Notas

Lula da Silva: “Precisan concluir la novela y acabar con mi vida política”

Lula da Silva: “Precisan concluir la novela y acabar con mi vida política”
septiembre 16
00:03 2016

El procurador general de Brasil, Deltan Dallagnol, denunció a Lula Da Silva por corrupción en el marco del caso Lava Jato el pasado miércoles 14 de septiembre. El ex presidente enmarcó esta denuncia en el golpe parlamentario contra Dilma Rousseff y afirmó: “Prueben una corrupción mía que iré a pie para ser apresado”.

En una conferencia de prensa, Dallagnol acusó a Lula y a su esposa Marisa Letícia, junto a otras seis personas, por haber recibido pagos de la empresa OAS para refaccionar un inmueble ubicado en Guarujá, litoral de Sao Paulo. “Los datos nos hacen concluir, sin dejar lugar a dudas, que Lula fue el comandante de un esquema criminal descubierto por el Lava Jato”, afirmó Dallagnol, quien agregó que han llegado “al tope de la organización criminal” con esta denuncia.

fiscalEl procurador general, que forma parte del cuerpo de investigaciones de la Operación Lava Jato que lleva adelante el Ministerio Público Fiscal (MPF), acusa al ex presidente por corrupción y lavado de dinero. Por un lado, culpa a él y a su esposa de haber recibido 3700 millones de reales (1,1 millones de dólares), que la empresa OAS habría desviado de Petrobras en la compra, reformas y decoración del inmueble en Guarujá. Aunque no presentó pruebas que lo avalen, Dallagnol afirma que Lula y Marisa son los dueños del tríplex.

Por otro lado, el procurador manifestó que esta red de corrupción se basaba en el lavado de dinero y en un sistema de “propinocracia” entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo, que vincula a varios partidos y funcionarios. En la denuncia del MPF, afirman la existencia de al menos 14 evidencias que demuestran que Lula es el jefe de ese esquema. Ninguna de ellas fue presentada ante los medios de comunicación.

La defensa

En la mañana del 15 de septiembre, los abogados de Lula dieron a conocer una carta en la que presentan las pruebas que defienden la inocencia del Lula. De acuerdo a los magistrados, “el inmueble que habría recibido las mejorías (…) es de propiedad de OAS como no deja duda el registro en el Registro de Inmuebles de Guarujá (matrícula 104801), que es un documento dotado de fe pública”. Y agregaron que la denuncia de Dallagnol “no contiene ni un único elemento que pueda superar esta realidad jurídica, dejando en evidencia, por lo tanto, que es una pieza de ficción”.

Además de no haber mostrado que Lula y Marisa sean los propietarios del inmueble, sobre la denuncia por lavado de capitales los abogados argumentaron que “no fue presentado ni un elemento concreto que pueda indicar que los recursos utilizados por la empresa se hayan originado en desvíos de Petrobras y, mucho menos, que el líder del Partido de los Trabajadores (PT) y su esposa tuviesen conocimiento de su supuesto origen ilícito”.

Los abogados del ex presidente consideran que tanto él como su familia sufren una persecución tras la denuncia presentada en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por abusos cometidos durante la investigación del caso Petrobras.

La defensa de Lula agregó que la denuncia de Dallagnol constituye una “violación a las garantías de la persona humana y de la presunción de inocencia”. Y alegaron que la conferencia de prensa realizada por el MPF se valió de recursos públicos para “exponer la imagen y la reputación de Lula y de doña Marisa”.

Esta forma de proceder vuelve a poner el alerta sobre el poder judicial brasileño, luego que Dilma Rousseff fuera destituida de la presidencia en un juicio político donde no se presentaron pruebas que corroboren su culpabilidad.

Junto con Lula y Marisa, fueron denunciados el presidente del Instituto Lula, Paulo Okamotto, el ex presidente de OAS, Léo Pinheiro, y cuatro ex ejecutivos de la empresa: Agenor Franklin Magalhães Medeiros, Paulo Roberto Valente Gordilho, Fábio Hori Yonamine y Roberto Moreira Ferreira. La denuncia continuará su proceso en la 13ª Corte Federal de Curitiba, a cargo del juez Sérgio Moro.

“Prueben una corrupción mía que iré a pie para ser apresado”

El miércoles 15 de septiembre fue el turno de Lula. En una rueda de prensa realizada en el centro de São Paulo, durante un encuentro de la dirección nacional del PT dijo: “No quiero dar un show de pirotecnia, no quiere comportarme como un hombre perseguido o que estoy pidiendo algún favor. Esta es una declaración de un ciudadano indignado con las cosas que están aconteciendo en Brasil”.

Muy conmocionado, el dirigente político afirmó que su “fracaso no hubiera despertado tanto odio contra el PT como la ira que despertó el éxito de ese gobierno”. Lula agregó que sus acusadores “están atascados” porque “construyeron una mentira, una no verdad, como si fuese un enredo de novela. Están llegando al fin de su plazo y precisan concluir la novela: acabar con la vida política de Lula”.

Lula indicó que desde el 2005 ya hay evidencias de quienes intentan voltearlo con el caso del Mensalão. Y recordó que el impeachment de Dilma Rousseff fue articulado “por un hombre que acaba de ser acusado”, en referencia a Eduardo Cunha, quien inició la denuncia por corrupción contra Dilma Rousseff en diciembre de 2015 y que hace tan sólo cuatro días fue suspendido de su cargo como diputado por hechos de corrupción.

“Consiguieron dar un golpe pacífico” dijo, rechazando la violencia de la Policia Militar contra los manifestantes que denuncian este golpe. Lula manifestó que el país vive un momento en que los procesos no se basan en la lógica, “sino en el titular”.

Lula se emocionó al afirmar su inocencia. Dijo que nadie respeta las leyes y las instituciones más que él y que presentará todos los testimonios “que fueran necesarios”. “Yo conquisté el derecho de andar con la cabeza erguida en este país”, afirmó. “Prueben una corrupción mía que iré a pie para ser apresado”, agregó.

“No se preocupen por Lula. Eso es bobería. Esos jóvenes que están saliendo a las calles para reivindicar la democracia y más educación, esos jóvenes, son un Lula de 71 años multiplicado por millones de Lulas jóvenes de este país”, pidió.

Lula criticó la criminalización de la política y dijo: “Cuando yo transgreda la ley, castíguenme, pero cuando no la transgreda, busquen a otro para organizar problemas”.

Concluyendo su discurso, criticó una vez más a los medios: “Espero tener el mismo lugar que el de mis acusadores ayer. Sólo pido igualdad de oportunidades para que la gente pueda escuchar”.

La defensa de Lula informó que va a denunciar a los procuradores del Lava Jato en el Consejo Nacional del Ministerio Público por “graves desvíos” en la labor de los funcionarios públicos.

Micaela Ryan – @LaMicaRyan

Foto: Roberto Parizotti / CUT

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Nacionales