Notas

Fanny y el Almirante, o el origen de “la grieta”

Fanny y el Almirante, o el origen de “la grieta”
marzo 23
22:41 2017

Fanny y el Almirante es una puesta en escena en la que se entrecruzan la ficción y la realidad. Una obra que pone de manifiesto cómo las ideas, lo simbólico, lo cultural y el sentido común pueden jugar un rol clave en la materialidad de la vida de las personas y los pueblos.

Se presenta a sí misma como un “grotesco teatral” que pone a jugar la relación ficcional entre dos personajes reales de la historia argentina. Por un lado, el almirante Isaac Rojas, vicepresidente de Aramburu e ideólogo del golpe de Estado de 1955; por el otro, Fanny Navarro, actriz reconocida, peronista, amiga de Evita, que sufrió en carne propia los efectos de la proscripción de aquellos años.

“Arte y realidad unidos y enfrentados jugando a desentrañar el destino metafórico de nuestra historia”, según el autor. La elección de los personajes “obedece a querer enfrentar a dos mundos: por un lado, el del poder despiadado, que bombardeó la Plaza de Mayo. Era un personaje de una perversidad atroz y queríamos enfrentarlo con una artista que ocupara el otro lado del barco, de la grieta. Los dos personajes simbolizan dos formas de ver el mundo y dos formas de encarar el cotidiano de la República Argentina”, dijo Luis Longhi, el guionista de la obra teatral, en diálogo con Notas. Y afirmó: “Acá se muestra también el origen de ‘la grieta’”.

- ¿Qué representa la histeria exacerbada del personaje de Rojas ante los símbolos del peronismo?

– Rojas fue el más fervoroso antiperonista de la historia. A comienzos del ’56, la “Fusiladora”, mal llamada “Libertadora”, saca un decreto prohibiendo la palabra “Perón” y todos sus derivados. Ahí me parece que hay un odio de clase, al trabajador, al “cabecita negra”, al desclasado, a todo lo que Perón había venido a reivindicar a partir de octubre de 1945.

- En ese mismo sentido se muestra en la obra una relación entre lo personal o lo sensible y lo político. ¿Creés que esto representa pasiones históricas? 

– Sí, claro. Todo representa un hecho político e histórico. Pensemos en la figura de Fanny Navarro, que es anterior a la llegada del peronismo, vale aclarar. Su sensibilidad como artista se muestra en su pasión por el otro y en lo que ella vivió después de la caída del peronismo, donde fue dejada de lado por su adhesión a una causa y su vida de a poco se fue deteriorando hasta morir casi en la miseria. Las pasiones históricas están en los dos lados. Creo que el odio antiperonista es bastante parecido al odio antikirchnerista del día de hoy. Antes se hablaba en los medios del “tirano”, ahora hablan de la “yegua”.

- ¿Creés que en la obra hay una relación entre el disciplinamiento social, moral y cultural de los sectores populares con la política?

– Quizás esa palabra, “disciplinamiento”, suena muy dura. Pero como artista te digo que en los artistas siempre hay una sensibilidad, una cuestión social, moral y cultural con los sectores populares. Cada vez que uno se sube a un escenario es un acto político. Así como el Indio decía “todo preso es político”, a mí me parece que cada acto de nuestras vidas es político.

- ¿Ves algo de ese involucramiento de los artistas hoy?

– Sí; hoy hay un posicionamiento de muchísimos artistas u hombres de la cultura (como antes lo hicieron Enrique Santos Discépolo u Homero Manzi, por ejemplo). Homero Manzi decía: “Alguna vez, alguien que sea dueño de fuerzas geniales tendrá que realizar el ensayo de la influencia de lo popular en el destino de nuestra América para, recién entonces, poder tener nosotros la noción admirativa de lo que somos”. Y a Discépolo su posicionamiento político lo llevo casi a la muerte. Él estaba convencido de lo que hacía como estamos convencidos nosotros. No quiero dejar de citar tampoco a Cátulo Castillo, que tenía la grandeza de hacer tangos políticos sin evidenciar que eran tangos políticos.

- ¿Qué desafíos enfrentan el arte y la cultura en este momento del país?

– En este momento y en cualquier momento, el arte y la cultura (y los artistas) estamos para poner el cuerpo, el alma, el corazón, el pensamiento y todo nuestro arte en pos de expresar cuando hay un avasallamiento contra el pueblo, contra los derechos del trabajador. Mi desafío como artista yo lo expongo todo en Fanny y el almirante. Se me podrá criticar pero ahí estoy hablando de una grieta.

- ¿En tu obra hablás del origen de “la grieta” de la que se habla hoy?

– Yo no sé dónde está el origen de la grieta, si cuando Rivadavia se bajó los pantalones ante la realeza británica, o cuando Lavalle mató a Dorrego, o cuando se hizo la Campaña del Desierto, o cuando Uriburu derrocó a Yrigoyen, o cuando fueron los bombardeos en la Plaza de Mayo, pero creo que lo que narra Fanny y el almirante es una experiencia teatral imaginativa sobre lo que pudo haber sido el comienzo de esa grieta. Así que mi desafío es estar en el escenario y hablar de todos estos avasallamientos.

- ¿Qué querrías decirle hoy a los políticos más allá de lo que le decís en la obra a la sociedad?

– Me gustaría decirles que sepan que los artistas estamos para decir todo lo que haya que decir; para sacar a la luz lo que ellos pretenden esconder, que mientras tengamos un escenario y un micrófono -y si no nos las vamos a arreglar para decirlo como sea-, mientras tengamos voz y cuerpo los vamos a enfrentar y vamos a expresar todo lo que el pueblo necesite expresar.

***

La obra Fanny y el Almirante se presenta todos los jueves a las 21 horas en el teatro La Máscara, Piedras 736. Las entradas se pueden conseguir en el teatro o a través de los portales Alternativa Teatral o Plateanet.

Leticia Garziglia – @letigarziglia

Ficha técnico artística
Autoría: Luis Longhi
Actúan: Rosario Albornoz, Karina Antonelli, Luis Longhi, Lalo Moro
Vestuario: Ana Nieves Ventura
Escenografía: Andrea Mercado
Iluminación: Sebastián Irigo
Maquillaje: Ana Nieves Ventura
Realización de escenografia: Miguel Santana
Fotografía: Agustina Luzniak
Diseño gráfico: Juan Francisco Reato
Asistencia de dirección: Roberto Gonzalez Segura
Asistencia De Escenas: Valentín Larroy
Prensa: Daniel Franco, Paula Simkin
Coreografía: Laura Figueiras
Dirección: Tatiana Santana

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Teatro

  • FrentaFrenta: el dolor en clave de resurrección

    Más allá de su connotación religiosa, el término resurrección -derivado del latín resurgo (levantarse, alzarse)- puede entenderse como una nueva oportunidad. Algo similar ocurre en Frenta, el unipersonal de danza y actuación de Belén Coluccio que puede verse todos los jueves a las 21 hs. en el CC Rojas.

  • Lorca en las trincheras de MadridUna trinchera para Lorca en el barrio de La Boca

    Una excelente puesta en escena, una musicalización en vivo impecable y sin fisuras, un trabajo prolijo, serio y coordinado entre actores, actrices y títeres, y la épica de una de las luchas más tristemente dulces de nuestra historia. Lorca en las trincheras de Madrid, la obra de teatro del Grupo Catalinas Sur, tiene todo eso y un poco más.

  • No me vuelvas a hablar de amorNo me vuelvas a hablar de amor: el cinismo como amenaza del sentimiento

    ¿Qué pasa cuándo el amor es muy parecido al odio? ¿Es su contracara perfecta o hay matices casi invisibles que involucran otras cuestiones? No me vuelvas a hablar de amor es una obra que parece tambalear en el canto de una moneda en que las dos caras terminan por fundirse en una sola. Y esa fundición no es nunca clara ni precisa.

  • La Intemperie de las cosasLa intemperie de las cosas: la existencia como un ahogo resplandeciente

    ¿Quién decide cuándo hablar y cuándo callar? ¿En qué momento la rutina se convierte en un pantano distante de nosotros mismos? Preguntas que sirven de disparadores para "La Intemperie de Las Cosas", una obra de teatro físico, compleja, que requiere una atención particular por parte del espectador acostumbrado al teatro clásico.

  • Refugio-InvisiblesEl Refugio de los Invisibles: parir la libertad

    La obra de Catalina Briski propone quitarse las máscaras de la comodidad. Los invisibles son aquellos que la sociedad elige no ver. Una construcción que surge de negar la mirada que en el fondo es lo mismo que negar su existencia.

  • LápicesLa Noche de los Lápices versión ópera rock

    "Lápices: un musical con memoria" es una ópera rock basada en lo ocurrido en La Noche de los Lápices en la que estudiantes secundarios fueron secuestrados y desaparecidos durante la última dictadura militar. Paula Grosse, una de sus autoras y directoras, dialogó con Notas.