Notas

Golpearse contra el piso

Golpearse contra el piso
mayo 11
21:42 2017

Por Mariano D’Arrigo. Al final, el 2×1 fue una oferta semanal. Solo siete días después del fallo de los supremos en el caso Muiña, el extendido repudio social y político forjó en tiempo récord una “gran coalición” -desde un PRO que recalculó hasta el FIT- que blindó legislativamente la aplicación de esa ley a los criminales de lesa humanidad.

El miércoles, multitudinarias movilizaciones en todo el país reafirmaron que aún en la Argentina agrietada prima un consenso básico (¿El único, tal vez?) alrededor de las políticas de Memoria, Verdad y Justicia.

Como en una película de acción, los supremos cortaron el cable equivocado. ¿Imaginaron en el palacio la onda expansiva de ese gancho, que podía abrir la jaula a torturadores, desaparecedores y apropiadores de bebés?

El primer descolocado fue el propio gobierno nacional. En un primer momento, la primera línea de funcionarios pidió “respetar el fallo”. Sin embargo, ante el rechazo social generalizado y el avance de denuncias judiciales, el gobierno tomó la iniciativa. Encuestas en mano, afinó el discurso. Sintomáticamente, Macri fue el último dirigente político de peso en pronunciarse públicamente. El miércoles, después de que el Senado convirtiera el proyecto en ley, el presidente sintetizó el giro discursivo: “Siempre estuve en contra del 2×1 y más en casos de lesa humanidad”. Ese mensaje, signo de los tiempos punitivistas, traza un riesgoso continuum entre delitos comunes y los de lesa humanidad, por definición imprescriptibles y no pasibles de ser indultados o amnistiados.

Por la opacidad del manejo del poder, probablemente nunca se sepa si efectivamente el gobierno dio luz verde al fallo de la Corte. Más allá de esto, y de su velocidad de reflejos para surfear la inmensa ola que tenía enfrente, el macrismo tiene una doble responsabilidad en la caja de Pandora que destapó el trío Rosatti – Rosenkrantz – Highton.

En primer lugar, porque los tres supremos ocupan su sillón por iniciativa del propio gobierno. En el caso de Rosatti y Rosenkrantz, intentó primero meterlos por la ventana con un decreto de necesidad y urgencia; luego emprolijó el trámite y los designó según manda la Constitución, con la impagable venia del bloque de senadores del PJ. En el caso de Highton, el gobierno renunció a apelar el amparo que había presentado la magistrada, por lo que la jueza se mantendrá en su cargo luego del 7 de septiembre, cuando supere el límite constitucional de 75 años.

En segundo lugar, porque el macrismo promueve desde el día cero de su gobierno un contra-revisionismo sobre los ‘70, la dictadura cívico militar y la agenda de derechos humanos. Sostiene a funcionarios abiertamente negacionistas como Gómez Centurión y Lopérfido. Intentó desjerarquizar el feriado del 24 de marzo, día en el que buena parte del bloque de diputados nacionales de Cambiemos se fotografió con carteles con leyendas como “los derechos humanos no tienen dueño”. Incluso el propio Macri calificó el genocidio como “guerra sucia” y reconoció que no tiene “ni idea” si los desaparecidos son 9 mil o 30 mil”. “Es una discusión que no tiene sentido”, evaluó.

Por eso, el gobierno parece tener más un “desacuerdo táctico” con un fallo con el que podría tener un “acuerdo estratégico”. Cuestiones de forma, más que de fondo.

Pisos

En su plan de demolición, el macrismo tantea pisos. Algunos, de apariencia más duros, se muestran más perforables, como la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y la paritaria nacional docente. En este caso encontró cimientos sólidos.

El macrismo debe entenderse no sólo como un elenco gobernante, sino también como una etapa de cambio en la correlación de fuerzas, de disciplinamiento social, de corrimiento de fronteras.

Además, el fallo de la Corte sacudió la relativa quietud en la calle después de las movilizaciones de marzo y el paro nacional del 6 de abril. Del repliegue corporativo a una manifestación profundamente política.

Con el espaldarazo del 1A el gobierno se envalentonó, pero se recostó sobre su núcleo duro. Sin logros económicos para chapear, el gobierno apuesta a hiperpolitizar con los ejes pasado/futuro, mafia/República, y que la fragmentación opositora lo ubique como primera minoría o arañando la mayoría. Apuesta a exhibir luego el ansiado apoyo electoral como el supuesto consenso al ajuste que planea aplicar post octubre.

Recostarse sobre una minoría siempre entraña riesgos. El macrismo sabe que un porcentaje de la población (¿un cuarto, un tercio?) está dispuesto a sacrificarse y atravesar el desierto hasta llegar a esa tierra prometida donde no hay colectivos llenos de militantes ni olor a choripán.

Al comienzo de esta semana vertiginosa, el gobierno pareció demasiado cerca de la fracción más rancia de esa minoría: los genocidas y sus apologistas.

@mdarrigo

Foto: Ana Mombello

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Análisis

  • debate1Presidenciales en Chile, ¿se confirma el giro a la derecha del cono sur?

    Por José Robredo, desde Santiago. A casi cuatro años del retorno de Michelle Bachelet a La Moneda, Chile se encuentra a las puertas de una elección presidencial con un escenario político virado en 360 grados. Los comicios de este domingo podrían cimentar la elección del empresario y ex presidente Sebastián Piñera, lo que pone freno a un proceso de reformas que tímidamente asomaron durante la actual administración.

  • SiriaSiria: el fin del Califato y un nuevo reparto de cartas (I)

    Por Julián Aguirre. El proyecto del grupo Estado Islámico ha sido vencido, por ahora. El grupo está lejos de desaparecer, pudiendo replegarse bajo la forma de una guerrilla o migrar a otros países. ¿Mutará para luego volver, como lo hizo su predecesora Al Qaeda? Mientras, el conflicto en Siria continúa, con nuevos equilibrios entre fuerzas rivales.

  • Macri-congrsoLos "consensos básicos" del gobierno, al Congreso con acuerdos de cúpulas

    Por Federico Dalponte. Hay al menos una decena de proyectos en discusión y el Ejecutivo apuesta a una gran seguidilla de votaciones que le garanticen un 2018 tranquilo. En el medio, gobernadores, CGT y legisladores optan por la negociación, sin aire para la resistencia.

  • revista hola - awadaEstilo Awada (o "el arte de acompañar")

    Por Julia de Titto. Juliana Awada es la esposa del presidente de la Nación o “primera dama”, título oficial que desde el siglo XIX adoptaron las consortes de los hombres del poder. Su nombre es una marca y, al mismo tiempo, una advertencia.

  • Luna-SantaFeImportante precedente sobre legítima defensa en casos de violencia de género

    Por Natacha Guala, desde Santa Fe. Suspendieron la prisión preventiva en el caso de "Luna", una mujer acusada de homicidio por defenderse de un ataque de su pareja. El juez considera que existen elementos para pensar que se trata de un caso de legítima defensa en situaciones de violencia contra las mujeres.

  • Macri-reformasIr por todo, pero al estilo Cambiemos

    Por Federico Dalponte. Este lunes se presentaron los ejes de las reformas que siempre ambicionó el macrismo. La novedad es que ahora el gobierno cree que es capaz de lograrlo. La renuncia de Gils Carbó, señal de un cambio profundo en la relación de fuerzas.