Notas

Aprender 2016: “El capital necesita cada vez más información sobre la fuerza de trabajo”

Aprender 2016: “El capital necesita cada vez más información sobre la fuerza de trabajo”
octubre 18
02:00 2016

Este martes comienza el Operativo Aprender 2016 que censará a estudiantes de sexto grado del nivel primario y quinto o sexto año del nivel secundario sobre la calidad y el desempeño educativo. Además de los cuestionamientos que vienen realizando sindicatos, docentes y estudiantes a la metodología aplicada, Notas indagó, en esta entrevista con Dana Hirsch, investigadora del CONICET y especialista en Ciencias de la Educación, otras aristas del tema vinculadas a las necesidades del capital y la fragmentación de la fuerza laboral.

-¿Cuál es la diferencia del Operativo Aprender 2016 con otras formas de evaluación del desempeño educativo que se aplicaron en otros momentos?

-Es una prueba de calidad educativa nacional que se diferencia de las que se vienen haciendo a partir de los 90 y de todo el kirchnerismo. En realidad hay muy pocos cambios. En principio es censal. La Operativo Nacional de Evaluación (ONE) que era la prueba anterior, que se instaló en los 90, era muestral -mitad de cada uno de los niveles- y censal -en el último año del primario y en el último año de secundario-.

Se propone tener un poco más de extensión, ser anual (la ONE había empezado así y despues dejó de serlo). Y plantea algunas cosas más: que los resultados estén disponibles antes, que haya más publicidad, etc. También los resultados van a ser municipales, a diferencia de lo anterior, que no tenía tanta desagregación. Se consulta sobre las cuatro áreas de aprendizaje: igual que antes.

Es una continuidad en términos de la evaluación de la calidad de los aprendizajes nacionales tal como se viene haciendo. Esto es una tendencia no a nivel país solamente sino que también pasa a nivel internacional, se impulsa desde organismos internacionales para que se replique en la mayor cantidad de países posibles. Lo que se publican son dos tipo de pruebas: la nacional y la internacional que acá la que se viene haciendo es PISA.

Lo que sí asegura el macrismo es que esto es un paso en una cultura de la evaluación que se extendería a la evaluación docente que es algo que el kirchnerismo no venía planteando. Pero en términos generales es una continuidad.

-¿Qué expresa?

-Para mi este tipo de pruebas que se vienen dando desde la década del 60, pero se vienen profundizando en los últimos años, demuestran la necesidad del capital en su conjunto, que necesita cada vez más tener información precisa sobre qué tipo de forma de trabajo se está formando en cada espacio nacional y en cada región. Esto se viene acompañado en un proceso de diferenciación educativa muy grande, que tiene lugar de la década del 70 en adelante. Es decir, antes en la década del 40, 50, principios de los 60, la educación de la clase trabajadora tenia relativa indiferenciación, los sistemas de educación estaban mucho más extendidos y la educación, si bien nunca es homogénea en el capitalismo, sí tendía a ser relativamente universal. Era más homogénea.

Después de la década del 70, con muchos cambios en los procesos de trabajo, que implican que, a medida que se va objetivando el trabajo humano en sistemas de producción más complejos, hay una porción de la clase trabajadora que cada vez tiene que educarse más y otra parte que tiene que educarse con menos conocimientos para hacer trabajos más simplificados.

Pero no es una tendencia unidireccional a la degradación sino a la fragmentación: una parte se califica mucho en sus atributos y otra parte se descalifica, al punto que ya no puede vender su trabajo. Esto se agudiza a partir de la década del 70 y se van generando otros procesos de diferenciación: entre países, que se especializan en fuerza de trabajo con calificación más compleja y países que menos, pero también al interior de los países. Los cambios en los procesos de trabajo implican que por las telecomunicaciones, etc., los capitales individuales se mueven y pueden mover su produccion de un país al otro, y van buscando nichos para extender fuerza de trabajo más o menos formada, con atributos complejos según necesitan.

-¿Estas pruebas mapearían esa heterogeneidad para maximizar en las necesidades del capital, la efectividad de esa formación diferenciada?

-Exacto. Tener información precisa para identificar donde están estos nichos de población.

Esto va de la mano con la formación nacional e internacional. Mismos los Estados nacionales como representantes de la acumulación de ese espacio nacional concreto también necesitan información para operar. Es una información que te permite distribuir recursos. En Argentina no es casual que las primeras pruebas nacionales, y el programa nacional de evaluación se hayan instalado en la década del 2003 al mismo tiempo que se implementa la descentralización educativa, que fue un proceso que nadie te va a negar que lo que generó fue una diferenciación atroz entre provincias y al interior de las provincias.

El mismo Estado nacional lo que hace es cambiar cómo asigna los recursos para utilizar la diferenciación educativa y, al mismo tiempo, instala un sistema de evaluación de calidad para tener información para entender cómo se está haciendo esto.

-En principio no estarías en desacuerdo que se evalúe la calidad educativa diferenciadamente como se hizo en las ultimas décadas sino que los problemas se vinculan con qué van a hacer con eso?

-Exacto. Para mi es un problema que tenemos como clase trabajadora. Yo estoy en desacuerdo con las consignas y con la forma en que analizan los sindicatos docentes las políticas en general. No estoy de acuerdo en quedarse con la cuestión metodológica. Lo que sabemos es que esas pruebas van a dar mal porque sabemos en que contexto están los pibes. Pero cuestionar la existencia de pruebas no te lleva a ningún lado, y además la información no es errónea, no está mal. El punto es entender qué expresa. Y en todo caso tenemos un problema más grande, más que un problema educativo o de condiciones laborales de los docentes. Tenemos un problema de fragmentación de la formación de la fuerza de trabajo.

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Nacionales