Notas

Ya hay ley contra el 2×1: ¿y ahora qué?

Ya hay ley contra el 2×1: ¿y ahora qué?
mayo 10
21:45 2017

Por Federico Dalponte. En la Corte reina el silencio desde el fallo “Muiña”. Nadie lo dice, pero está claro que sus miembros estarían más cómodos sin millares en las calles pidiendo su renuncia.

El primer gran interrogante desde que este miércoles se sancionó la ley “aclaratoria” del viejo «2×1» es, efectivamente, si el máximo tribunal está dispuesto a contradecirse y sentar una postura novedosa. Podrían decir, por ejemplo, que esta nueva norma abre un panorama distinto, que ahora la situación cambió, que ahora podrán votar como la sociedad anhela.

Lo cierto es que la nueva ley no implica un cambio inmediato. La definición siempre estará en manos de los tribunales. Pero el Congreso quiso al menos sentar una postura: señalar, con meridiana claridad, cómo debieron los jueces interpretar las normas en juego.

Así entonces, los tribunales de primera instancia, tanto como las salas revisoras, seguirán rechazando como hasta ahora la aplicación del «2×1». Difícilmente se apoyen en la nueva ley para fundamentar su postura. Seguirán sosteniendo que es inconstitucional, que es inaplicable para delitos de lesa humanidad, etcétera.

Allí no se esperan cambios profundos. El problema verdadero está en la Corte Suprema, hacedora de esta encerrona repudiable. Una alternativa es que, la próxima vez que llegue a sus manos un caso análogo a “Muiña”, los tres supremos de la discordia cambien su postura alegando la novedosa ley que votó el Congreso.

Sería raro que insistan en su criterio ya esbozado, que se entreguen tan dóciles al repudio masivo. No hay antecedentes recientes de protestas de esta magnitud contra una resolución judicial de la Corte: aferrarse a su postura podría costarles la salida del cargo.

Los bloques mayoritarios del Congreso optaron por frenar los pedidos de juicio político. Decidieron en cambio tirarles una soga a los supremos: permitirles la rectificación, ofrecerles los argumentos para torcer su propio rumbo. La solución propuesta tiene algunos problemas de técnica jurídica, pero importa poco: al menos sintetiza la intención institucional de cambiar el criterio jurisprudencial de forma inmediata.

Y hasta allí llegó, por ahora, el curso de la crisis. O la Corte acata la nueva ley, revé su postura y descomprime, o se desentiende del todo y cierra la puerta a nuevas interpretaciones.

Aunque también hay opciones intermedias. Y tal vez allí esté la respuesta final. Más allá del accionar del máximo tribunal, en ninguna instancia inferior se aplicará el «2×1». Mucho menos tras las masivas protestas de esta semana.

Los condenados, por tanto, apelarán; acudirán a la Corte en búsqueda de auxilio, queriendo ampararse en la doctrina “Muiña”. Pero si los supremos tienen instinto de supervivencia, bien podrían rechazar in límine los diversos planteos. En rigor: no expedirse nuevamente sobre el tema, hacer que las protestas de los genocidas choquen contra el mutismo, y dejar firme el criterio de los magistrados inferiores.

Sería una salida posible. La Corte Suprema apañando tácitamente que todos los jueces del país rechacen su escandalosa doctrina. El único beneficiado, claro, seguiría siendo Luis Muiña, pero nadie más.

Por supuesto, hay otras tantas opciones más. Pero todas desembocan en la Corte. El Congreso les ofreció una escapatoria mediante su nueva ley. Los tribunales inferiores harán lo propio facilitando la no aplicación del «2×1».

El sistema institucional argentino ahora depende, curiosamente, de cuán lejos quieran llegar Horacio Rosatti, Elena Highton de Nolasco y Carlos Rosenkrantz. Si continúan decididos a facilitar la liberación de represores, sólo su destitución podrá frenarlos.

@fdalponte

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Derechos Humanos

  • PolaquitoDenuncian que el informe de Lanata sobre 'el Polaquito' es un montaje

    Desde el MTE criticaron con dureza el informe emitido por “Periodismo Para Todos” sobre un niño de Villa Caraza, Lanús conocido como ‘el Polaquito’. Acusan al programa de Lanata de haber presionado con amenazas al niño de 11 años para que mintiera al aire con el fin de “pegarle a toda la juventud que él representa”.

  • Cristian-Gatillo-FácilGatillo fácil: a Cristian Medina "lo dejaron morir como a un perro"

    Este sábado por la madrugada, un oficial de la Policía de la Ciudad, Adrián Otero, asesinó a Cristian Toledo Medina, de 25 años, tras un altercado de tránsito. La familia y vecinos del joven, al igual que dos amigos suyos, testigos del crimen, afirman que se trató de una “cacería”.

  • Pepsico2La Bonaerense desalojó violentamente Pepsico

    Luego de una noche y madrugada en que se desplegó un fuerte operativo policial en las inmediaciones de la planta de Pepsico en Florida, Vicente López, las fuerzas de seguridad procedieron a desalojar con golpes, balas de goma y gas pimienta la fábrica. Hay al menos cinco detenidos.

  • detencion-numNi Una Menos pedirá la nulidad de las causas por hacer pintadas para el 8 de marzo

    Este jueves, las seis activistas detenidas ilegalmente la noche del 7 de marzo por realizar actividades de difusión del Paro Internacional de Mujeres pedirán la nulidad de la causa en una audiencia oral y pública. “La causa está plagada de vicios procesales”, afirmó a Notas Florencia Minici, integrante de Ni Una Menos.

  • RepresoresFueron detenidos cinco represores prófugos de la Justicia

    En los últimos días la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y el Ministerio de Seguridad realizaron una serie de allanamientos en los que detuvieron a cinco ex integrantes de la Armada imputados por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura en el marco del Terrorismo de Estado.

  • MSalaUna campaña internacional para que #LiberenAMilagro

    Este lunes a las 11 se realizó una conferencia de prensa frente a la Corte Suprema de Justicia de la Nación en la que el Comité por la Libertad de Milagro Sala dio inicio y difusión a una campaña internacional de solidaridad con la dirigente social detenida.