Notas

La liga soviética y la identidad trabajadora

La liga soviética y la identidad trabajadora
mayo 11
21:25 2017

Así como en otros lugares del mundo el nombre de un equipo está asociado a una diversidad de motivos, en la Unión Soviética predominó, al igual que en otros ámbitos, la identidad de la clase trabajadora como un símbolo de pertenencia.

En tanto reflejo de la sociedad, el fútbol no escapó a una cosmovisión general y las denominaciones de los principales conjuntos deportivos se vincularon centralmente a algún grupo de trabajadores, sindicato u organización del Estado, como el Ejército o un determinado Ministerio (el caso más palpable es el del famoso Dynamo). También hubo referencias a personajes históricos como el caso del Spartak de Moscú en honor a Espartaco, que lideró una revuelta de esclavos durante el Imperio Romano. O, más acorde con la coyuntura de esa etapa, el actual Shakhtar Donetsk se fundó con el nombre de Stajanovets en homenaje a Aleksei Stajanov, un minero ruso que fuera nombrado héroe del trabajo socialista, recibiera dos órdenes de Lenin y de cuyo apellido derivara el movimiento stajanovista, que pretendía incrementar los índices de producción a partir de la iniciativa personal de los obreros.

El primer partido oficial de la historia en la Unión Soviética se disputó hace casi 81 años, el 22 de mayo de 1936, con un triunfo por 3 a 1 del Dynamo Leningrado que jugó de local frente al F.K. Lokomotiv de Moscú. En este primer campeonato de primavera sólo participaron clubes de Moscú, Leningrado (hoy San Petesburgo) y Kiev. El título fue para el Dynamo de Moscú, quien repitió esa consagración 10 veces más durante la época soviética.

Ya en el torneo de otoño se amplió la cantidad de equipos a ocho con la entrada del Dinamo Tbilisi de Georgia. A lo largo de los años el campeonato se expandió por 15 repúblicas y el número de equipos llegó hasta 26.

Escudo Fútbol URSS

Los clubes de los trabajadores y soldados

El Lokomotiv de Moscú (y los diferentes Lokomotiv que fueron surgiendo en los países de influencia soviética) representaba a los trabajadores del ferrocarril. Así lo evidencian los escudos de esos equipos donde se representa una locomotora o una rueda con dos alas.

En el caso de los Dynamo son nombres que se daban a las sociedades deportivas y es una palabra procedente del griego que significa “poder en movimiento”. El equipo moscovita era la representación del Ministerio del Interior. También está el caso del Torpedo de Moscú que representaba a los trabajadores del sector automotor.

Uno de los grandes animadores de la liga de fútbol era el CSKA de Moscú que era el equipo del Ejército. Fue el cuarto más ganador en ese período con siete títulos, detrás del Dynamo de Kiev, el Spartak de Moscú y el Dynamo de Moscú (13, 12 y 11 títulos respectivamente). Se lo conocía como Koni (caballos en ruso) ya que los jugadores que fichaban con el club solían ser alistados al ejército y asignados a unidades de la caballería. La principal rivalidad que tenía era con el Spartak.

Los escudos de los equipos son la principal imagen en la cual encontramos la vinculación antedicha. Íconos típicos del imaginario obrero y comunista como martillos, estrellas rojas, fábricas o tuercas, se pueden observar en el Magdeburg o el Wismut Aue en la República Democrática Alemana (RDA), el Komloi Banyasz y el Ujpest Dozsa en Hungría, el Zaglebie Sosnowiec y el Zaglebie Walbrzych en Polonia, el ASA Tirgu Mures y el CCA Bucaresti en Rumania, el Estrella Roja de Bratislava, el VSS Kosice en Checoslovaquia, el CSKA Sofía en Bulgaria y un sinfín de clubes más en toda la órbita soviética y del Pacto de Varsovia.

La liga: de Moscú a Kiev

Dynamo Tbilisi, 1981

Dynamo Tbilisi, 1981

En cuanto al desarrollo de la Liga, hasta 1961 los principales dominadores fueron el Dynamo, el Spartak y el CSKA, todos de Moscú. En dicho año irrumpió con fuerza el Dynamo de Kiev que 30 años después se iba a convertir en el equipo más ganador de la historia de la URSS. De hecho, en la distribución de títulos entre las diferentes repúblicas que integraban el campeonato, el impulso de los de Kiev llevó a que Ucrania se ubicara en segundo lugar detrás de Rusia, aunque a una distancia mayúscula (16 a 34, de los cuales 13 eran del Dynamo).

Los otros tres títulos ucranianos fueron para el FC Dnipro Dnipropetrovsk en dos oportunidades y para el FC Zarya Voroshylovhrad en una ocasión.

Para acrecentar su grandeza incluso por fuera de la URSS, el Dynamo de Kiev obtuvo tres competiciones internacionales en esas décadas en las cuales los equipos soviéticos comenzaron a participar en las disputas europeas: dos Recopas de Europa en 1975 y 1986 y una recordada Supercopa de Europa también en el ’75 con un 3 a 0 al Bayern Munich de Beckenbauer, Gerd Muller o Rummenige que venían de ser baluartes del título alemán en el Mundial del año anterior.

El otro título internacional en la era comunista fue para el Dinamo Tbilisi de Georgia que se quedó con la Recopa de Europa en 1981.

Sebastián Tafuro – @tafurel

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Libros

  • RozitchnerEl macrismo: una filosofía miserable

    Por Lucas Villasenin. ¿Cuál es la concepción del mundo de quienes llegaron al gobierno en 2015? ¿Qué cambio en los valores y en la moral proponen? Algunas de estas respuestas están en "La evolución de la Argentina" de Alejandro Roztichner.

  • BBimbiEl fin del armario: el nuevo libro de Bruno Bimbi

    "El fin del armario" es una crónica de época sobre la experiencia del colectivo LGTBI actual desde distintas perspectivas. Pero es -también- una selección amplia y certera de comunicaciones con las que este periodista activa en el sentido literal de la palabra, pero sobre todo en el sentido profesional de la misma.

  • libro drogas1“En materia de drogas hay una distancia enorme entre la ley y la ciencia”

    “Un libro sobre Drogas”, el tercer objeto editorial de “El Gato y La Caja”, viene a disputar sentidos comunes. Notas entrevistó a Pablo González, biólogo y parte del equipo editorial del libro. "En gran medida nuestras leyes actuales se basan en prejuicios", afirmó.

  • Lenin 7"Buscando a Lenin": la historia de las estatuas del líder soviético en Ucrania

    Para 1991, cuando la Unión Soviética se desintegró y Ucrania proclamó su independencia, había en el país 5500 estatuas y bustos de Lenin. Era la nación con mayor proporción de monumentos del líder de la Revolución Rusa en relación a su población. Una ley de 2015 ordenó destruirlas y dos periodistas fueron a buscarlas.

  • zorroCosas de Zorro: la rastrillada poética de Mariano Dubin

    Luego de sus tres poemarios arrabaleros -"Con los pasos de la mala vida" (2006), "La razón de mi lima" (2009) y Bardo" (2011)-, Dubin publica uno campero y criollo que, lejos de todo gesto nostálgico o anacrónico, es un rebencazo más contemporáneo que nunca.

  • HarryPotter20 años de magia: Harry Potter para muggles

    La saga de libros juveniles Harry Potter cumple este 26 de junio su vigésimo aniversario. Un fenómeno literario (y luego cinematográfico) que conquistó a niños, niñas, adolescentes y jóvenes adultos que crecieron a la par de sus personajes, adentrándose en un mundo de fantasía, aventuras, ideales y amistad.