Notas

Un laboratorio en las fronteras de la percepción

Un laboratorio en las fronteras de la percepción
julio 16
20:32 2017

El Departamento de Física de la Universidad de Buenos Aires (UBA) está armando un laboratorio de enfriamiento de átomos. Un proyecto que fortalece la investigación sobre mecánica cuántica en la periferia del mundo científico. Notas entrevistó a Christian Schmiegelow, el físico argentino que lo ideó y le da impulso.

Tan sólo veinte son los países que han orientado el desarrollo de la tecnología y la formación de investigadores a la indagación de los mecanismos para el control y la manipulación subatómica. Argentina se encuentra, hoy, en ese selecto grupo y este emprendimiento científico tecnológico robustece su lugar.

Si bien esta propuesta es pionera para la investigación en mecánica cuántica, ya existen antecedentes de trabajo en el área en instituciones como el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF).

Schmiegelow, doctor en Física, investigador adjunto del CONICET y docente universitario, es quien diseña y moviliza la construcción de este laboratorio, aprobado por el Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA, con apoyo de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANPCYT).

Para entender la dimensión del mundo en la que nos inmiscuimos cuando hablamos de física cuántica es necesario comprender que sucede en el nivel atómico. Un átomo es la décima parte de un nanómetro. Un nanómetro es la millonésima parte de un metro. La tecnología necesaria para indagar en esa escala es de altísima precisión, puesto que, como afirma Schmiegelow, “en esa dimensión nuestro accionar es tan influenciador que al observarlo estamos cambiando su estado”.

- ¿La cuántica trabaja fuera de las fronteras observacionales de la Ciencia?

– No, la cuántica está en las fronteras de la intuición. Eso pasa porque nosotros construimos nuestra percepción a partir de las cosas que vemos a nuestro alrededor, y de ahí elaboramos conceptos, y esos conceptos están muy arraigados al mundo de las cosas que interactúan entre sí, es decir, el de la física newtoniana clásica. Pero cuando las cosas son muy chiquitas y están tan aisladas esas leyes no tienen por qué valer. Entendés la cuántica recién cuando aceptaste eso. La física cuántica vale para estudiar las leyes de cosas muy pequeñas y poco influenciables por el medioambiente. Es decir que la información de su estado no está redundantemente grabada en su entorno.

- ¿Cuál es el objetivo central de investigación de este emprendimiento científico-tecnológico?

– En este laboratorio vamos a estar trabajando con cosas que están muy relacionadas, con hacer mejores mediciones que nos permitan conocer mejor el estado de sistemas cuánticos. Hay muchas técnicas en las cuales uno inteligentemente puede obtener mucha más información del sistema, y más rápido. Lo que vamos a estar haciendo en el laboratorio no es fácil que se transfiera a productos de uso tan rápido. Las tecnologías que vamos a estar trabajando requieren un nivel de complejidad que todavía no puede meterse en una caja y enviarlo de un lado a otro. Pero si a niveles un poco más grandes.

- ¿Y cuáles son esas tecnologías?

– Una de las tecnologías con las que vamos a trabajar son las del reloj atómico. Estos se usan en institutos nacionales de tecnologías como el INTI, y en todas las redes de telecomunicaciones que hay instaladas en el mundo. Los sistemas GPS, mapas gravimétricos de la tierra. Estos son equipos complicados, de alta complejidad que vamos a empezar a desarrollar acá y esperamos tener un contacto fluido con CITEDEF e INTI, donde se trabaja en metrología óptica.

- ¿Que aporte le hace este proyecto al Sistema Nacional de Ciencia?

– Nosotros estamos trabajando con un tipo de ciencia que, creemos, de acá a mediano plazo va a desarrollar nuevas tecnologías propias del área. Pero al mismo tiempo, en el proceso de construcción del laboratorio, hay dinámicas que se van aprendiendo, como la estabilización del campo magnético, con lo cual hay aportes de electrónica, programación, electromagnetismo, que son tecnologías periféricas que después pueden ser aplicadas a cualquier otra cosa.

