Notas

¿La ley migratoria boliviana es igual a la argentina, como dice Patricia Bullrich?

¿La ley migratoria boliviana es igual a la argentina, como dice Patricia Bullrich?
febrero 07
23:14 2017

“La ley”, dijo Patricia Bullrich en alusión al decreto de necesidad y urgencia, “es la misma que tiene Bolivia, exactamente igual”.

Pero no. Definitivamente no. No hay dos leyes iguales en el mundo. Las hay parecidas, adaptadas, inspiradas, pero nunca iguales. Ni siquiera los tratados internacionales -tan multilaterales- se aplican de igual forma de país a país.

Bullrich insiste sin embargo en lo contrario. La licenciada en Humanidades y ministra de Seguridad comparó, con escaso rigor técnico, dos leyes migratorias y arguyó una semejanza absurda. Igualó a quien evade una orden de captura con aquel que ni siquiera transitó un juicio de primera instancia en su contra.

Todo en el marco de una estigmatización flagrante y una disputa contra el gobierno boliviano. “Patricia Bullrich le contestó a Evo Morales”, fue el titular de los principales medios, incluida la agencia estatal Télam.

Su cosmovisión de la igualdad se reduce, según sus declaraciones, a que la Argentina y Bolivia impiden actualmente el ingreso a “las personas que tienen antecedentes o cometieron delitos”.

Tener antecedentes y cometer delitos, dos conceptos con múltiples aristas; ninguna de ellas conocidas por Bullrich. Hasta podría argumentarse que en algún sentido son lo mismo: si el que cometió delitos fue condenado, tiene antecedentes. Y nada más.

Cualquier otra acepción sobre el vocablo «antecedente» es violatoria del principio de inocencia. Pero ése es justamente el problema argentino. Y no es nuevo. “Entiéndase por antecedentes -dice la norma vigente- a todo auto de procesamiento firme, cierre de la investigación preparatoria o acto procesal equiparable”.

Lo que equivale a decir que para nuestra ley migratoria todos los procesados tienen antecedentes penales, igualando al que fue condenado en juicio con aquel del que apenas se tiene una sospecha.

Por eso la norma, en su concepción originaria, reducía la lista a causales graves: se podía impedir el ingreso o permanencia cuando el procesamiento fuese por delitos como tráfico de armas, personas, estupefacientes, lavado de dinero, actividades terroristas, falsificación de documentos, proxenetismo, o delitos con pena privativa de libertad de tres años o más.

Hoy, Macri mediante, la amplitud es enorme y la combinación, peligrosa: cualquier procesado aquí o en el extranjero por “delitos que merezcan según las leyes argentinas penas privativas de libertad” -sin más- puede ser objeto de restricción o deportación. Esto significa casi la totalidad del Código Penal.

A diferencia de ello, además de no ser xenófobo, el régimen boliviano tiene mayor lógica en términos jurídicos. El artículo 26 de la ley de migración prohíbe el ingreso al territorio consignando sólo la condena como determinante -no el procesamiento, como en Argentina-. Y las referencias por fuera de ello son excepciones harto razonables: cuando se trate de reincidentes en el extranjero, cuando exista una orden de captura, o cuando la persona esté en los registros de la policía internacional.

No es igual. Nunca es igual. No hay un componente potencialmente persecutorio en la norma boliviana. Ni tampoco, va de suyo, un discurso que fomente la estigmatización de los extranjeros.

Cualquier comparación así dada es arbitraria. No es lo mismo prohibir la permanencia sólo a los procesados por delitos graves, como disponía la vieja ley, que incluir también a los procesados por cortar una calle, como establece el nuevo decreto. Y tampoco es lo mismo impedir el ingreso de quien tiene una orden de captura que de aquel que, aun procesado, se somete voluntariamente a la Justicia.

En cualquier caso, resta recordar que las estadísticas difundidas por el ministerio a cargo de Patricia Bullrich fueron falsas. Los argumentos, se sabe, también. Lo que queda en el medio es ese aire a xenofobia que no distingue leyes ni límites.

Federico Dalponte – @fdalponte

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Géneros

  • sylvia-rivera-stonewallLa historia de Sylvia Rivera, la activista trans que protagonizó la revuelta de Stonewall

    El 19 de febrero del 2002 murió, a causa de un cáncer de hígado, la activista trans Sylvia Rivera. Ella fue uno de los pilares principales para las revueltas ocurridas en el bar Stonewall en Nueva York en 1969, que lograron un cambio rotundo en el colectivo LGBT y es por esa noche de revolución queer que se celebra el día del orgullo a nivel mundial.

  • emergenciaUna emergencia invisible: otra mujer fue asesinada por su pareja en Quilmes

    Tras siete días de internación y pronósticos “alentadores” falleció la mujer que fue quemada viva por su marido en la localidad de Quilmes, donde el Concejo Deliberante había declarado la Emergencia en Violencia de Género.

  • Aborto Legal Congreso19F: un nuevo pañuelazo federal por el aborto legal

    Este martes 19 a las 19 horas se realizará en las inmediaciones del Congreso de la Nación un nuevo pañuelazo para exigir la legalización del aborto voluntario, así como la plena implementación de la Ley de Educación Sexual Integral y la aplicación del aborto no punible.

  • mujer-policiaMujeres policías se organizan para reclamar por sus derechos

    Mujeres de la fuerza de seguridad se organizaron para presentarle a la ministra Patricia Bullrich un documento que solicita que no las envíen a las marchas y movilizaciones por los derechos de las mujeres.

  • salta-abortoUna nena de 15 murió tras practicarse un aborto clandestino en Salta

    Una joven de 15 años murió en Salta tras intentar practicarse un aborto de forma clandestina. Según declararon los médicos, la adolescente embarazada de tres meses ingirió una tableta de Bayaspirina con limonada, creyendo que esto induciría el aborto, lo que le provocó la muerte.

  • Notas-Orgullo-514 de febrero: amor feminista para todo el mundo

    Por Diana Broggi. Los 14 de febrero suelen ser una fecha un tanto bizarra. Año a año se reeditan de forma sistemática los mensajes y la estética vinculados al amor romántico. Esto se repite a su vez en un contexto donde la sospecha sobre la forma real del amor, apuntala el debate en torno a las formas tradicionales o hegemónicas de concebirlo.