Notas

Buitres en el Senado: los votos tuyos, los míos, los nuestros

Buitres en el Senado: los votos tuyos, los míos, los nuestros
marzo 30
00:02 2016

Por Federico Dalponte. Apenas horas después del voto positivo de los diputados, comenzaron las especulaciones sobre la suerte del oficialismo en el Senado. El primer escenario posible era que el Frente para la Victoria (FpV) se encolumnara detrás del rechazo rotundo y que la votación se definiera por el voto de los indecisos; mientras que el segundo era que el FpV se desmigajara y que de sus pedazos surgiera la nueva mayoría oficialista. Tras las declaraciones del presidente del bloque Miguel Ángel Pichetto anticipando su voto afirmativo, resulta evidente la confirmación de esta segunda hipótesis.

La primera señal, sin embargo, vino de las autoridades provinciales. Con el inicio de las reuniones de comisión, los gobernadores desfilaron por el Congreso brindando su apoyo al proyecto. Ese camino ayer lo completó el senador Pichetto, quien incluso intentó una interpretación contrafáctica sobre lo postura que hubiera adoptado Néstor Kirchner.

Sea como sea, si todas las proyecciones se cumplen, Mauricio Macri se llevará una victoria política impensable apenas meses atrás, en los días que contaba su peso en el Senado con los dedos de una mano. Desde la acongojante minoría de Cambiemos en enero pasado hasta este presente venturoso, parece notorio que la condición primaria y esencial para ello fue la horizontal anarquía del FpV.

Hoy por hoy, nadie puede cohesionar el bloque de la Cámara Alta y cada cual vota según su parecer. En rigor, Cambiemos no sólo alineó a muchos de los que eran opositores antes del 10 de diciembre, sino que construyó una mayoría holgada sobre las espaldas del propio kirchnerismo.

Cambio, silencio y cooperación

Declaró el senador Juan Manuel Abal Medina: “Intentamos consensuar entre los integrantes de nuestro bloque una postura única, para lo que analizamos distintas modificaciones parciales al proyecto, pero las distintas opiniones llevaron a dejarnos en libertad de acción”.

Y en algún sentido ello es estrictamente cierto. Pero es sólo un aspecto de la verdad. La colaboración de buena parte del FpV con el gobierno había resultado ya evidente bastante antes de la sesión plenaria.

Para cumplir con los plazos exigidos por el juez estadounidense Thomas Griesa, el trámite en el Congreso debía ser sumamente célere. Y gracias a los senadores, parece que así será: el bloque de Miguel Ángel Pichetto podría haber propuesto cambios al proyecto, pero desistió deliberadamente para no retrasar su aprobación.

¿Podrían los senadores haber sugerido mejoras? Sí, por supuesto. De hecho, a su turno, los diputados no oficialistas introdujeron una decena de modificaciones a la iniciativa original del Ejecutivo, y el gobierno incluso se vanaglorió de eso.

Sin embargo, al llegar al Senado, si los legisladores proponían y votaban cambios al texto enviado por Diputados, el expediente debía volver a la Cámara Baja, y con ello el trámite se dilataba. Los tiempos no daban. Al gobierno le importaba tanto la aprobación como su premura y los senadores se encargaron de complacerlo.

En definitiva, al abstenerse de proponer mejoras, la postura de ciertos senadores del FpV fue también un mensaje político: más vale un proyecto imperfecto que le permita al gobierno cumplir con las demandas de Griesa que el perfeccionamiento de una ley a todas luces cuestionable.

En efecto, nadie lo dijo más claro que Federico Pinedo: “Esperemos que sea aprobado sin modificaciones, porque si no es una modificación sustancial, muy importante, poner en riesgo el pago es muy peligroso porque nos comprometimos a hacerlo el 14 de abril.”

¿Nueva etapa parlamentaria?

Luego de una década de meridiana previsibilidad en el Congreso, los primeros meses de la nueva gestión son una máquina generadora de perplejidades. Pero entre tanta ruptura de bloque y tantos cambios de postura, probablemente los más perplejos sean los propios militantes del FpV.

