Notas

¿Las razones del victimario?

¿Las razones del victimario?
marzo 02
00:01 2016

Por Mariel Martínez. El 23 de febrero pasado fue encontrado en Florencio Varela el cuerpo de una travesti asesinada brutalmente. Unos días después, el 28 del mismo mes, los cuerpos de las mendocinas Marina Menegazzo y María José Coni, fueron hallados sin vida en Ecuador.

Pasó una semana casi exacta desde el 23 de febrero. Hace una semana, en Florencio Varela se cometió un femicidio. Ninguno de los grandes medios se ocupó de cubrir el caso. Los medios-medio pelo que dijeron algo del tema, nombraron asesinato. Nombraron José Miguel Zalazar sin preguntarse por su identidad autopercibida. Nombraron “peruano” como si eso pudiese ser un incentivo al crimen. Nombraron que muerto con tacos y pollera corta. Yendo de noche a un bar. Los grandes medios no nombraron nada, y los medios-medio pelo nombraron las culpas de la víctima que son, casualmente, las razones del victimario.

Lo que nombran los lectores que comentan entristece pero no sorprende. Al igual que los editores, los periodistas y cada uno de los femicidas consumados, cómplices o potenciales, han sido educados en un sistema que enseña a objetualizar y violentar cualquier cuerpo con pollera y a empezar las investigaciones de un crimen midiendo la altura de los tacos. Por supuesto que eso no los justifica, pero los explica. Explica la crueldad, la irracionalidad absoluta que fuerza a rezar un mea culpa a aquellas que ya no pueden hablar. Porque sí, está bien, una travesti asesinada. Pero bueno, peruana, de noche, yendo a un bar. Top, pollera y tacos. Florencio Varela. Qué querés.

Hace una semana del 23 de febrero. De las muertes de Marina Menegazzo y María José Coni, asesinadas en Ecuador mientras vacacionaban sí se ocuparon los medios, aunque tardaron bastante en vencer su propia resistencia y denominarlas femicidios. Aunque tuvieron que sumar discusiones a aquella primera hipótesis que indicaba que las chicas “le pidieron asilo a cualquier desconocido” y que bueno, esos desconocidos estaban borrachos. Qué querés.

Varias voces -sin embargo siempre pocas y poco escuchadas- tuvieron que salir otra vez señalar lo obvio: no somos portadoras de las razones de nuestras muertes. No hay nada en nosotras que justifique que nos maten. Ni ser travestis. Ni usar pollera. Ni viajar solas.

Hace una semana del 23 de febrero, y unos días de los femicidios de las mendocinas y resulta que varias voces -aunque siempre escasas y siempre mal señaladas- tuvieron que volver sobre las palabras: Marina y María no andaban solas, andaban juntas. Y si de otra forma hubiese sido, si cada una hubiese decidido rumbear Latinoamérica cargada de mochila y soledad, tampoco esa hubiese constituido una razón para explicar la muerte. Nada, absolutamente nada de lo que las mujeres o cualquier otra identidad sexual disidente hagamos con nosotras mismas, busca nuestra destrucción. No nos queremos muertas. No buscamos que nos violen. No queremos que nos maten.

Una semana. Pocos meses después del masivo “ni una menos”. Y de una travesti asesinada en Florencio Varela de la que casi nadie se ocupa, y de dos universitarias mendocinas muertas en Ecuador de las que es imposible no ocuparse, se buscan las culpas. Sin tapujos o tímidamente. Derecho viejo cuando es desde la marginalidad, o buscando curvas sinuosas cuando se trata, bueno, de dos chicas con futuro. Pero nos matan las mismas manos de mierda que adolescentes nos tocan el culo en el subte, que jóvenes nos compran el sexo y que adultas nos esclavizan. No son manos aisladas. No son manos enfermas. Son las manos que el cuerpo de este sistema patriarcal y asesino necesita para sobrevivir.

No sabemos cuándo va a ser el día en que ya no tengamos que aclarar que la culpa no es ni un poco, ni por asomo, nuestra. Pero sí sabemos que no vamos a esperarlo sentadas, ni escondiéndonos en pantalones holgados, ni solicitando a algún hombre protección y compañía. Vamos a exigir justicia en pollera. Vamos a luchar por nuestras vidas en tacos si fuere necesario.

Y no estamos viajando solas. Porque de nosotras, somos un montón.

 

Notas relacionadas

4 Comentarios

  1. Mario
    Mario marzo 02, 20:08

    Srta Mariel Martinez: Algunas preguntas: ¿Desde que tribuna habla usted para descalificar a los medios, llamándolos medios-medio pelo? En Florencio Varela hay varios medios. El mio es diario desde hace 16 años y en alguna manera el mas influyente en esta comunidad. Ustedes escribe desde el The New York Times? ¿Que es eso de Florencio Varela, Que querés? Atte. Mario Lettiere- Director Diario Varela al Día.

    Reply to this comment
  2. Juan
    Juan marzo 02, 20:55

    Estimado Mario, más allá de que su medio pueda ser el más influyente de Florencio Varela, imagino (sin conocer, me puede corregir) que debe estar lejos -al igual que este portal- de tener el alcance de Clarín o La Nación. Más allá de eso, que no es lo importante, la crítica del artículo no apunta a si esos medios son grandes o chicos, sino al tipo de cobertura que brindaron del asesinato de la travesti.

    De hecho, lo hace con ironía ya que la autora cuestiona que se mencione como estaba vestida, quién era o donde vivía (de ahí la ironía de “era de Varela ¿qué querés?”). Le recomiendo volver a leer con atención el artículo ya que está lejos de estigmatizar al municipio de Florencio Varela. Más bien, todo lo contrario, cuestiona que eso sea puesto como algo negativo. Y en todo caso, corresponde hacerse cargo si la cobertura del asesinato que hizo su medio (no lo se) resaltó estos ejes que la nota cuestiona.

    Reply to this comment
  3. evaperez
    evaperez marzo 06, 10:53

    me encantó lo de medio pelo al fin y al cabo en esos medios está la información vital para sobrevivir

    Reply to this comment
  4. evaperez
    evaperez marzo 06, 10:57

    el victimario tiene sus emociones y la víctima también y la cultura pone la violencia eso es lo que hay que intervenir que la cultura ponga la forma pacífica de dirimir las diferencias lo otro es reclamar lo mismo tangencialmente o directamente ejercer las razones del victimario

    Reply to this comment

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Teatro

  • FrentaFrenta: el dolor en clave de resurrección

    Más allá de su connotación religiosa, el término resurrección -derivado del latín resurgo (levantarse, alzarse)- puede entenderse como una nueva oportunidad. Algo similar ocurre en Frenta, el unipersonal de danza y actuación de Belén Coluccio que puede verse todos los jueves a las 21 hs. en el CC Rojas.

  • Lorca en las trincheras de MadridUna trinchera para Lorca en el barrio de La Boca

    Una excelente puesta en escena, una musicalización en vivo impecable y sin fisuras, un trabajo prolijo, serio y coordinado entre actores, actrices y títeres, y la épica de una de las luchas más tristemente dulces de nuestra historia. Lorca en las trincheras de Madrid, la obra de teatro del Grupo Catalinas Sur, tiene todo eso y un poco más.

  • No me vuelvas a hablar de amorNo me vuelvas a hablar de amor: el cinismo como amenaza del sentimiento

    ¿Qué pasa cuándo el amor es muy parecido al odio? ¿Es su contracara perfecta o hay matices casi invisibles que involucran otras cuestiones? No me vuelvas a hablar de amor es una obra que parece tambalear en el canto de una moneda en que las dos caras terminan por fundirse en una sola. Y esa fundición no es nunca clara ni precisa.

  • La Intemperie de las cosasLa intemperie de las cosas: la existencia como un ahogo resplandeciente

    ¿Quién decide cuándo hablar y cuándo callar? ¿En qué momento la rutina se convierte en un pantano distante de nosotros mismos? Preguntas que sirven de disparadores para "La Intemperie de Las Cosas", una obra de teatro físico, compleja, que requiere una atención particular por parte del espectador acostumbrado al teatro clásico.

  • Refugio-InvisiblesEl Refugio de los Invisibles: parir la libertad

    La obra de Catalina Briski propone quitarse las máscaras de la comodidad. Los invisibles son aquellos que la sociedad elige no ver. Una construcción que surge de negar la mirada que en el fondo es lo mismo que negar su existencia.

  • LápicesLa Noche de los Lápices versión ópera rock

    "Lápices: un musical con memoria" es una ópera rock basada en lo ocurrido en La Noche de los Lápices en la que estudiantes secundarios fueron secuestrados y desaparecidos durante la última dictadura militar. Paula Grosse, una de sus autoras y directoras, dialogó con Notas.