Notas

Gurisa (o el don de la palabra)

Gurisa (o el don de la palabra)
octubre 24
11:46 2016

Generalmente cuando se escribe una reseña de teatro es como obligado nombrar los diferentes rubros (escenografía, iluminación, vestuario, música y coreografía – si la hubiera-).  Anoche, luego de disfrutar enormemente de Gurisa (autoría y dirección de Toto Castiñeiras), uno de sus actores me dijo que era bien fácil de moverla (a festivales y/o funciones en otros teatros) “porque tenemos cuatro tachos”. Me hizo recordar hace varios años cuando un actor transformista me comentó (en relación a otro que lucía lujoso vestuario y pedrería variada) que “el strass se pone verde el talento no”.

Es desde acá que quiero escribir esta reseña.

Ya de por sí el Portón de Sánchez me parece una de las salas más cómodas para ver teatro independiente, esa gran caja negra que tanto aportó a La idea fija de Pablo Rotemberg, o a Los cuerpos de Ramiro Cortez y Federico Fontán, o a En la huerta de Mariana Chaud, por nombrar tres de las buenas obras que pasan por su cartelera.

Pero claro, a ese espacio hay que darle contenido. Y ahí entra la magia del teatro, o no.

Gurisa te atrapa desde el minuto cero. Dos actores al borde del escenario se iluminan y cuchichean algo. Llevan unas polleras largas, armadas con trapos que parecen sucios (¿lo estarán de verdad?).

Al fondo otros cuatro actores esperan su turno.

De repente los seis actores son mujeres encerradas en más de un conflicto. Están las indias y las criadas con su pobreza, y están las ricas herederas y su abolengo. Todas casi enterradas en el medio de la nada de algún lugar de la Pampa llana (o quiero imaginar eso).

Se siente el encierro, el entierro y esgurisa3a claustrofóbica idea de que no sabemos dónde iremos a parar pero vamos tan felices como inquietados.

La imaginación es algo que también provoca Gurisa.

A mí me dio por ponerle cara a algunas de ellas (ellos). Vi a Alba Mujica y a Graciela Borges. Vi a Batato y a Federico Peralta Ramos. Vi a Tato Bores y a Egle Martin. Vi a Nelly Lainez y a Fidel Pintos.

Y escuché todas sus voces.

Ah, pero no. No es para reírse.

O sí, pero no tanto.

Es que Castiñeiras arma una puesta (su propuesta) donde no necesita más que sólidos y excelentes actores, un texto increíble, y “cuatro tachos”, (en el gran Otelo de Martín Flores Cárdenas en el teatro Regio se luce como actor junto a otros sólidos y excelente actores y otro texto increíble). Nada es casual cuando detrás hay talento.

En Gurisa el grupo de actores está perfectamente ensamblado y en constante apoyo -se sostienen, se aman, se agreden, se mienten, se matan- exponiendo el cuerpo, la voz y la energía en esa hora y pico de teatro del bueno donde Francisco Bertín (la Humita), Marcelo Estebecorena (la Rosa y Mamucha), Nicolás Deppetre (la Marica), Pablo Palavecino (Mary), Juan Azar (el Chancho), y Fred Raposo (el indio y Casimira), nos arrastran de los pelos dentro de una historia de dolores, soledades, amor, sexo, choclos, mazorcas y flechas. Donde la ironía se extiende con elegancia (y es muy de agradecer) sin necesidad de aflautar voces o contornear las caderas (recurso heredado de Huguito Araña y del que alguna vanguardia tan propia no puede correrse).

Acá la Marica y sus cosas se dice con voz de payada, la calentura de la Humita pide -exige- flecha y choclo, la Mamucha y la Mary nos escupen su frustración -literalmente-,  y hasta el Chancho y el Indio (los chongos) se hacen un tiempo para el desplume “mujeril”.

Bertín podríamos decir que es quien relata. Pero tampoco es así.

Castiñeiras nos engaña de nuevo -y se lo agradecemos nuevamente- dando polifonía a las demás personajas. Así la Marica -la doliente y confusa heredera de nada- va pidiendo que no la quiera el Chancho, que ¿para qué?, o la Mary viene a rostrearnos una hidalguía que perdió a base de gin tonic y whisky allá lejos en Londres donde no quedo nada, o la Rosa envidiosa, que se va encerrando en su propia maldad para devenir en bicha y morirse con su propio veneno. Sola y en la nada.