- ¿Cómo evaluás las posibilidades de transferencia científico-tecnológica con la industria local?

– En Argentina no se da mucho el vínculo entre actores económicos y ciencia. Lo que pasa es que cuando vos pedís sofisticación de una tarea que es mas compleja -o distinta- a la que hace una máquina tenés que destinar una semana a un operario a especializarse en su manipulación. Como en el caso de la tecnología antireflex de los anteojos. Otras si acceden, como el caso de una fábrica de fibras ópticas, pero lógicamente nos cobran más porque le estábamos deteniendo la cadena de producción para hacer una cosa diferente.

- ¿Cómo imaginas el futuro para el sector?

– Nuestro proyecto a mediano plazo es hacer una red de relojería atómica en la cual la investigación fundamental que se va a desarrollar acá se traducirá en que vamos a tener mejores patrones de frecuencia y de tiempo, tanto a un nivel del instituto de metrología, como también de otros laboratorios amigos que están desarrollando relojes atómicos portables para la industria. Ese es uno de los lados que esperamos que este laboratorio tenga de transferencia.

Hoy somos solo tres grupos de investigación: en el Departamento de Física, en el INTI y en CITEDEF, donde estamos trabajando en cosas parecidas y nos conocemos. Nos hemos presentado para subsidios, pero no hay un proyecto institucionalizado, aún. Hay un plan, todavía no tiene ninguna institucionalidad, pero este año intentaremos que lo tenga.

Eduardo Porto – @PortoEdu

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Ciencia y Tecnología

  • Mariana Herrera“El mundo tiene una imagen muy fuerte de lo que es perder DD.HH. en Argentina”

    Mariana Herrera Piñero, la directora del Banco Nacional de Datos Genéticos, ofreció una entrevista radial donde se refirió a la recuperación de “la nieta 125” a días de cumplirse 40 años de la desaparición de su madre, Lucía Tartaglia. El Derecho a la Identidad con agenda propia de ciencia y tecnología, en América Latina.

  • SalvarezzaSalvarezza: “El gobierno prefiere importar tecnología que desarrollarla acá”

    El diputado electo por provincia de Buenos Aires le dio su mirada a Notas sobre el proyecto científico y tecnológico de la actual gestión de gobierno. Presupuesto 2018, Becarios, iniciativas legislativas y pedido de la comunidad científica internacional para su incorporación a CONICET.

  • laikaLaika, la perra que marcó un hito en la carrera espacial

    Un día como hoy pero hace 60 años, la perra rusa Laika marcaba una página en la historia mundial, convirtiéndose en el primer ser vivo en orbitar la tierra. A bordo del Sputnik 2, el can sobrevivió alrededor de siete horas, le dio un nuevo éxito espacial a la Unión Soviética y grabó su nombre en la memoria colectiva del mundo.

  • CINUniversidades sobre conflicto en CONICET: “No se está trabajando a futuro”

    Tras la nueva reunión para insertar en universidades a los científicos rechazados de CONICET en 2016, desde el Consejo Interuniveristario (CIN) vacilaron sobre la continuidad del “Plan de Fortalecimiento”, mientras la inflación corroe el Presupuesto del gobierno para Ciencia y Educación.

  • 2539893Cambiemos propone un nuevo recorte en Ciencia en el Presupuesto 2018

    El Proyecto de Presupuesto 2018 del gobierno confirma la voluntad presidencial de bajar la inversión del Estado en el sector. Si la iniciativa avanza, la ciencia recibirá una quinta parte menos que en 2016. El Congreso ya evalúa reforzar un área en la que impacta la inflación y abundan las subejecuciones.

  • Mario-Quintana-FarmacityFarmacity y la ley de los CEOs contra el derecho a la salud

    Mario Quintana, segundo del PRO en Jefatura de Gabinete, impulsa en la Suprema Corte un expediente contra la Provincia de Buenos Aires por una Ley que ampara a sus habitantes ante prácticas comerciales que afectan el derecho a la salud. Carlos Rosenkrantz, ministro de la Corte y ex abogado de la firma, en la mira.