Notas

¿Qué tiene Fidel?

¿Qué tiene Fidel?
agosto 12
00:08 2016

Por Mariel Martínez. El Libro Guinness de los records cuenta entre sus páginas una dedicada a Fidel Castro. Y no es por ser el hombre vivo más viejo capaz de haber encabezado una revolución triunfante, ni por haber pronunciado los discursos con más complejidad teórica y sencillez retórica a la vez. Ni siquiera por ser el líder político más querido o más odiado internacionalmente. No. Para muchos el mérito de Fidel, lo que lo hace permanecer entre “los que más”, es estar vivo. Seguir cumpliendo años. Y esta rareza no radica de ninguna manera en ser el hombre más antiguo del mundo. No. El logro casi fantástico de Fidel es otro. Desde 1955 a esta parte de la historia, el comandante Fidel Castro ha sido blanco de más de 634 intentos de asesinato, orquestados por la CIA en connivencia con diferentes actores del poder económico, del gobierno de Estados Unidos o de la mafia cubana.

La desclasificación de los archivos de la CIA en junio del año 2007 que dieron en llamarse “las joyas de la familia” constituyen un documento  -seguramente recortado y cuidadosamente seleccionado-  en donde se muestra la evolución terca y la obstinación reiterada en no sólo asesinar a Fidel Castro, sino en desbaratar política y socialmente, por medio del crimen, el vandalismo y el terror, al proceso revolucionario cubano -siempre en curso y siempre en asiento- y en “frenar el crecimiento del comunismo en América Latina” desestabilizando gobiernos constitucionales e impulsando gobiernos militares golpistas.

Por supuesto, son un pedacito: las “joyas de la familia estadounidense” abarcan un período de veinte años comprendido entre 1953 y 1973. Sabemos, porque vivimos la historia, que la intervención imperialista en América latina se continuó con otras joyas y otros planes. La reciente desclasificación de los archivos, hasta ahora sólo en poder de Estados Unidos, que delatan planificaciones, argucias y secretos de la última dictadura militar argentina aporta una clave más en ese sentido.

No es novedad, no es increíble, no es inesperado.

Lo casi increíble es que en más de medio siglo de intentar descabezar las posibilidades de concebir otro horizonte en nuestros territorios, urdiendo más de 600 planes para asesinar a aquél que demostró que lo imposible podía ser real, se falle. Lo extraño es que el poder no pueda. Lo inesperado es que los profesionales del crimen, le erren. Lo mágico, lo humanamente mágico, es Fidel.  Vivito y luchando, Fidel.

Que los imperialistas no pueden con él

Cada presidente estadounidense realizó sus fallidos intentos de homicidio. Los esfuerzos porque el comandante muriera fueron  constituyéndose a lo largo de los años en una política de Estado. Eisenhower lo intentó treinta y ocho veces. Kennedy, cuarenta y dos. Johnson realizó setenta y dos operaciones. Bajo el gobierno de Nixon los intentos fueron 184. Bajo el de Carter sesenta y cuatro. Reagan, quizás el más ensañado, intentó 197 veces matar a Fidel. Bush (padre), dieciséis, y Clinton veintiuna.

Y Hubo de todo. A las tradicionales técnicas de colocación de bombas o el envío de francotiradores, se le sumaron fórmulas que hasta parecen literarias. Un recorrido escueto por algunas de las formas más peliculeras puede darnos una idea del asunto.

Por ejemplo: una noche de marzo de 1963, Fidel pidió un batido de chocolate en la cafetería del hotel Habana Libre. La cápsula de botulina enviada por la CIA para ser colocada en el batido por un camarero, fue escondida en un refrigerador. Al manipularla, congelada, se vació de veneno. En ese mismo año, la misma CIA intentó regalarle por un intermediario involuntario a Fidel un traje de buceo y un equipo de respiración contaminados con bacterias de micetoma y tuberculosis, respectivamente. El plan fue desactivado a tiempo gracias a las sospechas de aquél encargado de trasladar al pequeño caballo de Troya.

Unos años antes, apenas consumada la revolución, su novia Marita Lorenz fue contratada por la CIA para asesinarlo. En presencia del comandante y ante una pregunta suya (“¿Has venido a matarme? ¡Pues hazlo!”) la mujer no fue capaz de consumar el crimen.

En su visita a las Naciones Unidas en 1960, la CIA ideó un plan -finamente abortado-, que consistía en regalar a Fidel un puro explosivo, tan potente como para que su cabeza volara por el aire. Luego el plan viró, y el puro regalado no sería ahora explosivo, sino que estaría envenenado con toxina botulínica. Si bien el agente recibió el “arma”, no tuvo la ¿valentía? de ejecutar el plan.

El método de colocar explosivos adquirió formas inusitadas: se lo planeó en una pelota de baseball y hasta en sus zapatos. En algunas ocasiones, reconociendo la dificultad de dar con el éxito del crimen, el imperialismo intentó el ridículo o la desacreditación: uno de los planes consistió en rociar con LSD una estación de radio en donde Fidel estaba hablando en vivo para adjudicarle una posible demencia; otro plan lo constituía el colocar sal de litio en sus puros y en sus zapatos de manera que su barba perdiera fuerza y cayera, evidenciándolo como un ser débil y sin autoridad.

Los esfuerzos cienciaficcionales de la CIA fueron desde colocar bombas pequeñas en una caracola vistosa, hasta fabricar una pluma con una aguja hipodérmica envenenada, o regalar pañuelos impregnados de sustancias mortales. Y todo esto sin hacer el relato de las metodologías más “clásicas”. Según su seguridad, Castro estuvo en peligro en las Cumbres Iberoamericanas en Colombia (1994), Argentina (1995), Venezuela (1997), Portugal (1998) y en Panamá (2000).

Lo cierto es que a más de medio siglo de revolución cubana y de seis centenares de crímenes fallidos obstinados en matar al comandante, Fidel sigue vivo. Sigue molestando al poder con su lengua afilada y su pluma certera. Sigue creciendo en coherencia y poder del bueno. Sigue cumpliendo años, sigue cumpliendo sueños. A casi noventa años de su bendecida llegada a este mundo, sigue empeñado en cambiarlo. A pesar de los dueños de la muerte. Y en contra de sus planes.

@Mariel_mzc

Notas relacionadas

1 Comentario

  1. Toto
    Toto agosto 14, 11:11

    Excelente nota!!…Describe las infamias y los potenciales asesinatos de la elite dominante con sutil maestría…gracias!!..Me da que pensar que habrá sucedido con Eva Duarte, Chaves Frias y hasta Nestor Krichner…

    Reply to this comment

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Nacionales