Ellos, que marcharon abiertamente en contra del acuerdo con los fondos buitre, refuerzan ahora la distancia con los senadores, quienes no intentaron siquiera dilatar el trámite legislativo.

La primera victoria de Mauricio Macri a nivel parlamentario es también una profunda derrota del kirchnerismo como identidad política. El bloque más numeroso del Congreso dejará tras esta sesión una imagen resquebrajada, difusa, y abrirá por tanto nuevos interrogantes: ¿nace hoy una nueva mayoría oficialista en ambas Cámaras? ¿Los legisladores del FpV que acompañaron este proyecto avalarán también los próximos? ¿Será un alineamiento automático?

En poco tiempo más el pleno del Senado deberá expedirse sobre los candidatos a la Corte Suprema, sabiendo que uno de ellos fue abogado del Grupo Clarín. Además, el Congreso tendrá que analizar los DNU emitidos por el presidente en diciembre pasado. Entre ellos, el que modificó puntos esenciales de la Ley de Medios y eliminó la AFSCA. ¿Qué harán los legisladores dubitativos, permeables a la presión de los gobernadores? ¿Qué postura adoptarán allí?

Difícil hacer conjeturas frente a tanta ebullición. Tal vez, como hasta ahora, sea cuestión de observar el comportamiento de los propios actores y luego sacar las debidas conclusiones. Todavía es pronto.

@fdalponte

Notas relacionadas

1 Comentario

  1. Fede
    Fede marzo 30, 08:08

    Menos mal que en octubre voté al FIT por mal que me pesé y no a estos vendepatria.

    Reply to this comment

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Análisis

  • Alberto FernándezLa teoría de Alberto Fernández se pone a prueba: “Macri tiene techo, nosotros no”

    Por Federico Dalponte. El oficialismo recupera lo perdido y vuelve a los 35 puntos, el núcleo fiel antiperonista. El Frente de Todos también crece: cinco puntos desde abril, rondando los 40. Pero todo está atado con alambres, incluyendo las encuestas que logran tapa.

  • Grecia TsiprasEl sedante de la moderación política

    Por Santiago Mayor. El domingo 7 de julio la coalición de izquierda radical de Grecia, Syriza, perdió las elecciones con los conservadores, tras gobernar cuatro años. Fue el fin de una etapa que había abierto la esperanza de un nuevo camino para Europa.

  • macri-g20Deuda y libre comercio, la herencia condicionante del macrismo

    Por Federico Dalponte. El gobierno confía en su política exterior y la exhibe, sin matices, en plena campaña. Antes fue Davos, después el G-20, ahora el acuerdo con la Unión Europea. Los condicionamientos a futuro son siempre la nota característica.

  • macri-vidalCuál es el escenario para "Juntos por el Cambio" de cara a octubre

    por Federico Dalponte. El oficialismo se alineó bien a la derecha del centro, coqueteando a último momento con Amalia Granata, Darío Lopérfido y Alberto Asseff. Un cierre de listas que pretende captar los votos de José Luis Espert, más que seducir a los de Roberto Lavagna.

  • Macri PichettoMacri-Pichetto o la salida del clóset del peronismo antipopulista

    Por Javier Slucki. Si la jugada de incluir a Miguel Pichetto en la fórmula resulta en lo inmediato inentendible desde lo electoral, es porque lo es. Lo cual no quiere decir que sea inexplicable desde todo punto de vista.

  • ASIAbuso sexual en la infancia: un problema de género en un sistema patriarcal

    La estadísticas dan cuenta que una de cada cinco mujeres y uno de cada trece varones fueron víctimas de abuso sexual en la infancia, en donde el 80% de los abusos son intrafamiliares y los abusadores son el 95% varones. Si bien en el último tiempo las denuncias de abuso sexual contra les niñes y adolescentes aumentaron, se calcula que de cada 1000 casos solo 100 se denuncian y apenas uno se condena.