Notas

Guerra híbrida contra Venezuela (II): Trump, la CIA y los publicistas

Guerra híbrida contra Venezuela (II): Trump, la CIA y los publicistas
agosto 04
10:02 2017

Por Fernando Vicente Prieto. Las acciones de guerra convencional siempre vienen precedidas por declaraciones y acciones político diplomáticas. En el caso de las potencias con escala imperial también son habituales las sanciones o los boicots económicos, dentro y fuera del país.

Todas ellas, a su vez, son anticipadas por operaciones de prensa que invariablemente se mantienen hasta el final y a cada momento realizan balances y proyecciones de cara a la opinión pública.

Por debajo de la trama más visible se encuentra una tarea decisiva, que tiene que ver con el conocimiento y la operación sobre el terreno y los diversos actores. En este plano actúan principalmente las oficinas de relaciones exteriores, las agencias de inteligencia y las fuerzas especiales de los diferentes componentes militares. Si hablamos de EEUU, las más conocidas son el Departamento de Estado, la CIA, aunque hay varias otras estructuras y unidades involucradas, como los SEALs y Fuerza Delta.

La guerra híbrida implica, básicamente, la combinación de todos los elementos mencionados hasta aquí, pero además le otorga un creciente peso relativo a las operaciones encubiertas. Es decir, a las que nadie reconoce como propias, porque la publicidad de estas acciones -tipificadas en el código penal de cualquier país como actos criminales- restaría legitimidad a los argumentos oficiales, que se refieren a nobles objetivos como promover la libertad y la democracia o atender crisis humanitarias.

En el libro Conflict in the 21st Century: The Rise of Hybrid Wars (2007), el teniente de marina retirado Frank Hoffman, con larga experiencia en academias de Defensa norteamericanas, es uno de los primeros en conceptualizar la nueva doctrina. “Las amenazas híbridas incorporan una gama completa de modos diferentes de guerra que incluye capacidades convencionales, tácticas y formaciones irregulares, actos terroristas con violencia e intimidación indiscriminada, y desorden criminal. (…) Estas actividades multimodales pueden ser realizadas por unidades separadas o por la misma unidad, pero generalmente son dirigidas y coordinadas (…) para lograr efectos sinérgicos en las dimensiones física y sicológica del conflicto”, sostiene allí.

La descripción cuadra exactamente con la situación que se desarrolla en Venezuela desde hace muchos años, y que tiene como momentos de máximo tensión al primer semestre de 2014 y a la actualidad.

Guerra económica, desconocimiento de las instituciones y llamados a la insurrección, sicariatos y acciones paramilitares, atentados con explosivos, destrucción del transporte público, entre otros, son ejemplos de acciones políticas encaminadas al mismo objetivo, que se realizan con el ocultamiento -o la justificación- de los medios más poderosos del mundo.

Esa es la base sobre la que se montan las declaraciones político-diplomáticas y en un extremo, cuando ya sea evidente o no quede ninguna otra opción, la declaración de guerra, convencional o como “fuerza de paz y estabilización”, que es lo mismo que la declaración de guerra pero con mejor cobertura, sobre todo si es asumida entre varias naciones y amparada por algún organismo multilateral.

¿Hasta dónde llegará Trump?

A la par de la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente y el debilitamiento en número (y crecimiento en violencia) de las protestas opositoras, en los últimos días se registró una intensificación de las amenazas de carácter militar por parte de EE.UU.

El 20 de julio, en el Aspen Security Forum 2017 realizado en esta ciudad estadounidense de Colorado, el director de la Agencia Central de Inteligencia, Mike Pompeo, aseguró que tenía que ser cuidadoso en sus palabras: “Estamos muy esperanzados de que pueda haber una transición en Venezuela”.

“Desde la CIA estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo para entender la dinámica allí, para comunicársela a nuestro Departamento de Estado y a otros, como los colombianos. Acabo de estar en Ciudad de México y en Bogotá la semana pasada, hablando sobre este tema, tratando de ayudarlos a entender las cosas que ellos podrían hacer para tener un mejor resultado en su porción del mundo y en nuestra porción del mundo”, dijo.

Pompeo no hizo más que blanquear algo que era bastante obvio, y que se puede observar a partir de la ofensiva que estos países, acompañados por Brasil, Argentina, Perú, Chile, Paraguay y Honduras, entre otros, desarrollan en la OEA, en el Mercosur y en todos los foros posibles.

En este contexto es significativo analizar una entrevista a Eric Vergara, presentado como ex agente de inteligencia norteamericana y “experto en seguridad nacional”, realizada el 27 de julio por el canal El Venezolano TV, que tiene sede en Miami y filiales en Madrid y en Panamá.

Vergara aseguró que tiene fluida comunicación con varias fuentes de la “comunidad de inteligencia” y que EE.UU. se apresta a realizar una intervención militar junto a “unidades de asunto civil” del Departamento de Estado.

“En 72 horas tenemos a Venezuela controlada, tácticamente y estratégicamente con control de su gobierno, junto al Departamento de Estado, el de Justicia de EE.UU. y asuntos civiles comenzamos a implementar control de los gobierno locales y a meter lideres”, alentó Vergara, quien considera que esa es la única solución para impedir que Venezuela se transforme en una nueva Cuba.

“(Después del ataque militar) lo primero que se hizo en Irak fue mandar unidades de asuntos civiles”, relató. “Luego se establece un gobierno intermediario y allí el Departamento de Estado empieza a trabajar no solamente con líderes de la oposición en Venezuela, sino también con los que están en el exilio, para implementar un gobierno temporario y (después de todo eso) tener elecciones libres”, dijo. Nadie mencionó que en los últimos 18 años en Venezuela se hicieron 21 elecciones y que el período presidencial en curso, según mandato constitucional, recién finaliza en abril de 2019.

