Derechos Humanos

10 julio, 2017

Fueron detenidos cinco represores prófugos de la Justicia

En los últimos días la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y el Ministerio de Seguridad realizaron una serie de allanamientos en los que detuvieron a cinco ex integrantes de la Armada imputados por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura en el marco del Terrorismo de Estado.

En los últimos días la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y el Ministerio de Seguridad realizaron una serie de allanamientos en los que detuvieron a cinco ex integrantes de la Armada imputados por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura en el marco del Terrorismo de Estado.

La investigación llevó a los agentes de la PSA a domicilios de la Ciudad de Buenos Aires, Punta Alta y Bahía Blanca. Allí fueron apresados el ex almirante Rodolfo Carmelo Francisco Lucchetta; los ex capitanes de navío Heberto José Rubattino y Mario José Bilesio; el ex suboficial mayor Luis Oscar Conti; y el ex capitán de fragata Pedro Eduardo Giromini.

Lucchetta y Rubattino fueron detenidos en la capital del país, Conti en Punta Alta y Bilesio en Bahía Blanca. A su vez Giromini fue interceptado en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

El juez Walter López Da Silva, titular del Juzgado Federal 1 de Bahía Blanca, tiene a cargo la causa por la cual los cinco acusados quedaron incomunicados y privados de su libertad.

Rodolfo Carmelo Francisco Lucchetta es el más importante de los detenidos. Se encuentra imputado por el “secuestro y tormento” a 25 militantes políticos, entre los cuales se cuentan tres asesinados y 13 desaparecidos en los tiempos en que era capitán de navío y jefe de Operaciones en la Base de Puerto Belgrano, en el año 1976. Ejerció además el cargo de interventor de la dictadura en Santa Fe durante 15 meses desde el 29 de marzo de 1981.

Por su parte Pedro Eduardo Giromini era en 1976 el jefe de Personal, Logística y ayudante del comandante del Batallón Comando de la Brigada de Infantería de Marina 1. Se lo acusa de secuestros, tormentos, muerte y desaparición de seis personas. Hasta su detención ejercía como gerente de Prevención, Protección y Seguridad de Intercargo, empresa dedicada a brindar servicios en tierra (carga y descarga de bodegas, remolque, limpieza, etc.) a compañías aéreas.

Los otros tres genocidas están imputados por los delitos de privación ilegítima de la libertad y aplicación de tormentos en perjuicio de 27 víctimas.

Mario José Bilesio era teniente de fragata y jefe de la Compañía Pitón; Heberto José Rubattino era teniente de navío y jefe de la misma compañía; Luis Oscar Conti, trabajaba en el Centro de instrucción y Adiestramiento de Máquinas y Electricidad de la Base Naval Puerto Belgrano.

El fiscal ad-hoc José Nebbia explicó al diario Página/12 que “la imputación se hizo el año pasado a partir de las investigaciones que continuamos realizando en Bahía Blanca con la enorme cantidad de datos que surgieron en el primer juicio de la Armada de esta jurisdicción que concluyó a fines de 2015”.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos