Notas

Gurisa (o el don de la palabra)

Gurisa (o el don de la palabra)
octubre 24
11:46 2016

Generalmente cuando se escribe una reseña de teatro es como obligado nombrar los diferentes rubros (escenografía, iluminación, vestuario, música y coreografía – si la hubiera-).  Anoche, luego de disfrutar enormemente de Gurisa (autoría y dirección de Toto Castiñeiras), uno de sus actores me dijo que era bien fácil de moverla (a festivales y/o funciones en otros teatros) “porque tenemos cuatro tachos”. Me hizo recordar hace varios años cuando un actor transformista me comentó (en relación a otro que lucía lujoso vestuario y pedrería variada) que “el strass se pone verde el talento no”.

Es desde acá que quiero escribir esta reseña.

Ya de por sí el Portón de Sánchez me parece una de las salas más cómodas para ver teatro independiente, esa gran caja negra que tanto aportó a La idea fija de Pablo Rotemberg, o a Los cuerpos de Ramiro Cortez y Federico Fontán, o a En la huerta de Mariana Chaud, por nombrar tres de las buenas obras que pasan por su cartelera.

Pero claro, a ese espacio hay que darle contenido. Y ahí entra la magia del teatro, o no.

Gurisa te atrapa desde el minuto cero. Dos actores al borde del escenario se iluminan y cuchichean algo. Llevan unas polleras largas, armadas con trapos que parecen sucios (¿lo estarán de verdad?).

Al fondo otros cuatro actores esperan su turno.

De repente los seis actores son mujeres encerradas en más de un conflicto. Están las indias y las criadas con su pobreza, y están las ricas herederas y su abolengo. Todas casi enterradas en el medio de la nada de algún lugar de la Pampa llana (o quiero imaginar eso).

Se siente el encierro, el entierro y esgurisa3a claustrofóbica idea de que no sabemos dónde iremos a parar pero vamos tan felices como inquietados.

La imaginación es algo que también provoca Gurisa.

A mí me dio por ponerle cara a algunas de ellas (ellos). Vi a Alba Mujica y a Graciela Borges. Vi a Batato y a Federico Peralta Ramos. Vi a Tato Bores y a Egle Martin. Vi a Nelly Lainez y a Fidel Pintos.

Y escuché todas sus voces.

Ah, pero no. No es para reírse.

O sí, pero no tanto.

Es que Castiñeiras arma una puesta (su propuesta) donde no necesita más que sólidos y excelentes actores, un texto increíble, y “cuatro tachos”, (en el gran Otelo de Martín Flores Cárdenas en el teatro Regio se luce como actor junto a otros sólidos y excelente actores y otro texto increíble). Nada es casual cuando detrás hay talento.

En Gurisa el grupo de actores está perfectamente ensamblado y en constante apoyo -se sostienen, se aman, se agreden, se mienten, se matan- exponiendo el cuerpo, la voz y la energía en esa hora y pico de teatro del bueno donde Francisco Bertín (la Humita), Marcelo Estebecorena (la Rosa y Mamucha), Nicolás Deppetre (la Marica), Pablo Palavecino (Mary), Juan Azar (el Chancho), y Fred Raposo (el indio y Casimira), nos arrastran de los pelos dentro de una historia de dolores, soledades, amor, sexo, choclos, mazorcas y flechas. Donde la ironía se extiende con elegancia (y es muy de agradecer) sin necesidad de aflautar voces o contornear las caderas (recurso heredado de Huguito Araña y del que alguna vanguardia tan propia no puede correrse).

Acá la Marica y sus cosas se dice con voz de payada, la calentura de la Humita pide -exige- flecha y choclo, la Mamucha y la Mary nos escupen su frustración -literalmente-,  y hasta el Chancho y el Indio (los chongos) se hacen un tiempo para el desplume “mujeril”.

Bertín podríamos decir que es quien relata. Pero tampoco es así.

