Notas

Haroldo Conti: dos frases en latín

Haroldo Conti: dos frases en latín
mayo 05
22:15 2017

Por Kike Ferrari*. Haroldo Conti tuvo muchos de lo que su colega y amigo Rodolfo Walsh llamó oficios terrestres: estudiante de seminario, maestro rural, camionero, pescador, piloto de aviación civil, actor, director teatral, profesor de latín en un secundario porteño, guionista de cine, militante guevarista y, por supuesto, escritor. Pero si le pedían una definición sobre sí mismo, Conti no dudaba y recurría al latín, la lengua de sus estudios y también las de sus clases: Homo Viator, decía, un viajero.

Y así entendía su narrativa, como un río, agua en movimiento, naturaleza en circulación navegando entre las austeras asperezas con aires hemingwayanos de Sudeste, la bomba escondida tras costumbrismo provinciano a punto de estallar de Todos los veranos, Alrededor de la jaula y La balada del álamo Carolina; La claustrofobia urbana (¿Onetti?, ¿Arlt?) de En vida y Con otra gente y la belleza inclasificable, torrencial y militante de Mascaró, un cazador americano. Sin embargo, salvo algún esporádico viaje a La Habana invitado por Casa de las Américas, su vida transcurrió entre la ciudad y la Provincia de Buenos Aires. Como si, pese a los barcos y los aviones, el suyo no fuera un viaje hacia afuera, sino una aventura interior: al interior del lenguaje, al interior del pueblo, al interior de la revolución, al interior de sí mismo.

Sólo así puede explicarse la segunda de las frases en latín a la que alude el titulo. Porque si Conti era un viajero y un escritor, cuando llegó la noche oscura de la dictadura, cuando supo a los compañeros cayendo primero en manos de la Triple A, después de los Grupos de Tareas, debió haberse ido, desplegar las alas o las velas y buscar nuevo horizontes donde seguir viviendo y escribiendo, aprovechando que podía llevar consigo sus herramientas de trabajo: la cabeza, el lenguaje, unas cuantas hojas, una máquina de escribir.

Pero Conti, decide anclar y anclarse y en su escritorio, sobre una máquina de escribir que cabía en una valija y podría haber sido barco o avioneta decide cavar su trinchera, con un papel en el que se lee: Hic meus locus pugnare est et hinc non me removebunt (Este es mi lugar de combate y de aquí no me moverán) y ahí se queda, en su casita del barrio de Villa Crespo, de donde será secuestrado por la patota del 601 de Inteligencia del Ejército el 5 de mayo de 1976, hace hoy 41 años.

Porque Conti, parafraseando sus títulos, decidió que su viaje sería alrededor de la jaula. Y que no lo haría solo: los viajes de la revolución y la literatura se hacen con otra gente.

* Escritor, miembro del comité de redacción de la revista La Granada, autor de Operación Bukowski (2004), Lo que no fue (2009), Que de lejos parecen moscas (2011) y Nadie es inocente (2014), entre otros.

 

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Opinión

  • CUDEl traslado de la cárcel de Devoto, desde adentro

    Matías es un estudiante del Centro Universitario de Devoto, el espacio en el que la Universidad de Buenos Aires dicta algunas de sus carreras para personas que están privadas de su libertad. En esta nota, cuenta de qué se trata esta iniciativa y qué sintió al enterarse del traslado de la cárcel, confirmado este jueves gracias a la aprobación de una ley en la Legislatura porteña.

  • PeriodismoUn periodismo contra la fragmentación

    Por Santiago Mayor. Este 7 de junio se celebra otro día de las y los periodistas en Argentina. En un contexto de avanzada del capital contra el trabajo, nuestro gremio no está exento de sufrir esos embates. Pero tampoco nuestra profesión escapa al intento de dividir, particularizar, descontextualizar y deshistorizar la información. Contra todo eso hay que luchar.

  • EmbarazoParto respetado: menos intervenciones, más cuidados

    Por Sol Martínez. La semana pasada, del 14 al 20 de mayo se celebró, como desde 2003, la semana mundial del Parto respetado. En virtud de su conmemoración varias organizaciones de salud han desarrollado actividades al respecto. No obstante, la visibilización de este tema por parte de las organizaciones feministas y los partidos políticos aun es más bien tímida.

  • FULP FUC FURLa unidad del campo popular sacudió la FUA

    Por Federico Machado. El pasado sábado 12 de mayo se llevó adelante el XXX Congreso de la Federación Universitaria Argentina (FUA), en un contexto de incertidumbre sobre el futuro económico del país y en las puertas del centenario de la Reforma Universitaria. Por primera vez un conjunto de organizaciones de izquierda, kirchneristas, peronistas y progresistas) puso en jaque la conducción histórica de Franja Morada.

  • Macri-TrumpMundo nuevo, políticas del pasado

    Por Kevin Castillo y Justo Hernández. El 2018 nos nos encuentra repitiendo viejas políticas en nombre de la modernidad. ¿Nos encontramos en el mismo mundo que acogió las recetas neoliberales en décadas pasadas? El mundo de hoy se disputa entre una remake proteccionista de los países desarrollados y la nostalgia neoliberal de la nueva oleada conservadora en países periféricos.

  • Karl MarxMarx: ante todo, un revolucionario

    Por Damiano Tagliavini. En el cementerio de Highgate, mientras finalizaba el invierno londinense de 1883, Federico Engels, frente a la tumba de su amigo y camarada, describiría a Karl Marx como el pensador más grande de su tiempo que “fue, ante todo, un revolucionario”. Esa breve, pero contundente descripción, refleja la verdadera vida de un hombre que combinó una capacidad de trabajo teórico inmensurable con una enorme pasión por la política, los debates encendidos y la agitación social.