Notas

Misa ricotera en Tandil: ¿cómo no sentirme así?

Misa ricotera en Tandil: ¿cómo no sentirme así?
marzo 14
00:00 2016

Después de un año de no dar recitales, este sábado el Indio Solari volvió a encontrarse con su público en Tandil. Cerca de 200 mil personas lo acompañaron.

Son casi las ocho de la mañana y el fernet con coca y hielo va pasando de mano en mano por sobre las butacas del micro. Un vaso improvisado con el culo de una botella de plástico marca la imagen que va a repetirse a lo largo de todo el fin de semana. Una especie de cáliz, plebeyo y profano. Al fin y al cabo, se trata también de una misa. La misa del Indio.

I1

La ruta 226 está colapsada. Decenas de miles de personas coparon la ciudad tandilense para ver a su ídolo, y el último tramo hay que hacerlo caminando. A los costados de las “carreteras valladas”, banderas con leyendas de canciones del Indio, parrillas improvisadas, el humo del asado, acompasan la caminata. Tandil está invadida por una multitud de jóvenes -y no tan jóvenes- que llegaron desde diferentes puntos del país y los clásicos de Uruguay.

I2

I3

Corre el rumor de la enfermedad que padece el líder. Y eso convierte las calles en una fiesta, porque puede ser la última. Todo es agite. Los fans, embanderados con gorros y remeras alusivas, se congregan en las esquinas donde a una sola voz se canta y se patea un rock and roll hasta que “la tarde muere” y en una procesión lenta se agolpan para entrar al estadio.

Antes del show, el Indio reconoce lo que muchos suponían. “Anda circulando una versión de que estoy enfermo, y es verdad. Mr. Parkinson me está pisando los talones. Pero acá estamos”, dijo. “No te vas a morir nunca”, se escucha que le gritan desde el campo. Después, arranca con “Nuestro amo juega al esclavo”, de los Redondos; y sigue con “Pedía siempre temas” y ¨Porco Rex”.

i4

I5

“Somos los herederos de Oktubre (del 17) y ondearemos las banderas de nuestros corazones, luzca el sol o no”, se lee en los afiches pegados en las paredes. “Porque vivir solo cuesta vida, pero esa vida se sobrevive como un polizón en un remolque sin luz en este contexto neoliberal del ajuste y represión” es otro, que mezclando temas de Patricio Rey y sus redonditos de ricos y del Indio y sus fundamentalistas del aire acondicionado, muestran una crítica ácida de la realidad actual.

I7

I8

La noche es fría. El cielo estalla en fuegos artificiales que cierran el show. “No lo soñé”. “Una imagen exquisita. Esos chicos son como bomba pequeñitas”. Es la imagen del pogo más grande del universo que sigue ahí, suspendido, como si fuera el último.

Texto y fotos: Fabiana Montenegro

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Nacionales