Castiñeiras nos engaña de nuevo -y se lo agradecemos nuevamente- dando polifonía a las demás personajas. Así la Marica -la doliente y confusa heredera de nada- va pidiendo que no la quiera el Chancho, que ¿para qué?, o la Mary viene a rostrearnos una hidalguía que perdió a base de gin tonic y whisky allá lejos en Londres donde no quedo nada, o la Rosa envidiosa, que se va encerrando en su propia maldad para devenir en bicha y morirse con su propio veneno. Sola y en la nada.

Todo y nada. Infierno y dulzura. Pasión, mentiras, apariencias. Mucho dolor, eso sí.

O algo así es lo que me imaginé.

Confieso que mi ojo marolo estaba alerta en esos cuerpos sudados y a medio vestir. No fue nada frustrante olvidarme del bíceps para escuchar la historia. Algo así como te cambio el contenido pero a la inversa. Te vuelo la cabeza y tus preconceptos. Te sorprendo, puto.

Y eso en teatro -nuevamente me reitero- es de agradecer.

Gustavo Pecoraro – @gustavopecoraro

Fotos: Lucas Schlott

 

Ficha técnico artística
Autoría: Toto Castiñeiras
Actúan: Juan Azar, Francisco Bertín, Nicolás Deppetre, Marcelo Estebecorena, Pablo Palavecino, Fred Raposo
Vestuario: Daniela Taiana
Iluminación: Valeria Junquera, Omar Possemato
Música original: Javier Estrin
Diseño: Leandro Chiappa
Fotografía: Lucas Schlott
Asistencia técnica: Enzo Bonardi
Asistencia de dirección: Maqui Figueroa
Prensa: Debora Lachter
Producción ejecutiva: Valeria Casielles, Karmen López Franco
Coreografía: Valeria Narvaez
Dirección: Toto Castiñeiras
Duración: 60 minutos

EL PORTON DE SANCHEZ
Sánchez de Bustamante 1034 – Capital Federal
Reservas: 4863-2848
Web: http://www.elportondesanchez.com.ar/
Entrada: $ 180,00 / $ 120,00 – Viernes – 23:00 hs
Entrada: $ 180,00 / $ 120,00 – Sábado – 21:00 hs

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Análisis

  • macri-champagneLo lindo de dar buenas noticias

    Por Federico Dalponte. Cada tanto un gobierno descubre que conviene dar buenas noticias. No la cura del cáncer, pero algo, alguito. Alcanza a veces con una extensión de derechos, con un programa novedoso, con un hecho revulsivo. Algo que construya sentido histórico.

  • Carrio-MacriUna alianza atada con alambre

    Por Federico Dalponte. La diputada hizo inquietar a Cambiemos tras un altercado con Germán Garavano y otro con el titular de la AFIP. Las contradicciones dentro de la alianza no son nuevas, pero alientan fantasmas en plena crisis.

  • macriDespués de Macri, más que una pesada herencia

    Por Federico Dalponte. La enésima receta económica pretende durar hasta bien entrado el próximo año. Será la última apuesta oficial para llegar con aire a las elecciones. Eso sí: la hipoteca empieza recién en 2020.

  • pichetto-massaCamino a 2019: el peronismo que se define por la negativa

    Por Federico Dalponte. La «ancha avenida del medio» hoy se parece más al desfiladero de las Termópilas. Una suma de individuos de limitado peso electoral definidos por el rechazo a las dos principales fuerzas del país. De esta manera el armado del peronismo no-kirchnerista dio su paso inicial y espera que las encuestas le den una alegría antes del lanzamiento oficial previsto para noviembre.

  • Macri-pobrezaContar pobres pero discutir el modelo

    Por Federico Dalponte. Hay más pobres que antes en la Argentina. Y discutimos los números. Una décima más para acá, unos millones más para allá. Para empezar, el propio presidente pidió ser evaluado a partir de aquel 32,2% del segundo trimestre de 2016. Una centésima menos será –al parecer– la pauta objetiva del éxito.

  • macri-en-la-onuEl mundo según Macri

    Por Federico Dalponte. A la par de las negociaciones con el FMI, el presidente habló ante la ONU sobre su pretendida “integración inteligente al mundo”. Pero su discurso, tanto como la tutela omnisciente de Lagarde, evidencian la fragilidad de un proyecto económico en crisis.