Pero si faltaba algún elemento para preocuparse, lo ofreció el New York Times el 1 de agosto. En un artículo firmado por Nicholas Casey, el influyente periódico analizó que las elecciones de la Asamblea Constituyente representaron “un golpe dramático a la oposición venezolana”, que “no había estado en un punto tan bajo” desde el fallido golpe de Estado contra Chávez en abril de 2002.

El análisis, que no considera como posibilidad el establecimiento de un diálogo sobre la base del reconocimiento del chavismo y el respeto a la votación popular, plantea que las alternativas de la oposición son “limitadas”, pero sólo desarrolla explícitamente una: intensificar las protestas en las calles.

“Aunque dado que el gobierno comenzó a prohibir las manifestaciones callejeras el fin de semana de la votación constituyente -afirma falsamente-, no queda claro si esa opción siquiera será viable”. Así finaliza el artículo, dejando abierta la pregunta de cuál será entonces la opción que “le queda” a EE.UU. para derrocar el gobierno de Venezuela, como en las últimas semanas han exigido Pompeo, el secretario de Estado, Rex Tillerson y el propio presidente Donald Trump.

@FVicentePrieto

Foto: Ariana Cubillos / AP

Notas relacionadas

1 Comentario

  1. Alejandro Delgado
    Alejandro Delgado agosto 05, 23:35

    En los setenta las oposiciones adoptaron el llamado “focalismo”, que, ante las dificultades de coordinación se rebautizó como “situacionismo”, ambas intentando enfrentar a un estado burgués hegemónico “multitareas”, como se muestra en La “Maña” del Barroco sevillano de Sergio J. Monreal, fueron disminuyendo su poder e influencia ante el poder omnímodo del capital, formas de poder también imitadas por los restos naciones del “socialismo realmente existente”. El más claro ejemplo de poder omnimódico del siglo XXI – XXI es el PRI (partido Revolucionario Institucional ) mexicano, de facto la dictadura más longeva de las existentes, modelo -con tintes rusocvastristas en feroz dependencia con el capital chino-, fielmente imitado por el gobierno de Venezuela (regimen de gobierno y partido único hegemónico también. De las corrientes del arte de los sesentas, que avizoraban el futuro como una sociedad con arte y cultura mundial hibridada, hoy se indica el poder de control del neocapitalismo como usuario de una “guerra Hibrida” contra todo tipo de insurrección en el mundo. Toda teoría y práctica humanas es viable de actuar en ambos sentidos del reloj. De hecho, toda nueva etapa histórica es un proceso de acumulación de las experiencias anteriores. Los “inevitables” cambios cuantitativos de los que Marx hablaba como necesarios, corroboran lo ya dicho. Los regímenes de la sociedad industrial en toda la geopolítica actuante aplican esa omnimodalidad hibridatoria en razón principal de la economía no de la especie humana en su conjunto. Cuando la virtud de la dialéctica se contrajo a uniáctica, los teóricos y críticos dela derecha e izquierda no son más que cofradías de entuertos.

    Reply to this comment

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

América Latina

  • Caravana Lula por Brasil"Lula por Brasil" con la mira en las elecciones de 2018

    Este jueves el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva inició un recorrido que lo llevará por varios Estados del norte del país. Bajo el nombre "Lula por Brasil", esta caravana buscará escuchar "las necesidades del pueblo".

  • Marines¿Cómo sería una intervención militar norteamericana en Venezuela?

    Por Marco Teruggi, desde Caracas. Los Estados Unidos tienen diferentes cartas en simultáneo sobre la mesa. Apuestan a una o a la otra según cómo evolucione el escenario, en función del resultado de las que están en juego. No descartan ninguna, aun la que podría parecer más lejana: la intervención militar. Lo que está en juego, es inmenso.

  • Campesinos MéxicoMéxico: campesinos marcharon contra el Tratado de Libre Comercio de América del Norte

    Este martes, en el marco del 138° aniversario del nacimiento del líder revolucionario Emiliano Zapata, distintas organizaciones campesinas de México se movilizaron en la capital del país para exigir que se elimine el "capítulo agropecuario" de la renegociación del tratado comercial con EE.UU. y Canadá.

  • ConstituyenteVenezuela y la carrera que vendrá

    Por Julián Aguirre, desde Caracas. La segunda mitad del año seguirá una dinámica doble: habiendo derrotado políticamente a la escalada de violencia incitada por la oposición, el chavismo se propondrá estabilizar la situación social y económica del país. Por otro lado, esta semana se inscribirán las listas que disputarán alcaldías y gobernaciones en las elecciones del 10 de diciembre.

  • ChavismoCross chavista: se instaló la Asamblea Nacional Constituyente

    Por Marco Teruggi, desde Caracas. La Asamblea Nacional Constituyente se instaló el día viernes y la sensación de victoria del chavismo fue notoria, opuesta a la de derrota y frustración de la derecha, descreída de su dirigencia. Pero aún existen elementos preocupantes. Se trata de un reacomodo de posiciones dentro del empate, con ventaja política del lado chavista.

  • Venezuela Innovative ProtestersGuerra híbrida contra Venezuela (II): Trump, la CIA y los publicistas

    Por Fernando Vicente Prieto. Las acciones de guerra convencional siempre vienen precedidas por declaraciones y acciones político diplomáticas. En el caso de las potencias con escala imperial también son habituales las sanciones o los boicots económicos, dentro y fuera del país.