista, al caído, al desclasado, al militante de cualquier espacio político, escribo con un nudo en la garganta. Trago, también me angustio, me pasan cosas como a cualquiera.

No quiero que gane Macri, no puedo entender que sea presidente un tipo que tiene muchísimas cuentas pendientes, además de ser un rico hijo de rico que nunca laburó y empresa que agarró la fundió. Hasta el padre lo echó de su holding. Macri es Macri. Su sorna, ese tono de voz, sus “vistes”, su porteñidad sobrante y de desprecio, su histérico y permanente cambio de posiciones, su dichos y desdichos, su falsa alegría. Miren: la alegría no se compra ni se vende, no es un producto. La alegría en todo caso no existe, es una abstracción, en todo caso son momentos en la vida que construimos y conquistamos: cosas simples. Tener un hijo, amar a una persona, tener amigos, enterarse de la recuperación de un padecimiento de alguien que queremos. Qué se yo.

La política es una herramienta, sí, pero ha hinchado las pelotas demasiado este año con tantas elecciones. Hemos quedado aturdidos y creo que muchos están saturados. Pero hay una cuestión bastante sencilla, a mi juicio, que les comparto. Miren: Scioli es el candidato que yo voy a votar, es el que frente a Macri puede garantizar algunas cosas ya conquistadas, derechos básicos que todavía no llegan a todos. Hay que decirlo también, no llegó el bienestar a todos en estos 12 años, me sincero y veo que hay gente que la pasa mal, el pobre sigue pobre aún con la AUH, aún con el PROGRESAR, las pensiones, las jubilaciones, esas cosas que antes no existían y le permitieron a muchos no morirse. Porque es así de corta, hay viejos y viejas que se estaban muriendo de hambre, algunos tenían el privilegio que los ayudaran económicamente sus hijos, pero miles de miles no. Estaban agonizando.

La inflación es una mierda para todos, sobre todo para los que menos tienen, porque los ricos, los poderosos, los que están siendo representados realmente por Macri, no sienten nada. No sienten. Por eso lavan sus culpas con fundaciones de caridad. Macri es eso: un proyecto de fundaciones de caridad para lavar culpas mientras les dará palo a los que salgan a pedir por mejor calidad de vida. No digo que Scioli sea ninguna panacea, pero al menos, habrá derechos protegidos, industria propia, conflictos también, pero con otros mecanismos de resolución.

Macri ya sabe cómo resuelve los conflictos, el ejemplo es el Borda. ¡Miren qué imagen!, cagar a palos a los locos, a los que padecen lo peor: el encierro y abandono muchas veces por sus familiares. Locos. Muchísimos locos cagados a palos, bueno, eso en proyección es, reitero, a mi juicio, lo que va a hacer Macri si es presidente: tratar de locos a todos los que reclamen por una vida mejor y salgan a pedirle esa alegría de la que habla en la campaña. Nos va a cagar a palos a todos. Vigilados y castigados. El modelo Macri funciona con represión y no con alegría.

No digo que Scioli sea la alegría, ya lo dije, la alegría no existe, etc., etc. Son dos alternativas nomás. El voto en blanco es de Poncio Pilatos. Si no te representa ninguno de los dos, al menos, vota por ese tipo que pasa todos los días por la puerta de tu casa, tal vez con cara de preocupado, y va a laburar. Antes, ese tipo, no salía de su casa por depresión. Básicamente porque no tenía laburo.

No sé.

Pensalo.

Que sea todo para bien. Yo voto por Scioli por esas cosas simples. Hay muchas razones más, miles, pero no creo que sea el caso de este escrito contarlas.

Abrazo y Viva la Patria…

Notas relacionadas

4 Comentarios

  1. Gabriel
    Gabriel noviembre 18, 08:19

    No te conozco, Marcelo, pero siento que si. Siento que si porque compartimos angustias, dudas e, incluso, cierto rechazo a cotar con dudas, angustia y hasta cierto “asquito”. Pero sobre todo, siento que te conozco porque compartimos lo que es necesario hacer en este momento… con dudas, angustia y “asquito”, hay que votar a Scioli.

    Reply to this comment
    • El acontista
      El acontista noviembre 18, 18:28

      No hay que votar a ninguno, sin asco hay que votar en blanco, hay que igual seguir en la calle, exigiendo por derecho lo que a la gente le corresponde por derecho. La democracia representativa colapsó, si vosotros peronistas, radicales, pro, comunistas, istas, istas, siguen abrazados a esa democracia decimononica liberal, es hora como latinoamericanos pensar que la participación democrática tendrá que ser de otro modo y por ahora el escenario es la calle, la plaza.

