Notas

“En materia de drogas hay una distancia enorme entre la ley y la ciencia”

“En materia de drogas hay una distancia enorme entre la ley y la ciencia”
agosto 01
00:18 2017

Desde el espacio de investigación, comunicación y diseño “El Gato y La Caja” encontraron varios caminos para poner la ciencia al servicio del pueblo: contribuir a tener mejores políticas públicas a través de hacer disponibles a la sociedad las mejores conclusiones que el método científico haya producido.

Estos fundamentalistas de la evidencia empírica no evaden ningún debate. Si un tema los incomoda, lo acribillan a preguntas, interpelan a los mejores referentes, procesan la evidencia disponible y dan forma en productos y contenidos que hacen circular, en su web y redes, y también en el mundo físico. Así abordan desde el voto electrónico hasta el aborto. Y ahora se metieron con las drogas.

Mientras desde el Ministerio de Seguridad lanzan un programa de guerra contra el narcotráfico, y los medios masivos de comunicación convierten en enemigos públicos (y en adictos) a niños y niñas de los barrios más excluidos, Un libro sobre Drogas, el tercer objeto editorial de “El Gato y La Caja”, viene a disputar sentidos comunes. Notas entrevistó a Pablo González, biólogo y parte del equipo editorial del libro.

- ¿Cómo surgió la idea y necesidad de publicar un libro q hable sobre drogas en Argentina?

– Empezamos el proyecto “El Gato y La Caja” por una voluntad de hacer que determinadas cosas sucediesen. Los que hacíamos ciencia sentíamos que el cuello de botella no estaba en la generación de conocimiento científico, sino que el problema estaba en la capacidad que tiene la ciencia de influenciar directamente la decisión política.

Eso puede pasar de dos maneras. Una es de arriba para abajo, metiendo un diputado que sea un científico y que empuje proyectos de ley que incluyan la evidencia científica. Pero hay otro enfoque, el que creemos que es el más importante, que es que se genere una cultura científica, una sociedad que demande la evidencia científica como algo relevante.

Tenemos el mejor método que hemos encontrado, el que nos manda a la Luna, el que nos cura, nos cuida pero lo usamos para todo menos para tomar decisiones políticas. Y particularmente, en el enfoque que tenemos sobre drogas, es donde está más unificada, más madura y más consensuada la opinión científico médica pero más distante la legislación. Entonces lo que vimos fue una distancia enorme entre la ley y lo que hoy sabemos los que tenemos acceso a la literatura científica.

Nos parecía terrible e injusto que esa información no estuviera disponible para tanta gente como fuese posible. Sabíamos también que los enfoques actuales, punitivistas y abstencionistas definitivamente no funcionan, tratamos de exponer a la mayor cantidad de gente posible lo que sabemos de drogas, tratamos de desnaturalizar algunas ideas, algunos prejuicios.

En gran medida nuestras leyes actuales se basan en prejuicios o en la posibilidad que han tenido actores políticos a lo largo de la historia de decidir obrar en contra de determinadas poblaciones.

Así fue como  la prohibición de la marihuana en Estados Unidos no sucedió en bases sus efectos a la salud, sino buscando reprimir a los mexicanos, la prohibición de la cocaína tampoco tenía que ver con cuidar a las personas que desarrollaban una relación de abuso en el consumo, sino con que los usuarios eran mayoritariamente parte de la población negra.  Vemos una historia de xenofobia en la ley de drogas y no una idea de cuidar a las personas.

- El abordaje en el libro es tan multidimensional que casi no se centra en la sustancia, sino como fenómeno social.

– El fenómeno tiene tres puntas. La sustancia, el individuo y la sociedad que hacen de contexto a ese individuo. El problema de las drogas hay que definirlo, ¿es el consumo en sí o son los riesgos y daños devenidos del consumo? Lo primero fue abordarlo multidimensionalmente  y eso se logró invitando y convenciendo a más de 20 especialistas.

- ¿Se hizo algún recorte respecto de la legalidad de las drogas abordadas en el libro?

– El libro es un libro sobre drogas, no de aquellas declaradas ilegales.  La pregunta es ¿la ley debería ser una causa o una consecuencia de la evidencia científica? Las leyes del Congreso no influencian la biología, la química y la física. Para construir buenas leyes, tenemos que agarrar todos estos saberes, los de medicina, de sociología, de historia; tener premisas claras como por ejemplo “cuidar a la personas” y recién ahí armar las leyes. Y la ley actual de estupefacientes no parece basarse en cuidar a las personas, yo me pregunto en qué premisa se basa porque no queda claro.

- ¿Cómo no caer en un problema de maximalismo paras pensar el fenómeno de las drogas, para no pensar la sociedad que está compelida al consumo de una manera brutal?

– Lo primero es que las estrategias que en el mundo están dando resultados son las de regulación de la sustancia, no las de liberalización del uso. Uruguay no liberó el uso del cannabis, lo reguló. Portugal descriminalizó el uso del cannabis. El abordaje es dejar de pensar que una persona que consume la sustancia es un criminal, a identificar cuáles de quienes consumen tienen un problema y tratar de conectar con ellas.

- Existe un recorrido binario y lineal entre lo que implica no consumir o consumir y ser adicto. ¿cómo se discute esa mirada?

– No nos podemos escapar de las tres aristas: sustancia, personas y su entorno. Primero hay que preguntarse cuánto del fenómeno de la adicción recae en cada uno de estos puntos. Si vamos a ir directamente a lo fisicoquímico hay sustancias con mayor y menor tasa de adicción.

De las sustancias que normalmente devienen en tasas mayores de adicción, la principal es la nicotina. Si lo pensáramos a través de ese prisma, habría que prohibir el tabaco. La pregunta es cómo llegamos a construir sentido de que el alcohol y el tabaco son drogas que tenemos que regular pero que están bien, que quienes las consumen pueden estar en el rango de usuario, usuario problemático, abuso, o adicción y las demás sustancias van a ser determinantemente binarias.

¿Qué pasa con las sustancias que son anti adictivas, como el LSD? Es una sustancia que además tiene extremado bajo riesgo. ¿Por qué es ilegal y los cigarrillos son legales? Si construyéramos la ley de drogas teniendo en primer plano el daño que generan las sustancias, la primera droga a prestarle atención es el alcohol. Segundo está el tabaco. La evidencia está diciendo que estamos haciendo las cosas muy mal.

Los países en los que se empezaron a ver resultados medibles positivos son aquellos en los que se dejó encarar los problemas devenidos de las drogas en términos de seguridad, prohibicionista, abstencionista. El foco y la distribución del presupuesto están más orientados a la salud que a la seguridad. Y en esos países se evidencian mejoras en la calidad de vida.

Vamos a tener que cambiar la forma en la que pensamos las drogas y a las personas que usan cualquier droga si queremos hacer mella en este problema. Y lo más lindo es que podemos solucionarlo.

Federico Araya – @fedearayac y Julia Pena – @penajulia

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Educación

  • Colegios Tomados Aborto(1)De la escuela a las calles, la nueva generación de feministas

    A horas de que la Cámara de Diputados trate la legalización del aborto seguro y gratuito, estudiantes de toda la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires se organizaron para acudir a la vigilia que se realizará en las inmediaciones del Congreso. Entre las medidas tomadas se produjeron tomas de escuelas, charlas informativas y caravanas.

  • UNAJLeandro Bottinelli: “Creció 60% el ingreso de sectores populares a la universidad”

    Un estudio del Observatorio Educativo de la Universidad Pedagógica (UNIPE) contradice a la gobernadora María Eugenia Vidal sobre el acceso de sectores populares a las universidades del conurbano. El ingreso en ese sector creció significativamente en siete años. Leandro Bottinelli, autor del informe, habló con Notas.

  • Macri-BullrichRectores señalaron los prejuicios de Vidal y reivindicaron las universidades del conurbano

    Los dichos de la gobernadora sobre los supuestos bajos índices de ingreso a las universidades por parte de la población pobre, generaron revuelo en los sectores académicos, que echaron por tierra la hipótesis oficial debido a que en las instituciones educativas del conurbano bonaerense hubo porcentajes ascendentes de estudiantes “primera generación” en ingresar a la educación superior.

  • Marcha Federal DocenteDocentes y estudiantes se manifestaron en Plaza de Mayo contra el recorte en educación

    Este miércoles se realizó la segunda Marcha Federal Docente del año. Con la Plaza de Mayo y sus inmediaciones repletas de docentes, estudiantes y gremios, la comunidad educativa se movilizó por salarios dignos, paritaria nacional docente y en contra del acuerdo con el FMI.

  • FULP FUC FURLa unidad del campo popular sacudió la FUA

    Por Federico Machado. El pasado sábado 12 de mayo se llevó adelante el XXX Congreso de la Federación Universitaria Argentina (FUA), en un contexto de incertidumbre sobre el futuro económico del país y en las puertas del centenario de la Reforma Universitaria. Por primera vez un conjunto de organizaciones de izquierda, kirchneristas, peronistas y progresistas) puso en jaque la conducción histórica de Franja Morada.

  • Roberto-Baradel4Baradel adelantó que pedirán más del 20% en la paritaria docente

    La devaluación de la moneda nacional a raíz de la corrida cambiaria terminó por dar la razón a los gremios docentes de la necesidad de concebir la cláusula gatillo dentro del acuerdo paritario, y desde SUTEBA adelantaron que le pedirán a María Eugenia Vidal “por lo menos un 25%” de aumento salarial.