Todo y nada. Infierno y dulzura. Pasión, mentiras, apariencias. Mucho dolor, eso sí.

O algo así es lo que me imaginé.

Confieso que mi ojo marolo estaba alerta en esos cuerpos sudados y a medio vestir. No fue nada frustrante olvidarme del bíceps para escuchar la historia. Algo así como te cambio el contenido pero a la inversa. Te vuelo la cabeza y tus preconceptos. Te sorprendo, puto.

Y eso en teatro -nuevamente me reitero- es de agradecer.

Gustavo Pecoraro – @gustavopecoraro

Fotos: Lucas Schlott

 

Ficha técnico artística
Autoría: Toto Castiñeiras
Actúan: Juan Azar, Francisco Bertín, Nicolás Deppetre, Marcelo Estebecorena, Pablo Palavecino, Fred Raposo
Vestuario: Daniela Taiana
Iluminación: Valeria Junquera, Omar Possemato
Música original: Javier Estrin
Diseño: Leandro Chiappa
Fotografía: Lucas Schlott
Asistencia técnica: Enzo Bonardi
Asistencia de dirección: Maqui Figueroa
Prensa: Debora Lachter
Producción ejecutiva: Valeria Casielles, Karmen López Franco
Coreografía: Valeria Narvaez
Dirección: Toto Castiñeiras
Duración: 60 minutos

EL PORTON DE SANCHEZ
Sánchez de Bustamante 1034 – Capital Federal
Reservas: 4863-2848
Web: http://www.elportondesanchez.com.ar/
Entrada: $ 180,00 / $ 120,00 – Viernes – 23:00 hs
Entrada: $ 180,00 / $ 120,00 – Sábado – 21:00 hs

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Teatro

  • No me vuelvas a hablar de amorNo me vuelvas a hablar de amor: el cinismo como amenaza del sentimiento

    ¿Qué pasa cuándo el amor es muy parecido al odio? ¿Es su contracara perfecta o hay matices casi invisibles que involucran otras cuestiones? No me vuelvas a hablar de amor es una obra que parece tambalear en el canto de una moneda en que las dos caras terminan por fundirse en una sola. Y esa fundición no es nunca clara ni precisa.

  • La Intemperie de las cosasLa intemperie de las cosas: la existencia como un ahogo resplandeciente

    ¿Quién decide cuándo hablar y cuándo callar? ¿En qué momento la rutina se convierte en un pantano distante de nosotros mismos? Preguntas que sirven de disparadores para "La Intemperie de Las Cosas", una obra de teatro físico, compleja, que requiere una atención particular por parte del espectador acostumbrado al teatro clásico.

  • Refugio-InvisiblesEl Refugio de los Invisibles: parir la libertad

    La obra de Catalina Briski propone quitarse las máscaras de la comodidad. Los invisibles son aquellos que la sociedad elige no ver. Una construcción que surge de negar la mirada que en el fondo es lo mismo que negar su existencia.

  • LápicesLa Noche de los Lápices versión ópera rock

    "Lápices: un musical con memoria" es una ópera rock basada en lo ocurrido en La Noche de los Lápices en la que estudiantes secundarios fueron secuestrados y desaparecidos durante la última dictadura militar. Paula Grosse, una de sus autoras y directoras, dialogó con Notas.

  • Les LuthiersMedio siglo de Les Luthiers

    El 4 de septiembre de 1967 nació formalmente el grupo humorístico Les Luthiers. Si bien sus integrantes ya realizaban espectáculos juntos, no fue hasta esa fecha que adoptaron el nombre con el cual se harían famosos en Argentina y el mundo.

  • Citlalí"Para hacer teatro musical es más valiosa la creatividad que lo económico"

    Entrevista con Mariano Cejas, escritor y director de Citlalí, un musical del teatro independiente porteño que sitúa reflexiones sobre el poder, los liderazgos y el rol de la mujer en una comunidad originaria.