      Reply to this comment
  2. El acontista
    El acontista noviembre 18, 18:22

    Querido Peronista, vos que confias y desde tu lamento te mandás esta reflexión a tantos y tantas indecisos pidiendo que votemos a Scioli. Por supuesto que a Macri hay que botarlo, echarlo al carajo a un baurero, él y toda su miseria. No hay que averiguarle mucho, basta su actuar, su trayectoria y vomitamos todos y todas. Pero a Scioli, aquí uno empieza a pensar en el asco como dice el comentarista anterior, que será mejor el cáncer o el VIH. Y no hay porque bancarse ninguna de esas cosas. Quienes votamos en blanco -en una coyuntura como esta- primero enfatizamos en algo, la democracia representativa entró en sincera decadencia. Y habrá que seguir insistiendo en la calle y con otras formas de lucha que hay que torcerle el cuello a la actual forma como ejercemos la democracia. Así que da lo mismo quien gane, igual habrá que salir a la calle, ese es el espacio que hoy hay que legitimar. Lo otro es confianza en aquello que a todas luces se nota en ambos casos un nuevo engaño. Con Macri -por todos los dioses que lo parta un rayo y lo lleve lejos de estas pampas- o con Sciolli, y ojalá que si, que peronistas como vos, que aun creen en esta democracia decimonónica liberal acudan masivamente a las urnas y puedan decir que confían de nuevo en un representante. Pero no le pidas a quienes pensamos votar en blanco que votemos por uno u otro. En la calle nos veremos de todos modos. En ese lugar donde el mundo juvenil, irreverente en muchos sectores de la sociedad se vierte a las calles en reclamo de participación, pidiendo cosas que tal vez generaciones de democratas, peronistas, pro, radicales, comunistas no entienden. En la calle nos veremos, total como decía el escritor A. Salón Becerra; al pueblo nunca le toca, y lo que corresponde es salir a la calle. antes, ahora y siempre. Suerte con tu Scioli

    Reply to this comment
  3. RancidPunk
    RancidPunk noviembre 19, 14:43

    Macri no es porteño, nació en Tandil de padre nacido en Italia, dejen ese odio virulento hacia los porteños; la capital es un territorio federal; es de todas las provincias y no al revés. También dejen de usar el término “interior”, todo es la misma republica Argentina no sean burros! Saludos desde la ciudad de Buenos Aires donde el 45% de su población ni siquiera nació acá porque son una mezcla entre extranjeros y nacidos en otras provincias.

    Reply to this comment

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Opinión

  • martin-isturizCiencia y tecnología: Martín Isturiz y la responsabilidad social del Estado

    Por Eduardo Díaz de Guijarro. El domingo 10 de febrero falleció Martín Isturiz, investigador superior del CONICET especializado en inmunología e incansable luchador por la defensa de la ciencia y la tecnología al servicio de las necesidades sociales.

  • Notas-Orgullo-514 de febrero: amor feminista para todo el mundo

    Por Diana Broggi. Los 14 de febrero suelen ser una fecha un tanto bizarra. Año a año se reeditan de forma sistemática los mensajes y la estética vinculados al amor romántico. Esto se repite a su vez en un contexto donde la sospecha sobre la forma real del amor, apuntala el debate en torno a las formas tradicionales o hegemónicas de concebirlo.

  • Clarin¿Para qué te hiciste periodista?

    Por Santiago Mayor. El colega Facundo Pedrini, responsable de las placas de Crónica, desde hace tiempo cuestiona en sus redes las publicaciones de otros medios comenzando sus textos con la frase "No te hiciste periodista para...". Y al poner eso en debate surge la pregunta entonces del ¿para qué?

  • lindo-brutoLindo, pero bruto: reírse de un Barbie Boy

    Por Carla Martilotta. “Armemos destrozos, llenemos el pozo. Tú eres bruto, papi, pero sabroso”. La sexualidad de la mujer y el rol pasivo de los varones a la hora de la conquista en el nuevo tema de Thalía y Lali Espósito.

  • gauchitoEl Gauchito Gil y el feminismo popular

    Por Diana Broggi. El 8 de enero en la Argentina es el día del Gauchito. La imagen de quien supo ser un trabajador rural, Antonio Gil Núñez, condensa muchas cosas: un santo pagano cuya historia remite a la expresión de valores que encontramos en los lazos construidos en comunidad. Bien situado, real y en clave colectiva.

  • cfk-clacso Sin organización popular, no hay Mujer Maravilla que derrote el proyecto neoliberal

    Por Marcos Lede Mendoza. En el foro de CLACSO, Cristina Fernández sostuvo que se debe construir una fuerza social que se ordene bajo la dicotomía neoliberalismo-pueblo. La tarea reside en volver al poder para construir una nueva arquitectura institucional que regule a los actuales poderes fácticos. En tanto, el rol de los movimientos populares es defender a líderes perseguidos por el Lawfare, y trabajar por una victoria popular en 2019 con una agenda de demandas que resuelva el problema del pueblo pobre, sin fetichismos ni politiquería.