Notas

Ley de Migraciones: “La normativa actual es una de las más avanzadas del mundo”

Ley de Migraciones: “La normativa actual es una de las más avanzadas del mundo”
enero 25
20:30 2017

Hugo Bellón, secretario de la Junta Interna de ATE en la Dirección Nacional de Migraciones, fue entrevistado en el programa “Con el pie izquierdo” (Radio Sur 88.3) sobre las reformas migratorias a las que hizo alusión el presidente Mauricio Macri y que se prevé salga por decreto en lo inmediato.

- ¿Cómo afecta la nueva legislación a los trabajadores de Migraciones?

– Hasta ahora no ha habido ningún cambio. Inclusive los funcionarios están desmintiendo lo que sale en los medios. A nosotros lo que más nos preocupa es que hay un boom en los medios del tema inseguridad y se lo relaciona directamente con los migrantes y con los menores. Nos parece que en realidad es una distracción de los grandes grupos mediáticos para no tratar en serio el tema de la inseguridad al relacionarlo con esas dos franjas, cuando las estadísticas demuestran que ni los migrantes ni los menores son el mayor porcentaje de personas condenadas por delitos. El problema de la inseguridad viene de otro lado, y apuntar todos los cañones contra estos sectores es mentirle a toda la población.

- Clarín anticipó que Macri va a firmar un decreto para crear la Dirección Nacional de Fronteras. Esto no sucedió pero el mismo Macri dijo que un migrante que tenga antecedentes no va a poder ingresar al país. ¿Cómo funciona el sistema de ingreso de personas al país?

– Acá hay algo mal, no sé si es por desconocimiento o porque piensan aplicar algo que pareciera ser inaplicable. Cuando ingresa una persona al país no podemos verificar si tiene antecedentes en su país de origen, el sistema nos permite saber si tiene pedidos de captura, un documento apócrifo y si está solicitado por Interpol o por las autoridades de su país. Si esa persona tiene antecedentes en su país, tuvo una pena y la cumplió, en Argentina no nos vamos a enterar cuando ingresan.

Sí lo podemos saber al hacer la radicación, cuando se quiere quedar en el país. Ahí se pide una serie de trámites a su país de origen donde podemos enterarnos si tuvo antecedentes penales. Para ello debería haber un sistema donde se carguen todos los sistemas de antecedentes de todos los países, y eso ahora es imposible en la situación de Argentina.

Para que eso pase tienen que haber muchos convenios, que yo creo que eso se está intentando desde las autoridades de Migraciones por lo que uno habla y conoce del tema. Por ahora no hablaron de países limítrofes, sino de otros países. Pero todavía no hay ningún tipo de convenio firmado.

Otra cosa en la que quería hacer hincapié es que con la ley actual (Ley de Migraciones 25.871), cuando una persona pide la radicación, nosotros tenemos acceso a los antecedentes penales. Si una persona tuvo una condena que superó los tres años estamos facultados para denegarle la residencia y expulsarlo del país. Por lo tanto, no hay necesidad de cambiar la ley porque ya prevé todo este tipo de casos.

- ¿Cuáles son las restricciones con al actual ley para una persona que quiere acceder al país?

– En primer lugar, depende de su nacionalidad si necesita visa o no. La persona debe declarar a dónde va a estar, cuánto tiempo se va a quedar y siempre se les da 90 días para hacer turismo por la República Argentina. Algunos lo utilizan bien y otros lo utilizan mal porque ingresan como turistas y después se quedan. Pueden haber casos puntuales, de acuerdo a la nacionalidad y avisos temporales que pueden existir, donde se les puede hacer un interrogatorio o se demora más en la recolección de datos antes de que ingrese.

- ¿Qué pasa si se encuentran con alguien que no cumple con los requisitos o no tiene los papeles para ingresar al país?

– Lo más importante, más allá del control de las fronteras, es el control de permanencia en la República Argentina. Eso es algo que nosotros planteamos cuando ingresó esta gestión. Porque nosotros tenemos una frontera que es amplísima y podemos tener un control migratorio en los pasos. Pero hay también pasos por los que es muy fácil entrar que hay que controlar con las fuerzas de seguridad y es muy difícil de hacer. Por lo que hay que tener un control adentro, donde se pueda verificar que las personas que están en la Argentina tengan sus papeles en regla. Eso se hace mediante operativos de control de permanencia en empresas, hoteles, comercios. Se hace un control de papeles de los extranjeros y en el caso de que surjan irregularidades, se trata de normalizar la situación.

- La Ley 25.871 mantiene acuerdos con el Ministerio de Educación y con el de Salud que, a pesar de que una persona tenga irregularidad migratoria no se le puede negar el ingreso como alumno y no se le puede negar el derecho a la salud. ¿Las autoridades deben brindar orientación sobre los trámites que debería realizar?

– En mi opinión personal, la ley migratoria argentina es una de las más avanzadas del mundo, tiene un contenido social importante y eso que marcás es real. Durante todos estos años no se le negó el acceso al estudio a todos los chicos extranjeros que están en la Argentina. Pero al momento de hacer los títulos tienen que tener el Documento Nacional de Identidad.

Creo que el carácter progresivo de la ley es lo que puede molestar a determinados medios, porque escuchamos por todos lados “está mal que los extranjeros tengan los mismos derechos que los argentinos”. Pero si les molesta tanto, deberían cambiar la Constitución.

- ¿Cómo ves la continuidad de estas reglamentaciones en este contexto?

– Nosotros estamos esperando a que haya algo firmado, porque lo que hay hasta ahora es sólo lo que dicen los medios.

Lo que sí nos interesa es que hay que mejorar las condiciones en las que trabajan nuestros compañeros, y esto lo venimos planteando desde el gobierno anterior. Están trabajando en lugares totalmente inhóspitos, o donde hay tránsito masivo, o donde les hace falta seguridad. Hay que mejorar la forma en la que reciben el salario porque hoy están cobrando la mitad de salario sin aportes y cuando se enferman, lo dejan de percibir. También hay que aumentar la cantidad de personal en frontera, porque hoy tienen horarios interminables con turnos de 12 a 16 horas.

Todo esto también hace a un efectivo control y tiene que modificarse, porque después cuando se comete un error sólo cae en las espaldas del laburante. Y nosotros tenemos un trabajo de gran responsabilidad donde un error puede llevar a problemas importantes. Para eso tenemos que estar atentos, necesitamos condiciones de trabajo dignas, teniendo en cuenta que trabajamos en puestos de frontera.

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Nacionales