Notas

La Iglesia publicará los archivos de la dictadura

La Iglesia publicará los archivos de la dictadura
octubre 25
15:15 2016

El anuncio estuvo a cargo de Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires, José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe y Carlos Malfa, obispo de Chascomús, en nombre de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) y responde a una encomienda del Papa Francisco. “No le tenemos miedo a los archivos”, dijo Poli.

El pasado 24 de abril el Papa Francisco le había dicho a la titular de Abuelas de Plaza de Mayo Estela de Carlotto que podían contar con él para abrir los archivos eclesiásticos de la última dictadura militar y colaborar en la búsqueda de los nietos de desaparecidos y desaparecidas que aún no conocen su identidad. Aunque desde 2012 venían trabajando en ello, seis meses después del pedido desde El Vaticano, los jerarcas de la Iglesia Católica Argentina anunciaron la conclusión del proceso de clasificación y digitalización de los documentos.

A los mismos, según sostuvieron al leer un comunicado en la mañana del martes, tendrán acceso “las víctimas y familiares directos de los desaparecidos y detenidos y, en el caso de religiosos o eclesiásticos, también sus superiores mayores”. El protocolo para poder indagar en los materiales será determinado en los próximos días.

Malfa argumentó que “el acceso será por expresa solicitud de las víctimas y los familiares de las víctimas”, e indicó que la restricción se debe a que se trata de material sensible”. “Hemos privilegiado la relación entre la documentación que se dispone, el material de archivo, con las víctimas, con un sentido de reparación. Esto tiene un alto sentido de reparación, para la búsqueda de su verdad y de su historia, además de la historia nacional”, agregó.

“La Iglesia no le tiene miedo” al contenido de los archivos, dijo Poli, “siempre la verdad ilumina, aunque duela”. El titular de la CEA también afirmó que no hubo “ocultamiento ni selección de materiales”.

El material de pronta difusión incluye los documentos conservados en los archivos del Episcopado argentino, en la Secretaría de Estado de la Santa Sede y en la Nunciatura Apostólica en Buenos Aires. Se trata centralmente de cartas de familiares pidiendo ayuda para ubicar el paradero de sus hijos y las eventuales respuestas que dio la Iglesia. Arancedo aclaró que buena parte de la información ya se encuentra en manos de organismos de derechos humanos y otras instituciones, al ser solicitada para juicios por delitos de lesa humanidad.

“La Iglesia hizo lo que tenía que hacer”, sostuvo Poli ante la pregunta acerca de los elementos que podrían descubrirse sobre el rol del Episcopado durante la dictadura. “No está ausente el mea culpa y el pedido de perdón por lo que no se hizo”, agregó el prelado.

Vale recordar que la Iglesia argentina se pronunció públicamente por primera vez respecto a los hechos de la última dictadura en 2000, cuando pidió perdón “por los silencios responsables y por la participación efectiva de muchos de sus hijos en tanto desencuentro político, en el atropello a las libertades, en la tortura y la delación, en la persecución política y la intransigencia ideológica, en las luchas y las guerras, y la muerte absurda que ensangrentaron nuestro país”.

 

“La verdad y la justicia son un camino a la reconciliación”, dijo Arancedo. Para el arzobispo de Santa Fe, la Iglesia pudo haber hecho más pero que tuvo “estrecho margen; se habían suspendido las garantías constitucionales”. “Pero no es que no haya hecho nada. La Iglesia va a aparecer con más luces que sombras”, concluyó.

Foto: La Nación

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Teatro

  • FrentaFrenta: el dolor en clave de resurrección

    Más allá de su connotación religiosa, el término resurrección -derivado del latín resurgo (levantarse, alzarse)- puede entenderse como una nueva oportunidad. Algo similar ocurre en Frenta, el unipersonal de danza y actuación de Belén Coluccio que puede verse todos los jueves a las 21 hs. en el CC Rojas.

  • Lorca en las trincheras de MadridUna trinchera para Lorca en el barrio de La Boca

    Una excelente puesta en escena, una musicalización en vivo impecable y sin fisuras, un trabajo prolijo, serio y coordinado entre actores, actrices y títeres, y la épica de una de las luchas más tristemente dulces de nuestra historia. Lorca en las trincheras de Madrid, la obra de teatro del Grupo Catalinas Sur, tiene todo eso y un poco más.

  • No me vuelvas a hablar de amorNo me vuelvas a hablar de amor: el cinismo como amenaza del sentimiento

    ¿Qué pasa cuándo el amor es muy parecido al odio? ¿Es su contracara perfecta o hay matices casi invisibles que involucran otras cuestiones? No me vuelvas a hablar de amor es una obra que parece tambalear en el canto de una moneda en que las dos caras terminan por fundirse en una sola. Y esa fundición no es nunca clara ni precisa.

  • La Intemperie de las cosasLa intemperie de las cosas: la existencia como un ahogo resplandeciente

    ¿Quién decide cuándo hablar y cuándo callar? ¿En qué momento la rutina se convierte en un pantano distante de nosotros mismos? Preguntas que sirven de disparadores para "La Intemperie de Las Cosas", una obra de teatro físico, compleja, que requiere una atención particular por parte del espectador acostumbrado al teatro clásico.

  • Refugio-InvisiblesEl Refugio de los Invisibles: parir la libertad

    La obra de Catalina Briski propone quitarse las máscaras de la comodidad. Los invisibles son aquellos que la sociedad elige no ver. Una construcción que surge de negar la mirada que en el fondo es lo mismo que negar su existencia.

  • LápicesLa Noche de los Lápices versión ópera rock

    "Lápices: un musical con memoria" es una ópera rock basada en lo ocurrido en La Noche de los Lápices en la que estudiantes secundarios fueron secuestrados y desaparecidos durante la última dictadura militar. Paula Grosse, una de sus autoras y directoras, dialogó con Notas.