Mundo Gremial

25 abril, 2017

CICOP: “Cada vez es peor la crisis de la salud”

Guillermo Pacagnini, secretario general del gremio de trabajadores de la salud bonaerense, detalló el conflicto que atraviesan que los llevó a realizar 13 jornadas de paro en lo que va del año. “El sistema de salud está obsoleto tanto desde el punto de vista sanitario como de condiciones laborales”, afirmó.

Guillermo Pacagnini, secretario general de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP) detalló a “Llevalo Puesto” (FM La Tribu) el conflicto que atraviesan que los llevó a realizar 13 jornadas de paro en lo que va del año.

La CICOP -que nuclea trabajadores de los 80 hospitales bonaerenses- realizará un paro de 48 horas este miércoles 26 y jueves 27 de abril contra las políticas implementadas por la gobernadora María Eugenia Vidal y su ministra de Salud Zulma Ortiz.

¿Qué tiene de novedosa la situación del reclamo del 2017 en comparación del 2016?

– Yo te diría peor de lo mismo. Ni siquiera podemos decir más de lo mismo porque cada vez es peor la crisis de la salud. Estamos entrando en una semana de paros escalonados, contando los de diciembre del año pasado. Todavía nos deben el último trimestre del 2016 y toda la negociación del 2017 en cuanto a salarios. Tenemos abierta todavía la negociación paritaria de 2016. La última convocatoria fue el 22 de diciembre y desde ese momento hasta ahora llevamos 12 semanas de paros escalonados y no tenemos toda vía convocatoria a paritaria. Eso en tema salario.

Después, respecto tema funcionamiento del sistema y condiciones de trabajo, nosotros tenemos mesas de trabajo acordadas con el gobierno también en paritarias anteriores y no se están cumpliendo en los rubros: infraestructura, es decir, hospitales y centros de salud  -no convocaron; violencia contra el equipo de salud -que es para tomar medidas de protección para nuestros compañeros de trabajo por las situaciones cotidianas que hay de violencia- no convocaron. Puedo seguir sondeando todos los aspectos temáticos del tema salud -así está el tema también de los derechos previsionales- entonces, la verdad, hay ajuste.

Estamos soportando lo que cualquier otro trabajador pero en particular la política de ajuste en la provincia, y además no hay diálogo. Entonces el paro está más que justificado y es la única explicación por la que se puede sostener con un tenor de importancia el conflicto de paros escalonados en 12 semanas

– Contabas estas discusiones que no tienen respuesta sobre la infraestructura, sobre los insumos, sobre la cantidad de médicos en los distintos servicios, ¿cómo es que llevan adelante la cotidianeidad en los 80 hospitales bonaerenses?

– Justamente una de las reivindicaciones es el tema des desgaste laboral y un decreto que tenemos de reducción de la edad jubilatoria que no se está cumpliendo. Yo diría entonces, sobre las espaldas del equipo de salud. No sólo de los profesionales sino de enfermeros, camilleros, personal de mantenimiento, administrativos. Somos los que sostenemos el sistema, un sistema público obsoleto desde el punto de vista sanitario y también de condiciones laborales.

Desde los dos puntos de vista está obsoleto, hay que barajar y dar de nuevo. Hay que invertir. Lo han hecho los sucesivos gobiernos, acá hay que decir la realidad: no es la herencia. Es la herencia sobre la herencia, es la herencia que se va agrandado. Pero los deudores de esa herencia somos los que trabajamos y los que se atienden. Ahora se agravó más.

Acá se ha rebajado el presupuesto de salud de la provincia de Buenos Aires que sigue teniendo el triste privilegio de tener, en términos relativos, el presupuesto en salud más bajos del país. Está con el 5,6% que son 29 mil millones de pesos. En junio o julio se acaba ese presupuesto, y ahí se empieza a agravar el problema de los insumos porque se trabaja sin stock. Entonces la verdad es que estamos muy preocupados porque hay un desprecio por todos los servicios públicos.

No es casual que esté en conflicto la educación, la justicia, la salud y la respuesta que tenemos de parte del gobierno son campañas para intentar demonizar los conflictos porque los nuestros son “servicios esenciales” a la hora de criminalizar nuestros reclamos, pero no a la hora de invertir en los presupuestos como corresponde. Entonces hablan de que la mayoría ya cerraron la negociación y eso es falso absolutamente. Cerraron dos sindicatos que son adictos a las políticas del gobierno y que por supuesto tienen después sus correspondientes “contraprestaciones”: acá hay negociados legales en capacitación, en el IOMA, en el PAMI, etc.

Premian a determinados dirigentes sindicales que son los que le cierran las pautas salariales a la baja. Ese famoso 18% en cuatro cuotas que en la práctica es un 11% y que viene siendo rechazado por el grueso de los gremios que somos los que sostenemos los servicios públicos esenciales.

– Ya son 13 los paros de este año, sin contar los que estuvieron realizando el año pasado. ¿Cómo es que ustedes innovan en las medidas de fuerza y el reclamo, ya que los paros terminan siendo inclusive a veces una medida para tratar de renovar y visibilizar  el conflicto? Lo decimos a propósito de que tienen pensado instalar una carpa sanitaria.

– Primero los paros se sostienen porque son medidas discutidas democráticamente en asambleas y resueltas en congresos.  Al haber un fuerte respaldo, los paros se mantienen bien, los autorregulamos nosotros sosteniendo la atención de la emergencia y siempre tendiendo puentes de trabajo con la comunidad con la población. Pero evidentemente nosotros necesitamos visibilizar más el conflicto.

El año pasado instalamos una carpa en el congreso, en el primer conflicto que duró tres meses y medio, y la verdad es que nos sirvió como punto de inflexión para resolverlo. En la segunda parte del conflicto que duró nueve semanas y media instalamos la carpa en el obelisco. Entonces en base a este capital en lucha vamos a colocar una carpa.

Estamos discutiéndolo para el mes de mayo, en alguno de esos sitios emblemáticos de concentración de gente para interactuar con la población, para no sólo visibilizar el conflicto sino que la gente se interiorice a fondo y entienda que la defensa del sistema público de salud tiene que ser una defensa conjunta entre los que cuidamos la salud y entre los que necesitan que su salud sea cuidada. Pacientes y trabajadores de la salud en conjunto tenemos que defender este sistema porque la plata no va para la educación, ni para la salud, ni para la justicia sino que acá hay trasferencias de recursos para los que más tienen.

No hace falta explicitar mucho más, lo está padeciendo todo el pueblo. Lamentablemente es un cóctel explosivo porque este gobierno es una máquina de generar pobres, cada pobre es un paciente potencial del sistema público, y el sistema público está peor. Todo eso se tiene que visibilizar en esta actividad de carpa sanitaria que estamos planificando.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos