Géneros

28 abril, 2016

Soledad Deza, sobre el caso Belén: “Vamos a pedir la excarcelación y nulidad del juicio”

Soledad Deza, abogada del caso de “Belén” e integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, habló acerca del estado de situación de la causa y sus implicancias. Belén está condenada en Tucumán a ocho años de prisión acusada –sin pruebas- de abortar.

Soledad Deza, abogada del caso de “Belén” e integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, habló con el programa Con el pie izquierdo (Radio Sur) acerca del estado de situación de la causa y sus implicancias. Belén está condenada en Tucumán a ocho años de prisión acusada -sin pruebas- de abortar.

– ¿Cómo llega Belén a estar presa?

– Belén entró al Hospital Avellaneda el 21 de marzo en la madrugada. La histórica clínica dice que entró con un aborto espontáneo de aproximadamente 20-22 semanas. Hay concordancia con eso con los médicos que la atendieron primero. Pero en el interín encontraron varias horas después que ella entró un feto en un baño y se lo adjudicaron sin ningún ADN. Se le hicieron pericias, sus médicos violaron el secreto médico, fueron a buscar al feto, la policía ingresó a la sala de ginecología, preguntó si había alguna abortante, les dijeron que sí y les dieron el nombre de Belén.

La vincularon con un feto de 32 semanas en el cual hay una autopsia que dice que nació vivo -es decir, respiró antes de caer al inodoro donde lo hallaron-. Pero no hay ninguna prueba que vincule a Belén con este feto. Es más, hay contradicciones entre la edad gestacional de ese feto y del aborto que pusieron los médicos en la historia clínica. El feto no tiene ningún tipo de relación con Belén.

El feto además fue encontrado de forma bastante irregular. Hay todo un protocolo respecto de las escenas del crimen, hay constancias en el caso. Una partera metió la mano en una cañería, había personal de limpieza. No hay ninguna constancia de que Belén haya estado en ese baño.

Más importante que ese tipo de cuestiones me parece que es valorar que acá hubo una violación del secreto médico, que la confidencialidad médico-paciente haya sido violada, fueron allanados los derechos de la paciente. Violada al solo efecto de comprometerla con un delito.

Me parece que es muy importante ver la deshumanización en la atención médica y un entramado que compromete en una misma dirección de condenar a quien llega con un aborto en el delito que fuera. Porque la verdad es que se forzaron los tipos penales y las calificaciones como quisieron. Pero hay una condena moral que subyace y que es parte de un entramado que compromete al sector de la salud, a la policía y al poder judicial. Acá hubo todo un proceso judicial. Belén salió presa del hospital y está presa hasta el día de hoy.

– ¿Cómo funciona en estos casos la justicia en Tucumán? La causa en un principio fue caratulada como aborto…

– Fue caratulada como aborto seguido de presunto homicidio. Luego cuando la vinculan moralmente con un feto, no jurídicamente ni con ninguna prueba, se caratula como homicidio doblemente agravado: por el vínculo, porque le dan un lugar de madre que solo puede darlo una prueba de filiación como el ADN; y también agravado por alevosía. Porque le atribuyen la conducta de haber eliminado ese feto y haberlo abandonado sin que pueda oponer resistencia.

– El accionar de los médicos ¿fue una manera de “cubrirse” ante la presencia de Belén con un aborto? ¿A qué se debe?

– No, para nada. Esa sería una intención defensiva. Al contrario, creo que es una intención de atacar.

– ¿Y es algo común en Tucumán?

– Hubo un caso similar, el caso María Magdalena en 2012 en el que a una paciente que llegó con un aborto en curso también sus médicas hicieron entrar a la policía a la sala de parto. La misma lógica. La legraron sin anestesia (en este caso aprendieron y le pusieron anestesia). Y luego la imputaron de aborto. En esa causa María Magdalena estuvo defendida. Yo planteé la violación del secreto y la terminaron sobreseyendo. No tuvo ni que ir a declarar a Tribunales.

De este caso, el de Belén, me entero el día de los alegatos. Lamentablemente llegó al movimiento de mujeres tarde. Entonces no tuvo ninguna defensa.

– ¿Cómo está Belén ahora?

– Está presa, con lo cual ya está muy mal. Estuvo culpabilizada, porque al no tener una buena defensa eso afectó su posición, su integridad, su emocionalidad. Estamos hablando de una mujer desempoderada. Estamos hablando de una mujer de escasos recursos simbólicos y materiales que por el solo hecho de ser mujer y por la especial inquina del personal de la salud que la tenía que cuidar y la maltrató y por la agresividad de un sistema penal que se ensaña con las mujeres está alojada en una unidad penal hace dos años. Entró cuando tenía 25 años. Es una criatura.

– Hubo gran difusión del caso en redes sociales y medios de comunicación.

– Creo que sí, precisamente porque está presa. Es un momento en que en Tucumán están juzgando a los asesinos de Ismael Lucena, que es un caso de gatillo fácil en este mismo momento y los policías han llegado libres a esperar su sentencia y su juicio. Y por otro lado una mujer de la que no hay pruebas ni de que se haya producido un aborto, ni mucho menos de que haya matado, está presa preventivamente hace dos años y con una condena en puertas de ocho por un homicidio. Creo que eso muestra la tremenda violación de un debido proceso.

– ¿Todos los fiscales, jueces y quienes están a cargo de la causa son varones?

– El Tribunal está compuesto por tres miembros varones. Dante Ibañez, Nestor Macoritto y Fabian Fradejas. Los fiscales fueron varones. Tuvo dos defensores varones. Recién el martes tomé conocimiento del expediente completo, pero ahí me enteré que su defensora oficial que es quien acompañó la defensa en la sede de investigación jurisdiccional fue una mujer.

Eso también nos garantiza que un cuerpo de mujer no garantiza una perspectiva de género. En ningún momento planteó la violación del secreto, ni dijo que su defendida no había cometido ningún delito ni que no había pruebas contra ella. Se limitó a hacer una defensa acerca del estado mental de Belén en el momento para justificar un atenuante o una inimputabilidad.

Eso también nos muestra que entrar con un aborto pone a una mujer una etiqueta de asesina para todo el patriarcado, compuesto por varones y mujeres.

– También la culpabilización moral, como decías. Para que una mujer sienta culpa en vez de pensar “tengo derecho a decidir”.

– Por un lado tengo derecho a decidir, por otro tengo derecho a la intimidad. Los cuerpos de las mujeres no pueden ser prueba de ningún delito, ya lo dijo la Corte en un fallo que se llama Baldivieso y lo ha dicho un plenario de Cámaras en el año ’66 también en un caso de aborto que se conoce como Natividad Frías. No se puede utilizar el cuerpo de las mujeres para comprometerlas en un delito de aborto.

– ¿Cómo continúa la causa?

– La semana próxima le van a leer los fundamentos y vamos a ir a pedir la excarcelación. Ahí ya va a tener una condena y tenemos un elemento para pedir que ella espere la firmeza de su condena -porque se activan mecanismos de apelación- libre, en su casa.

Y vamos a plantear un recurso de casación para que la Corte Suprema de la Justicia de Tucumán declare nulo este juicio porque es producto de la violación de secretos. La violación del secreto médico es un delito. La investigación es nula porque es producto de un delito.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos