Notas

La carta del holandés

La carta del holandés
marzo 22
23:40 2017

El 13 de junio de 1978, la prensa deportiva, afín a los intereses de la dictadura militar más violenta y sangrienta en la historia de Argentina, escribió una de sus páginas mas tristes y vergonzosas. La revista El Gráfico publicó una carta escrita por el periodista Enrique Romero, enviado a cubrir los partidos del torneo que se disputaban en Mendoza, atribuyéndosela al jugador holandés Ruud Krol, quien repartiendo loas del país anfitrión llevaba tranquilidad a su familia, especialmente a su hija Mabelle de tan solo tres años.

El 24 de marzo de 1976, el Comunicado Número 23 de la Junta Militar, entre censuras, había llevado tranquilidad a la patria futbolera anunciando que la Cadena Nacional sería levantada para que se sigan las circunstancias del partido que disputarían Argentina y Polonia, en la ciudad de Chorzow. Por eso, poco sorpresivo pudo resultar que Argentina sea elegida como sede del Mundial.

“Por fin el mundo puede ver la verdadera imagen de la Argentina”, celebró, después de ser condecorado por el dictador Jorge Rafael Videla en la inauguración, el presidente de la FIFA, Joao Havelange. A unas pocas cuadras, funcionaba el centro de tormento y exterminio de la Escuela de Mecánica de la Armada (Esma). Y desde aviones eran arrojados los cuerpos al fondo del Río de la Plata.

Cuando salió a la calle la edición 3062 de la revista El Gráfico, por aquellos días semanal y con una tirada de mas de 300 mil ejemplares, la selección argentina ya había cerrado su participación en la fase de grupos con derrota frente a Italia por 1 a 0 en cancha de River. Todavía no eran necesarios los cuatro goles, que fueron seis, contra Perú, en unos de los partidos más sospechados en la historia de los mundiales.

“No te asustes si ves algunas fotos de la concentración con soldaditos de verde al lado nuestro. Esos son nuestros amigos, nos cuidan y nos protegen” y “no tengas miedo, papá está bien, tiene tu muñeca y un batallón de soldaditos que lo cuida. Que lo protegen y que de sus fusiles disparan flores. Dile a tus amiguitos la verdad. Argentina es tierra de amor”, fueron algunos de los fragmentos de la carta que años después publicó de forma completa el periodista Pablo Llonto en su libro La vergüenza de todos.

Carta-Krol

Algunos medios y periodistas deportivos fueron emblema de una prensa servil y acomodaticia, que contribuía a la difusión del Mundial y a la construcción de un ideal colectivo. En la misma edición de la carta fraguada, El Gráfico editorializó bajo el título “Gracias al fútbol”: “Para los de afuera, para todo ese periodismo insidioso y malintencionado que durante meses montó una campaña de mentiras acerca de la Argentina, este certamen le está revelando al mundo la realidad de nuestro país y su capacidad de hacer, con responsabilidad y bien, cosas importantes”.

Romero, que hasta el día de su muerte, afirmó haber escrito él la carta “pero se la leí a Krol y él estuvo de acuerdo”, fue desmentido por el propio jugador pocas horas después de enterado: “No me entra en la cabeza que una persona haya hecho algo así. Fue indigno, artero y cobarde. Jamás escribí eso”. El aberrante y vergonzante escrito, además, sumaba el absurdo de ser una carta escrita en inglés para un niña que las pocas palabras que podía pronunciar eran en holandés.

Apenas 12 días después, Argentina se consagró por primera vez en su historia campeona del mundo, venciendo a Holanda por 3 a 1 en un estadio Monumental colmado y ajeno a la realidad del país. José María Muñoz, voz y referente de un periodismo incapaz de resistir un archivo por aquellos días, jubiloso decía: “¡Gracias hermanos de América y el mundo! Argentina campeón mundial”.

Federico Coguzza – @Ellanzallama

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Derechos Humanos

  • EMVyJ-Portada[Fotorreportaje] A Plaza de Mayo por la libertad de los presos políticos

    Convocada por el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, este jueves se realizó una movilización hacia Plaza de Mayo para pedir por la liberación de los militantes del Partido Obrero César Arakaki y Dimas Ponce y todas las personas detenidas en el marco de las manifestaciones contra la Reforma Previsional del 14 y 18 de diciembre.

  • Periodismo-Deportivo-HIJOSEl gobierno quiere cerrar la carrera de Periodismo Deportivo de la Ex ESMA

    El militante de H.I.J.O.S. Carlos Pisoni denunció, en comunicación con "Ya es tarde" (Radio Sur 88.3), el desfinanciamiento y posible cierre de la carrera de Periodismo Deportivo que se cursa en el Espacio para la Memoria Ex ESMA.

  • miguel-sanchezSe cumplen 40 años de la desaparición de Miguel Sánchez

    El 8 de enero de 1978, el atleta Miguel Benancio Sánchez fue secuestrado por un grupo de tareas en su casa de Berazategui. Había nacido en Tucumán y tenía 25 años. En su homenaje se corre, desde el año 2000, la Carrera de Miguel, una maratón por la memoria, la verdad y la justicia.

  • 6[Fotorreportaje] Mar del Plata contra de la prisión domiciliaria a Etchecolatz

    El represor y genocida Miguel Etchecolatz, "referente del horror", como describió Ledda Barreiro -presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo Mar del Plata-, arribó a la ciudad por la prisión domiciliaria que le fue impunemente concedida. Fue recibido con una masiva movilización que repudió su presencia y exigió que vuelva a la cárcel.

  • musa-azarOtra domiciliaria a un genocida: esta vez, Musa Azar en Santiago del Estero

    Antonio Musa Azar, ex jefe de Inteligencia de la Policía santiagueña, condenado en cuatro oportunidades a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura, recibió este viernes el beneficio de estar detenido en su domicilio. Sus abogados argumentaron con su edad y salud. Organismos de derechos humanos denuncian una "maniobra".

  • Escrache-EtchecolatzAmplio repudio a la domiciliaria para Etchecolatz

    Organismos de derechos humanos denuncian que la prisión domiciliaria al genocida Miguel Etchecolatz es en realidad una "libertad encubierta". Además, repudian el domicilio fijado por ubicarse a metros de la residencia de familiares y víctimas de la dictadura y recuerdan que el represor fue declarado "persona non grata" en el municipio de General Pueyrredón.