Notas

“Marx era, ante todo, un revolucionario”

“Marx era, ante todo, un revolucionario”
marzo 14
17:45 2016

El 14 de marzo de 1883 falleció en Londres, Inglaterra, Karl Marx. Fue uno de los pensadores más importantes de su tiempo. Sus teorías marcaron a fuego el siglo XX donde diversos movimientos revolucionarios de todo el mundo lo reivindicaron y cambiaron para siempre la historia.

En Notas elegimos recordarlo con las palabras que dijo en su funeral su amigo y colega de muchos años, Federico Engels.

***

El 14 de marzo, a las tres menos cuarto de la tarde , dejó de pensar el más grande pensador de nuestros días. Apenas le dejamos dos minutos solo, y cuando volvimos, le encontramos dormido suavemente en su sillón, pero para siempre.

Es de todo punto imposible calcular lo que el proletariado militante de Europa y América y la ciencia histórica han perdido con este hombre. Harto pronto se dejará sentir el vacío que ha abierto la muerte de esta figura gigantesca.

Así como Darwin descubrió la ley del desarrollo de la naturaleza orgánica, Marx descubrió la ley del desarrollo de la historia humana: el hecho, tan sencillo, pero oculto bajo la maleza idológica, de que el hombre necesita, en primer lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de poder hacer política, ciencia, arte, religión, etc.; que, por tanto, la producción de los medios de vida inmediatos, materiales, y por consiguiente, la correspondiente fase económica de desarrollo de un pueblo o una época es la base a partir de la cual se han desarrollado las instituciones políticas, las concepciones jurídicas, las ideas artísticas e incluso las ideas religiosas de los hombres y con arreglo a la cual deben, por tanto, explicarse, y no al revés, como hasta entonces se había venido haciendo. Pero no es esto sólo. Marx descubrió también la ley específica que mueve el actual modo de producción capitalista y la sociedad burguesa creada por él . El descubrimiento de la plusvalía iluminó de pronto estos problemas, mientras que todas las investigaciones anteriores, tanto las de los economistas burgueses como las de los críticos socialistas, habían vagado en las tinieblas.

Dos descubrimientos como éstos debían bastar para una vida. Quien tenga la suerte de hacer tan sólo un descubrimiento así, ya puede considerarse feliz. Pero no hubo un sólo campo que Marx no sometiese a investigación -y éstos campos fueron muchos, y no se limitó a tocar de pasada ni uno sólo- incluyendo las matemáticas, en la que no hiciese descubrimientos originales. Tal era el hombre de ciencia. Pero esto no era, ni con mucho, la mitad del hombre. Para Marx, la ciencia era una fuerza histórica motriz, una fuerza revolucionaria. Por puro que fuese el gozo que pudiera depararle un nuevo descubrimiento hecho en cualquier ciencia teórica y cuya aplicación práctica tal vez no podía preverse en modo alguno, era muy otro el goce que experimentaba cuando se trataba de un descubrimiento que ejercía inmediatamente una influencia revolucionadora en la industria y en el desarrollo histórico en general. Por eso seguía al detalle la marcha de los descubrimientos realizados en el campo de la electricidad, hasta los de Marcel Deprez en los últimos tiempos.

Pues Marx era, ante todo, un revolucionario. Cooperar, de este o del otro modo, al derrocamiento de la sociedad capitalista y de las instituciones políticas creadas por ella, contribuir a la emancipación del proletariado moderno, a quién él había infundido por primera vez la conciencia de su propia situación y de sus necesidades, la conciencia de las condiciones de su emancipación: tal era la verdadera misión de su vida. La lucha era su elemento. Y luchó con una pasión, una tenacidad y un éxito como pocos. Primera Gaceta del Rin, 1842; Vorwärts* de París, 1844; Gaceta Alemana de Bruselas, 1847; Nueva Gaceta del Rin, 1848-1849; New York Tribune, 1852 a 1861, a todo lo cual hay que añadir un montón de folletos de lucha, y el trabajo en las organizaciones de París, Bruselas y Londres, hasta que, por último, nació como remate de todo, la gran Asociación Internacional de Trabajadores, que era, en verdad, una obra de la que su autor podía estar orgulloso, aunque no hubiera creado ninguna otra cosa.

Por eso, Marx era el hombre más odiado y más calumniado de su tiempo. Los gobiernos, lo mismo los absolutistas que los repulicanos, le expulsaban. Los burgueses, lo mismo los conservadores que los ultrademócratas, competían a lanzar difamaciones contra él. Marx apartaba todo esto a un lado como si fueran telas de araña, no hacía caso de ello; sólo contestaba cuando la necesidad imperiosa lo exigía. Y ha muerto venerado, querido, llorado por millones de obreros de la causa revolucionaria, como él, diseminados por toda Europa y América, desde la minas de Siberia hasta California. Y puedo atreverme a decir que si pudo tener muchos adversarios, apenas tuvo un solo enemigo personal.Su nombre vivirá a través de los siglos, y con él su obra.

Federico Engels

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

El Mundo

  • España La ManadaLa España feminista reacciona ante la liberación de 'La Manada'

    Este jueves la Audiencia de Navarra emitió un nuevo fallo polémico al dejar en libertad condicional a los cinco hombres que en 2016 violaron a una joven de 18 años. Miles de personas salieron inmediatamente a las calles de todo el país para repudiar la decisión judicial.

  • Irán Mujeres EstadioEl gol mundialista de las mujeres en Irán

    Este miércoles el movimiento de mujeres iraní obtuvo un triunfo de la mano de la Copa del Mundo que se juega en Rusia. Por primera vez desde 1981 se les permitió entrar a un estadio a ver un partido de fútbol masculino. Fue en el Azadí de Teherán donde se transmitió por pantalla gigante el encuentro de la selección local contra España.

  • Panorama CaribeñoPanorama Caribeño: Puerto Rico pide por su derecho a la descolonización

    El Panorama Caribeño de Notas – Periodismo Popular es una tentativa de descolonizar la mirada y volverla sobre la región más invisibilizada y desconocida de nuestro propio continente. Hoy con noticias de Puerto Rico, El Salvador y República Dominicana.

  • TransLa transexualidad ya no es considerada una enfermedad por la OMS

    El mismo día que en Argentina se hizo justicia por el travesticidio de Diana Sacayán con un fallo histórico, la entidad internacional sanitaria que depende de Naciones Unidas difundió su nueva edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11). Para la organización, desde ahora las personas trans ya no sufren una enfermedad mental.

  • Ivan DuqueEn Colombia triunfó el uribismo de la mano de Iván Duque

    El candidato uribista del Centro Democrático, Iván Duque, se impuso en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales y anunció que habrá “correcciones” en los acuerdos de paz con la ex guerrilla de las FARC.

  • Panorama 2018Panorama Africano: atentado múltiple deja más de 30 víctimas fatales en Nigeria

    El Panorama Africano de Notas – Periodismo Popular es un intento por llenar el vacío informativo que dejan los grandes medios de comunicación y una apuesta a fortalecer la circulación de información Sur-Sur. Hoy con noticias de Nigeria, Cabo Verde, Liberia y Madagascar.