Notas

PepsiCo: facilitar los despidos hoy, justificar la flexibilización mañana

PepsiCo: facilitar los despidos hoy, justificar la flexibilización mañana
julio 13
19:00 2017

Por Federico Dalponte. Al gobierno le sirven estos despidos. Como le sirven los contratos precarios. Como le sirve la anemia sindical.

Le sirven y no. El gobierno quisiera que no haya despidos, está claro. Pero los hay y no hace nada para impedirlo.

No le sirven como imagen. Pero le sirven para abatir pretensiones laborales. No le sirven a la economía inmediata. Pero le sirven para modelar el sistema emergente.

Lo que ocurrió en Florida no fue macrismo. No lo fue como ideología, como concepción de la política. La represión y el silencio ministerial son, en todo caso, presupuestos básicos del modelo Cambiemos. Pero no un modelo en sí mismo.

El macrismo sabe que no le alcanza con reprimir trabajadores y esconder a su ministro. Al debate público sobre las inversiones se le sumará, después de octubre, el factor laboral.

Y allí tomará forma lo que de momento es apenas la piedra fundacional: dejar que las empresas -sobre todo las grandes- dispongan del personal dependiente como les plazca.

Eso siempre está garantizado. Basta con que el sistema funcione en piloto automático. La Argentina es uno de esos tantos países que protegen con mayor énfasis a la propiedad que al trabajador.

Y el gobierno forja por ahora el resto: veto a la ley antidespidos, freno de convenios colectivos, persecución a jueces y abogados, intervención de sindicatos, aval ante despidos masivos, represión.

Sobre esto se montará la atracción capital: el desmembramiento del sistema protectorio. A la Argentina de Mauricio Macri le falta flexibilización. No hay nada que le resulte más atractivo al empresariado que la posibilidad de utilizar al trabajador como a un recurso.

Para que eso suceda, el oficialismo necesita facilitar el despido, implementar mecanismos laxos de contratación, reducir la injerencia gremial y priorizar los convenios de empresa. Hacer de cada establecimiento un mundo, con sus propias normas, sus propias escalas salariales, sus premios, sus castigos, y con una alta tasa de rotación.

Y eso no por maldad siniestra, sino por convicción ideológica. El gobierno está convencido de su receta, que no es más que la ortodoxia económica que lidera el mundo. Figuración: si no hay leyes de aplicación universal, si no hay influencia sindical, si cada empresa puede ofrecer las condiciones de contratación a su gusto, el mercado hallará un punto de encuentro entre la oferta y la demanda laboral.

Y así la libertad se vuelve engañosa. Razonan en Casa Rosada: no es que las empresas no quieran contratar nuevos trabajadores, sino que no pueden hacerlo con los costos y las leyes actuales.

Por eso el gran objetivo es la transformación del universo normativo. Pero con una condición: para que suceda, el oficialismo no sólo necesita imponerse en el Congreso, sino que ello requiere también una verdadera crisis laboral. Ejército de reserva y disciplinamiento social, aunque en léxico neoclásico.

Que los trabajadores -despedidos, desocupados, empobrecidos- estén dispuestos a aceptar esos nuevos puestos. Que soporten la inestabilidad, la desprotección, la descomposición salarial. Que se convenzan, en definitiva, que su única opción es aceptar el trabajo flexible.

Y los despidos, como los de PepsiCo y tantísimos más, de envergadura funesta, favorecen esa idea.

@fdalponte

*Abogado Laboralista (UBA)

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

América Latina

  • Lenin MorenoLa Corte Interamericana le da luz verde a Lenin Moreno

    La Corte Interamericana de Derechos Humanos desestimó un pedido de la Comisión -ambas dependientes de la OEA- que pedía tomar medidas contra la destitución de los miembros del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social de Ecuador. Estos deben dejar sus cargos luego de aprobarse la Consulta Popular convocada por el Ejecutivo.

  • Personas caminan frente a una pancarta que representa al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que dice "lealtad y futuro" en el centro de Caracas, VenezuelaVenezuela hacia el punto de inflexión (III)

    Por Julián Aguirre, desde Caracas. Definiciones que se cierran y nuevas incertidumbres por el futuro próximo de Venezuela. Se ha confirmado el calendario electoral, con los comicios presidenciales definidos para el 22 de abril. En un giro de los acontecimientos, la oposición decidió retirarse del proceso de diálogo . Las presiones dentro y fuera del país se incrementan la fecha “final” se acerca.

  • Lula3Un juez anticipó que Lula será inhabilitado como candidato presidencial

    El nuevo presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Brasil, Luiz Fux, afirmó apenas asumido en su cargo que Lula Da Silva no será candidato en las elecciones de octubre. Como respuesta, el Partido de los Trabajadores (PT) y otras organizaciones anunciaron el lanzamiento de un Frente Amplio en Defensa de la Democracia y la Soberanía.

  • Correa1Rafael Correa: "La lucha continúa"

    Con una participación del 74%, este domingo las y los ecuatorianos fueron a las urnas para votar en una consulta popular que abordaba distintos ejes políticos y sociales del país. En todos se impuso el "Sí", que promovía el gobierno de Lenin Moreno. El ex presidente Rafael Correa, que hizo campaña por el "No", insistió con que fue un referéndum anticonstitucional y que una de las preguntas "es un golpe de Estado".

  • ECUADOR-POLITICS-REFERENDUM-CAMPAIGN-CORREAEcuador: el referéndum que busca cerrar un ciclo

    Este domingo se llevará a cabo en Ecuador un referéndum convocado por el presidente Lenin Moreno que constará de siete preguntas sobre diversos temas, cuyo principal objetivo es dar una derrota al ex mandatario Rafael Correa y el movimiento político que reivindica la Revolución Ciudadana.

  • Venezuela2Venezuela hacia el punto de inflexión (II)

    Por Julián Aguirre, desde Caracas. Venezuela celebrará elecciones para elegir presidente antes del 30 de abril y la Revolución Bolivariana se dirige a su prueba más grande. Una oposición dispersa, una situación social y económica crítica y presiones internacionales que aumentan día a día ¿Podrá el chavismo defender su continuidad al frente del gobierno? ¿Final o comienzo de un nuevo capítulo?