Mundo Gremial

28 abril, 2016

“La unidad de la clase trabajadora se tiene que dar en la acción”

Daniel Yofra, secretario General de la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso y Desmotadores de Algodón dialogó con Notas en la previa al acto unitario de las cinco centrales sindicales el próximo 29 de abril. La clase obrera ante la nueva etapa y las posibilidades de la unidad.

Daniel Yofra, secretario General de la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso y Desmotadores de Algodón dialogó con Notas en la previa al acto unitario de las cinco centrales sindicales el próximo 29 de abril. La clase obrera ante la nueva etapa y las posibilidades de la unidad.

– ¿Cómo analizas la situación de la clase trabajadora de cara a este 1 de mayo que es el primero con un nuevo gobierno, en el marco de una nueva etapa política?

– Me parece que hay que considerar no solamente la circunstancia política que estamos atravesando (todas las medidas del gobierno fueron en detrimento del bolsillo de los trabajadores) sino también por la realidad que tenemos como movimiento obrero. Me preocupa más eso que lo que pueda hacer el gobierno de Cambiemos.

El hecho de que los trabajadores, a través de sus representantes, vayan a mendigar una ley para que no haya más despidos demuestra el nivel al cual caímos como movimiento obrero. Históricamente los políticos les pedían a los sindicalistas que no paren el país y hoy nosotros estamos pidiendo una mano porque evidentemente estamos pensando en otra cosa. No podemos hacer lo que hacen todos los gremios cuando tienen una situación como esta que es la huelga.

– Partiendo de este escenario que planteas ¿Encontrás algún aspecto positivo de cara a la etapa que se abre en torno a la organización del movimiento obrero?

– La movilización de los trabajadores independientemente de quien la convoca. Me parece que eso es una luz, allá lejos. En la medida que los compañeros puedan salir a la calle a manifestar su problemática y a decirle a este gobierno que no los va a llevar fácilmente por delante me parece que es un llamado de atención para los dirigentes sindicales nacionales. Y por supuesto para este gobierno que es autista ante los reclamos de los trabajadores.

Creo que hay una dirigencia, a la cual están abocados muchos compañeros, pero que no sale en los medios.

Una lucha como la que llevaron a cabo los compañeros de la Línea 60, la que llevamos nosotros, otros gremios que impulsan medidas para defender a sus trabajadores, están opacados por la prensa que tienen los dirigentes nacionales.

Me parece que está ahí el foco. Hay que buscar un poco más y seguramente vamos a encontrar un grupo de trabajadores concientizados que quieren otro modelo de país y de sindicalismo.

El gran problema que hoy tenemos como movimiento obrero es la falta de democracia sindical. Eso es lo que nos lleva a seguir sosteniendo dirigentes que están perpetuados en sus sillones y estamos como estamos.

– ¿Cuál considerás que es en esta etapa el rol de la unidad y los caminos que vos ves para poder construirla?

– Creo que la unidad se tiene que manifestar en la acción. No hay unidad de criterio porque los dirigentes están más en lo que pueden llegar a representar sus partidos políticos que sobre los reclamos de sus trabajadores.

No hay un indicio de unidad en el movimiento obrero a través de los dirigentes. Hay que buscar un objetivo en común que podría ser el salario, los puestos de trabajo. Hay un abanico de necesidades de los trabajadores, postergadas durante muchos años en donde hubo un gremialismo sometido al gobierno y otro a sus patronales.

En la medida que no entendamos que hay objetivos detrás de un paro y no una cuestión política, me parece que va a ser muy difícil la unidad. La unidad la van a hacer los trabajadores.

Cualquiera que convoque por los problemas que tienen los trabajadores, va a tener la repercusión que se merece porque hay una necesidad evidente. Siempre se estigmatizan las medidas de fuerza para tratar de bajonear a la sociedad y que no se manifieste. Pero el viernes creo que se va a demostrar -independientemente de quienes convocan- la bronca que tienen los trabajadores y va a ser un llamado de atención no solamente para este gobierno sino también para los dirigentes nacionales.

– Una de las cosas que mencionabas tiene que ver con cómo se disputa el sentido de una lucha, de una medida de fuerza, para lograr el apoyo o no del resto de la población. En los últimos años el cómo se presentan estos conflictos se ha convertido en una batalla más ¿Qué rol le cabe a las organizaciones sindicales para disputar ese ámbito?

– El ejemplo. Los medios hoy le dan prensa a personajes que son nefastos en la historia del movimiento obrero.

Los medios tienen sus razones pero nosotros también se las damos. En la medida que no haya ejemplos concretos de dirigentes que realmente peleen sin tener ninguna ambición desmedida o algo oculto detrás de esos reclamos, la gente va a estar predispuesta a desconfiar. Pero cuando vos defendés realmente los derechos, la gente está ahí.

Obviamente que hoy los medios actúan como vinieron actuando las últimas décadas. Siempre están a la orden del más fuerte, del que más les reparte el queso.

Nosotros no podemos esperar de los medios que hablen bien, nosotros tenemos que hacer las cosas bien.

– Hay una discusión respecto a cuanto de lo que se construye a nivel gremial tiene que estar relacionado con un proyecto político más integral ¿Cómo ves vos esa discusión de cara a este 1 de mayo de 2016?

– Hoy tenés dos caras. Una es la de los gremialistas que estuvieron con el kirchnerismo, que son oficialistas porque han estado con los distintos gobiernos de turno y que ahora salen a exigir reivindicaciones que dejaron de lado en la época que aplaudían. Y tenés la otra dirigencia que son como el tero: gritan en un lado y tienen los huevos en el otro.

En el medio de esas dos facetas se encuentra un grupo de trabajadores que está indefenso. Que no le interesa en qué partido político esté su dirigente sino que le resuelvan los problemas que históricamente viene teniendo el movimiento obrero.

Hay un ensañamiento permanente y no nos damos cuenta como trabajadores. No nos damos cuenta de quién es el verdadero enemigo y como luchar contra él.

Veremos como sigue esta situación, quién se hará cargo de la bronca que hay generalizada y contenida de muchos trabajadores. Me parece que hoy la prioridad la tienen aquellos que están desocupados o cobran menos de lo que establece el salario mínimo de acuerdo a la ley.

Hay mucha gente que está muy mal. Esto no es una disputa dialéctica en un medio de comunicación. Acá hay problemas serios que hay que atacar.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos