Notas

Buenos Aires vuelve a tomar café en Los Galgos

Buenos Aires vuelve a tomar café en Los Galgos
diciembre 07
00:03 2015

Los bares y cafés de Buenos Aires son entidades únicas e irremplazables. Son espacios pensados para la vida en comunidad y para ofrecer la hospitalidad y calidez más barata del mercado, es decir, la suma módica del precio de una taza de café negro o de alguna copita blanca y espirituosa. Sin estos lugares la ciudad de Buenos Aires sería una grilla desalmada de cuadras que se repiten al infinito. Los bares interrumpen la abulia de lo regular e introducen discontinuidades, rompen la rutina y permiten un nuevo comienzo.

Hace pocos días reinauguró un clásico porteño: “Los Galgos” de la esquina de Lavalle y Callao. La familia Ramos, dueña del local desde 1948, decidió vender la propiedad después de que, Horacio Ramos, el último de los hijos del dueño falleciera a fines del año pasado. Entre las propuestas para el uso del inmueble figuraron abrir un local de ropa, un Farmacity o reabrir y restaurar el valor patrimonial del bar. Se optó por esta última.

Bar Los GalgosEl responsable de la movida es Julián Díaz: “Este bar tiene 85 años no es para que esté de moda”, sostiene quien es también dueño de un clásico de la nocturnidad porteña, el bar “878”, en la calle Thames del mismo número. Los vecinos y habitués del barrio, después de meses de abstinencia, son los primeros en ocupar las mesas del café y ofrecer su punto de vista sobre la nueva cara del local. Los parroquianos le sonríen con aprobación a Julián y, con alivio, ambos se animan a compartir chistes, complicidades y risas estridentes.

La edificación original data del siglo XIX donde en esa misma planta baja vivía la opulenta familia Lezama, luego la ocupo la tienda de máquinas de coser Singer, una farmacia y finalmente el tradicional “bar y almacén” desde 1930 de la mano de un asturiano. Los Ramos, también españoles, lo compran en 1948. Hoy, un tipo de 34 años con sangre de la misma región hispana y con pasión por la gastronomía lo renueva y lo refresca.

La fórmula consiste en que el bar clásico se aggiorne sin perder la esencia. “No puede ser un museo”, afirma Julián. El aggiornamiento tiene que ver con la recuperación edilicia de baños y cocina y la incorporación de productos de buena calidad que acompañen el espíritu del bar, es decir, “construir sobre esa base”.

La barra, los espejos, la boiserie y las puertas cancel conviven en armonía con las nuevas luminarias esféricas, el fileteado de la fachada y las paredes limpias y prolijas. Orgullo, recuperación patrimonial y vermut son las palabras que repite Julián durante la charla. El nuevo menú cuenta con un amplio repertorio de sándwiches clásicos y cafetería de gran calidad. La idea es que en las próximas semanas se incorpore el menú fijo para los mediodías y para las tardes el vermut fresco con ingredientes y música en vivo.

Cuando cierran bares o restaurantes tradicionales de la ciudad muchas personas se apenan y lo resisten. Sin embargo, con nostalgia y melancolía no hacemos mucho. Al respecto Julián explica: “Hay que hacerse cargo de los bares clásicos que cierran. Más nosotros que somos gastronómicos”.

La atmósfera de “Los Galgos” parece suspendida en un tiempo indefinido. El revestimiento de madera abraza con fuerza la escena. El ambiente se siente vibrar de nuevo con charlas e historias y gente que entra y sale por las tres puertas del local. Es que no hay nada más sagrado para un porteño que ir y volver a ir a esos lugares que los hacen sentir bien, querido y contenido.

Esta nota celebra la reapertura de “Los Galgos”. Este también es un nuevo comienzo.

Florencia Migliorisi – @flormigliorisi

Notas relacionadas

1 Comentario

  1. Martin
    Martin diciembre 07, 02:32

    Qué gran noticia!!. Había antes del cierre y me encantaba… En cuanto pueda paso y vuelvo a visitarlo asiduamente.

    Reply to this comment

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Europa

  • RDA Portada[Fotorreportaje] Historia: 30 fotos de la República Democrática Alemana

    Se cumple un nuevo aniversario del derrumbe del Muro de Berlín que abrió el camino para la reunificación alemana, separada en dos desde la Segunda Guerra Mundial. Notas publica 30 imágenes de la República Democrática de Alemania (RDA) durante la época comunista para recordar como era aquel país.

  • BrexitEl Brexit, las Irlandas y el imperialismo británico

    Julio Gambina, economista y miembro de ATTAC Argentina, conversó con "Fuera de Servicio" por Radio Sur 88.3, acerca de cómo el Brexit repercute en la República de Irlanda y en Irlanda del Norte.

  • Carlo-Giuliani-Park, 2011El día que asesinaron a Carlo Giuliani

    El 20 de julio de 2001 fue asesinado el activista italiano antiglobalización Carlo Giuliani, en el marco de una protesta contra una cumbre del G8 en Génova. Notas lo recuerda con un artículo de Michell Champán, participante de aquellas protestas, publicado por Periódico Diagonal.

  • Cristiano-RonaldoMillones para Cristiano Ronaldo y a los operarios de FIAT "una patada en las bolas"

    Tras la llegada de Cristiano Ronaldo a Italia como nuevo jugador del Juventus, trabajadores de la fábrica Fiat anunciaron una huelga desde el domingo 15 al martes 17 de julio. Se trata de la empresa cuyo jefe, Andrea Agnelli, es también el presidente del club de fútbol al que sus empleados denuncian por congelar sus salarios.

  • SrebrenicaSrebrenica: la masacre europea más grande desde la II Guerra Mundial

    Si bien la conmemoración oficial se realiza cada 11 de julio, la masacre de Srebrenica comenzó antes y terminó después. Durante los últimos meses de la Guerra de Bosnia, entre el 6 y el 16 de julio de 1995, las tropas serbobosnias tomaron la localidad, que había sido declarada dos años antes "área segura" por la ONU y masacraron cerca de ocho mil varones musulmanes.

  • romelu-lukakuEl fútbol como dinámica del colonialismo

    Este martes Bélgica juega la semifinal del Mundial de Rusia 2018 contra el seleccionado francés. Es la segunda vez en su historia que llega a esta instancia, la anterior había sido en 1986. Si bien hay diferencias y similitudes entre aquella Bélgica y la actual, es notable la influencia de la migración africana a Europa y, como no también, el colonialismo que también explica una parte de esta selección.