Notas

Venezuela, la paz en disputa

Venezuela, la paz en disputa
mayo 07
20:45 2017

Por Sebastián Paradelo, desde Caracas. Este sábado se vivió una jornada bien política en Caracas. Dos manifestaciones, una de la oposición y otra del chavismo, dieron cuenta de la realidad política venezolana. Con un condimento especial: ambas fueron protagonizadas por mujeres.

Dos marchas, dos ideas de paz

La primera resonó al grito de “Fuera Maduro, no te queremos” y gritos a coro de “resistencia”. Una marcha de remeras blancas por la paz terminó siendo un acto político de la oposición contra el gobierno. El concepto de “paz” es utilizado para contraponer a una violencia que, a pesar del discurso de la derecha, justamente no viene del chavismo, sino de grupos extremistas de esa misma oposición.

Mujeres-Ven2En esa movilización estuvo presente Henrique Capriles, uno de los líderes opositores, que denunció al llamado de Maduro a la Asamblea Constituyente como “fraude”. Además dijo que “las protestas van a seguir hasta que escuche el gobierno”. También estuvo presente Lilian Tintori, figura que es inflada desde los medios de comunicación como imagen de la “resistencia” contra el gobierno de Nicolás Maduro por ser la esposa de Leopoldo López, preso por haber incitado públicamente a la violencia en manifestaciones de 2014.

En otro sitio de Caracas, más precisamente en Plaza Bolívar, se encontraban las mujeres de más de 20 organizaciones encolumnadas en el chavismo, también exigiendo por la paz en Venezuela. Contra la violencia de los grupos de derecha que hace un poco más de una semana atacaron un hospital materno infantil y por la soberanía y el apoyo al armado de la Asamblea Constituyente.

Políticos actores

Si bien es cierto que la oposición movilizó este sábado un grupo importante de personas, en términos geográficos y de clase la extracción fue clara: este de Caracas, estado Miranda, una de las zonas más pudientes económicamente del país. Fundamentalmente contaron con un arma que hasta ahora ha sido inapelable: la difusión de la derecha en los medios de comunicación ante cada movilización o medida que el chavismo toma.

Han explotado esta herramienta en la que depositan hasta sus últimas esperanzas con el objetivo que se dé la ansiada intervención internacional que saque a Nicolás Maduro del poder. Tendencia en redes sociales, líderes opositores se sacan fotos cuasi actuadas en manifestaciones. Usan imágenes reales para montar mentiras, como la del joven guarimbero prendiéndose fuego luego de quitarle una moto a la Guardia Nacional y la explosión de una molotov en ella.

Realizan operaciones de prensa como la supuesta muerte de Leopoldo López que él mismo tuvo que desmentir. No tienen mucho más que eso. No son mucho más que eso: no son actores políticos, sino políticos actores. Su relevancia en la escena es una operación, una máscara que se cae sin argumentos. Aun así hacen daño.

Radicalizar es la tarea

Del otro lado, una revolución que ha marcado el tiempo de radicalizarse. El llamado a la Constituyente, además de ser una estrategia del gobierno contra los ataques de la derecha es principalmente un reclamo popular. Son las bases de un pueblo consciente de qué lugar juega cada actor político y exigiendo el que le corresponde. Despierto de las limitaciones, de las barreras internas y externas de una revolución todavía nueva, pero con la idea clara que es, por fin, el momento de radicalizar, de quemar las naves. De avanzar en el Estado comunal, el legado del comandante Chávez.

Mientras en América Latina se impone la idea de que la única opción es volver al pasado, con recetas viejas y ajenas, de hambre y miseria, el pueblo bravo venezolano, de a pie, las mujeres, campesinos, trabajadores, comunidades originarias, estudiantes, van marcando el camino de que la paz es soberanía e independencia. Que a la muerte que crea el neoliberalismo se la enfrenta con vida y esperanza.

@sebaparadelo

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Géneros