Derechos Humanos

25 abril, 2017

“Este caso demuestra que los desaparecidos son 30 mil”

Abuelas de Plaza de Mayo realizó este martes una conferencia de prensa en la que anunció oficialmente la restitución de la identidad del “Nieto 122”. “El tiempo en que se haga pública su identidad lo va a determinar él”, dijo Estela de Carlotto sobre el hijo nacido en cautiverio de Iris Nélida García Soler y Enrique Bustamante.

Abuelas de Plaza de Mayo realizó este martes una conferencia de prensa en la que anunció oficialmente la restitución de la identidad del “Nieto 122”. El hijo de Iris Nélida García Soler y Enrique Bustamante (ambos desaparecidos), nacido en cautiverio en 1977, no estuvo presente. “El tiempo en que se haga pública su identidad lo va a determinar él”, dijo Estela de Carlotto.

Iris Nélida García Soler y Enrique Bustamante militaban en Montoneros y fueron secuestrados el 31 de enero de 1977. Desde entonces permanecen desaparecidos. Según lo que se pudo reconstruir a través de testimonios de otros detenidos, estuvieron primero en el centro clandestino de detención conocido como “Club Atlético”, dirigido por la Policía Federal y ubicado en la intersección de las avenidas Paseo Colón y San Juan en el barrio porteño de San Telmo. Iris fue trasladada a la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) para dar a luz.

En la conferencia de prensa, además de Estela de Carlotto, Taty Almeyda y Lita Boitano de Abuelas, estuvieron la hija restituida Viviana Montenegro, la representante de Abuelas de la provincia de Córdoba, la directora del Banco Nacional de Datos Genéticos, Lorena Vera, y tíos de la familia paterna del nieto 122.

La desaparición de Enrique nunca había sido denunciada. “Esto confirma que son 30 mil o más los desaparecidos”, afirmó Carlotto en relación al intento de polémica que distintos funcionarios del gobierno pretendieron instalar sobre el número de desaparecidos en la última dictadura militar. “La verdad y justicia siembre vencen al olvido y al silencio”, remarcó y exigió que el Estado “acompañe este proceso”. “Hay cientos de familias que esperan ese abrazo”, aseguró.

La titular de Abuelas repasó brevemente la historia de la pareja desaparecida y el nieto ahora recuperado. En la primera denuncia por la desaparición de Iris, su padre, Manuel García había informado que la joven estaba embarazada. Mediante el testimonio de Nilda Orazi, detenida en la ESMA, se tuvo conocimiento que en ese centro clandestino había una joven embarazada apodada la “Lobita” que había sido trasladada desde “Club Atlético”.

Pero, como dijo Estela, “las piezas encajarían mucho después”.

En 2004, la Conadi comenzó a trabajar para dilucidar la identidad de dos mujeres. Una de ellas era apodada “Tita” y había sido vista por distintos liberados del Atlético; la otra, “la Lobita”, había sido vista en la ESMA.

A partir de la investigación, pudo saberse que uno de los sobrenombres de Iris era “Tita”, por lo que se determinó la conexión con la embarazada vista en el Atlético. Más adelante, se supo la identidad de su compañero, “el Lobo”, y se descubrió que no estaba denunciado como desaparecido. El apodo de Enrique permitió establecer que Iris era “La Lobita” vista en el ESMA.

A fines de 2004, una persona liberada de la Escuela de Mecánica de la Armada, que había militado en el mismo ámbito que la pareja, identificó al “Lobo” y a “la Lobita” o “Tita” como Enrique Bustamante e Iris Nélida García. Así se incorporó un nuevo caso al Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG). Sin embargo, hasta entonces, como no había denuncia de su desaparición y sus padres ya habían fallecido, no había familiares de Enrique a quienes contactar. Recién en 2010 una prima se acercó a la Secretaría de Derechos Humanos y se pudo realizar la denuncia e incorporar el grupo familiar al BNDG.

Más acá en el tiempo, la filial de Abuelas en Córdoba decidió contactar a un joven que presumiblemente era hijo de desaparecidos. El hombre accedió a realizarse los exámenes de ADN de forma voluntaria y el 18 de abril último, el BNDG informó a la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi) que se trata del hijo de Iris García y Enrique Bustamante.

Tanto la desaparición de Iris como la apropiación de su hijo están siendo juzgadas en el juicio por los crímenes de la ESMA que comenzó en 2013, ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal número 5 de la Capital Federal.

“Muchos años llevó determinar la identidad de Iris y Enrique, muchos más dar con sus familiares que desconocían la existencia de un niño robado a quien le habían sustituido la identidad. El propio nieto debió esperar que le dijeran que podía ser hijo de desaparecidos para conocer su origen”, expresaron desde Abuelas.

Y concluyeron: “Por favor rompamos el silencio y nos dejemos con la duda a los más de 300 hombres y mujeres que todavía no saben quiénes son”.

 

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos