Nacionales

20 febrero, 2017

Especialistas opinan sobre el fallo que limitó el poder de la Corte Interamericana

Raúl Zaffaroni, Alejandra Gils Carbó, Roberto Gargarella y Andrés Gil Domínguez fueron algunos de los que se expresaron sobre la nueva postura sentada por la Corte argentina. De fondo, la responsabilidad internacional y los derechos humanos en juego.

En un tema complejo, el fallo sin embargo es simple: la Corte Suprema argentina dice que la Corte Interamericana no puede revocar sus sentencias. Lo sopesa, lo evalúa y lo argumenta. Aunque no por ello la solución conforma a todos.

Desde que se conoció lo resuelto por el máximo tribunal local, en un voto de cuatro a uno, la primera reacción tuvo como epicentro la defensa de los derechos humanos. Si una decisión judicial es violatoria de las garantías fundamentales, podría pensarse entonces que ya no alcanzará con recurrir a la instancia internacional. Lo que vale para Milagro Sala pero también para Walter Bulacio.

Roberto Gargarella fue una de las pocas voces disonantes en un contexto donde la mayoría de los especialistas cuestionaron el fallo con severidad. El sociólogo y constitucionalista procuró distanciarse del “fatalismo” con que sus colegas leyeron la noticia, y dio al mismo tiempo muestras de optimismo.

“Entiendo que la decisión de la Corte es perfectamente compatible con la posibilidad de que en futuros fallos reafirme los alcances de las decisiones de la Corte Interamericana”. El tribunal argentino, según él, quiso dejar a salvo su autoridad, pero “de ningún modo” vaciar de poder a su par regional. Aunque con todo, se mostró preocupado sobre lo que consideró como “un muy riesgoso precedente para el futuro”, máxime cuando dentro de algunos años cambie la composición de la Corte.

Del otro lado, desde el propio tribunal interamericano, Raúl Zaffaroni lamentó la nueva doctrina sentada y advirtió que ello “revierte una jurisprudencia que nos había llevado a ser modelo ante todos los países de la región y, por ende, altamente respetados en el mundo”.

Así, en su alegato, el ex juez supremo consideró que la reciente sentencia de la Corte argentina implica declararse independiente del propio Estado. Según explicó Zaffaroni, cuando el tribunal interamericano sanciona a un país por violar derechos humanos, éste no puede alegar sus cuestiones internas como excusa.

“No puede decir ‘como mi Corte Suprema es suprema e independiente, no puedo hacer nada’: es una cuestión que debe resolver el Estado y, por ende, todo su gobierno, sea ejecutivo, legislativo y judicial, y no una rama cualquiera”, concluyó.

Andrés Gil Domínguez -abogado, doctor y posdoctor en derecho- consideró por su parte que el fallo “estableció un estándar regresivo” sobre la jerarquía constitucional de los tratados de derechos humanos.

Y en ese sentido, se mostró además preocupado por las posibles consecuencias prácticas de la nueva postura. Según él, la sentencia “colocó al Estado argentino en una posición delicada frente al sistema de protección convencional americano de derechos humanos, debilitó la fuerza normativa de los derechos humanos y vació de contenido el núcleo ideológico de la reforma constitucional de 1994”.

En ese mismo orden de ideas se había expresado ya la procuradora general Alejandra Gils Carbó, encargada de dar su opinión preliminar sobre la cuestión. Su dictamen, en rigor, es una sumatoria de precedentes y argumentos a favor de la obligatoriedad de las decisiones del tribunal regional para el Estado argentino.

“Al respecto -señala el escrito- resulta oportuno destacar que el artículo 68, inciso 1, de la Convención Americana sobre Derechos Humanos prescribe expresamente el carácter vinculante de las sentencia de la Corte Interamericana”.

En definitiva, el máximo tribunal local parece haber quedado lejos de zanjar la cuestión. Entre los antecedentes que lo interpelan y los derechos humanos en juego, es posible que éste no haya sido el último capítulo. Por lo pronto, falta todavía la palabra de la Corte Interamericana. Y es casi seguro que declarará a la Argentina como responsable de una violación internacional.

Federico Dalponte – @fdalponte

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos