Notas

El lado futbolero del “Che” Guevara

El lado futbolero del “Che” Guevara
junio 14
20:11 2017

En motocicleta y sin un peso. Así llegó un tal Ernesto Guevara de la Serna a Colombia. Corría el año 1952 cuando el posteriormente emblemático revolucionario emprendió su viaje junto a Alberto Granado con el objetivo de recorrer América Latina. Apenas tenía 24 años y aún no era conocido como el “Che”.

Fanático de Rosario Central y con una excentricidad que ya empezaba a desarrollar, Guevara aterrizó en Leticia, un necesitado pueblo de Colombia. Su objetivo era seguir camino a Bogotá, pero el viaje le costó alrededor de mil pesos argentinos de aquella época, una cifra imposible para él y su amigo. Fue allí donde erigió el ingenio y el deporte les sirvió con creces.

El estilo que en aquellos años forjaban los argentinos para jugar al fútbol llamaba la atención en gran parte del mundo, y más aún en Colombia, ya que el ídolo de River, Alfredo Di Stefano, se desempeñaba en Millonarios de excelente manera, tal es así que su traspaso al Real Madrid resultaba inminente. Así fue como los ‘leticianos’, nuevos, humildes y de bajo nivel en la materia fútbol, decidieron darles una oportunidad a los dos jóvenes argentinos que recién pisaban su suelo.

El “Che” y Granado fueron los entrenadores del Independiente Sporting Club. Cobraron un sueldo por ello y siguieron así su camino a Bogotá. Cabe destacar que Guevara ya tenía un pasado en los deportes: su primera pasión había sido el rugby. Lo disfrutaba y se destacaba en él.

Cuando llegaron al club situado en Leticia, los aventureros se dieron cuenta de que el pobre nivel futbolístico de sus dirigidos podía permitirles ser entrenadores y jugadores al mismo tiempo. Granado se ubicó en el ataque del equipo y realizó grandes actuaciones. Incluso, lo apodaron “Pedernerita”, por su supuesto parecido a Adolfo Pedernera. Por su parte, el “Che” no era dotado técnicamente, así que decidió ir al arco. Además, era asmático, y correr en excesos le podía resultar contraproducente, como ya le había sucedido en el rugby.

El resultado de esta aventura fue sorprendente. El humilde Independiente Sporting Club hizo historia. Llegó a la final del torneo y perdió por penales. Granado fue una pieza fundamental del equipo, pero Guevara hizo lo suyo: “Atajé un penal que va a quedar en la historia de Leticia”, contó posteriormente en una carta dirigida a su madre.

Finalizado el certamen, la dupla pudo seguir su recorrido por América viajando a Bogotá, pero allí, el destino les deparó una grata sorpresa, también ligada al fútbol. Un estudiante de medicina que conocieron en su viaje, Julián Córdoba, sabía cómo ubicar al gran Alfredo Di Stefano. “La Saeta Rubia” les regaló dos entradas para presenciar el amistoso entre Millonarios y Real Madrid. De esa manera, Ernesto Guevara cumplió su anhelo de ver en acción al ídolo deportivo. Claro, el “Che” siempre fue un tipo de perseguir sus sueños y luchar con ahínco por ellos.

Alan Alberdi – @alanalberdi

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Análisis

  • DecretoUn decreto sin debate contra la “burocracia estatal”

    Por Federico Dalponte. Este jueves se publicó en el Boletín Oficial un decreto de necesidad y urgencia de casi doscientos artículos. Pese a la excepcionalidad de la norma, su emisión despertó críticas por el tratamiento de espaldas al Congreso. Asuntos polémicos y el rol de la OCDE.

  • Sturzenegger-PeñaUna novela de ajustadores

    Por Rolando García. En los últimos meses se fue fortaleciendo la idea de que al interior del gabinete económico del gobierno de Cambiemos existen al menos dos tendencias: una supuestamente ortodoxa, cuyo representante es Federico Sturzzeneger y la encabezada por el niño de oro Marcos Peña Braun, quien sostiene una visión "heterodoxa". Una intrigante novela de disputas intestinas entre ajustadores.

  • reconocimiento-academicoSistema de Reconocimiento Académico: una trayectoria dirigida al (y por el) mercado

    Por Federico Machado y Luciano Gasparini. Una nota publicada en el diario La Nación afirma que a partir de marzo las y los estudiantes de universidades públicas y privadas de las carreras de ingeniería, informática, arquitectura y diseño –y luego se irá extendiendo a otras disciplinas- podrán hacer uso del “Reconocimiento de Trayectoria Académica” (RTA). ¿De qué se trata?

  • TrabajadorDespidos e informalidad: el combo previo a la Reforma Laboral

    Por Federico Dalponte. Las cesantías masivas en el sector público anticipan el debate sobre el modelo laboral que demanda el gobierno. Febrero será un mes de fuertes discusiones en el Congreso, pero también de movilizaciones. El deterioro de la calidad del empleo, símbolo de la flexibilización en ciernes.

  • inflacion-y-preciosDiciembre: del control policial al descontrol económico

    Por Federico Dalponte. El gobierno avanzó con proyectos centrales para su modelo de país en apenas dos meses. Los límites al poder oficial no anidan en el Congreso. La calle y la economía, factores que condicionan al oficialismo. La oposición y sus dudas para el 2018.

  • violencia es mentirA Cambiemos le llegó su invierno

    Por Federico Dalponte. Cambiemos hizo lo suyo. Manejó con presiones y balas una sesión histórica, y logró aprobar la reforma previsional. Pero sabe que el costo fue alto. Nunca antes un proyecto suyo había generado tanta resistencia. Comprender la calle, el gran desafío político.