Notas

La Corte debate la educación religiosa obligatoria en Salta

La Corte debate la educación religiosa obligatoria en Salta
agosto 16
22:46 2017

A raíz de una acción judicial iniciada en 2010 por la Asociación de Derechos Civiles (ADC) y un grupo de ciudadanas salteñas, este miércoles comenzaron las audiencias de la Corte Suprema de Justicia sobre la educación católica obligatoria en las escuelas de la provincia de Salta.

Luego de las audiencias, que continuarán este jueves y los próximos 30 y 31 de agosto, la Corte Suprema deberá resolver el reclamo de la asociación civil y las madres de estudiantes de escuelas de esa provincia. Pretenden que se declare la inconstitucionalidad de las normas locales que disponen que la enseñanza religiosa integre el plan de estudios y se imparta dentro del horario de clase.

Se espera que participen de las audiencias en tanto amicus curiae el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM), Marcelo Alegre y Roberto Gargarella, de la Universidad de Buenos Aires, la Asociación Civil 100% Diversidad y Derechos, entre otras organizaciones y referentes de la sociedad civil.

Como explicó Notas, la acción judicial comenzó en 2010, luego de la sanción de la Ley de Educación Provincial N° 7546. Dos años después el juez salteño Marcelo Ramón Domínguez ordenó al gobierno de la provincia el cese de las prácticas compulsivas de religión católica en las escuelas públicas y cuestionó que el marco legal que ampara la enseñanza de la religión fuera respetuoso de normas y principios internacionales.

Por su parte, la Corte de Justicia de Salta había reafirmado la constitucionalidad del artículo 49 de la Constitución de la Provincia de Salta, que estable el derecho de los padres y tutores a que sus hijos reciban educación religiosa en la escuela pública, “de acuerdo a sus convicciones”, y del artículo 27° inciso “ñ” de la Ley 7.546 de Educación de la Provincia, que establecen la enseñanza religiosa como parte de los planes de estudio y su dictado durante el horario escolar. Además, el máximo Tribunal provincial había ordenado que se arbitrara un programa alternativo para quienes no quisieran ser instruidos en la religión católica.

Luego de ese fallo, María del Socorro Alaniz, Alejandra Glik y la Asociación por los Derechos Civiles (ADC) interpusieron un recurso extraordinario federal, argumentando que la aplicación de la Ley de Educación en este aspecto lesionaba los derechos constitucionales a la libertad de religión y culto, a la igualdad, a la educación sin discriminación y a la intimidad.

Aseguraron también que la educación religiosa debía ofrecerse fuera del horario escolar, porque si no era coercitiva y discriminatoria, ya que había alumnos que, sin ser católicos, asistían a las clases para no ser señalados por sus compañeros y quienes no asistían eran tildados de “no creyentes”. Así, el caso llegó a la Corte Suprema en 2014.

En marzo de este año, la Procuración General de la Nación emitió un dictamen en el que aconsejaba al máximo Tribunal apoyar el recurso presentado y dictaminar la inconstitucionalidad de la educación religiosa compulsiva.

Timing

Vale mencionar que hace apenas dos meses el Poder Ejecutivo envió al Congreso un proyecto de ley que pretende regular la “libertad religiosa”. La abogada e integrante de Católicas por el Derecho a Decidir, Soledad Deza, había cuestionado en su momento al ser consultada por Notas, la coincidencia temporal con el tema. “Es muy llamativo que este proyecto salga al ruedo cuando la Corte Suprema tiene para resolver el caso de Salta sobre educación religiosa en escuelas públicas. Es como decir que hay ‘argentinos en alerta’ mirando desde dentro del Ejecutivo esta decisión judicial”, había sostenido.

En relación al proyecto de ley, desde Católicas por el Derecho a Decidir realizarán este jueves por la tarde un encuentro llamado “Diálogos sobre Libertad religiosa”. Más temprano, a las 11 de la mañana, llevarán a cabo una conferencia de prensa en el Hotel UNO (Av. Rivadavia 1944, CABA) de la que participará, además de integrantes de las organizaciones adherentes, Julián Cruzalta, fraile domínico, profesor del Centro de Estudios Teológicos de la Conferencia de Instituciones Religiosas de México, teólogo ecuménico experto en Bioética y Teología Ecofeminista.

Julia de Titto – @julitadt

Notas relacionadas

2 Comentarios

  1. rodolfo
    rodolfo agosto 17, 12:48

    Si !, vulnera la Constitución Nacional, el derecho a la intimidad, la libertad de pensamiento y de culto…cuando se obliga a Docentes y Alumnos ( desde la Dirección de cada Establecimiento Educativo) a participar con la Institución en fiestas patronales y desfiles, con la amenaza de descuentos, afectación del concepto profesional, o la doble inasistencia para los Alumnos, se da sobretodo en el interior. Respecto a los Establecimientos Primarios, en la libreta se consigna la materia Religión, no dice Religión Católica, por lo tanto la docente a cargo debería enseñar en cada unidad educativa, sobre las diferentes religiones presentes en el mundo o en nuestra comunidad sin dar privilegio a ninguna, dando importancia a los valores que emanan de cada una de ellas, a fin de que ningún alumno se sienta fuera de lugar por tener un credo diferente.

    Reply to this comment
  2. Juan del Sur
    Juan del Sur agosto 17, 18:52

    .
    Por un imperativo de higiene mental, las religiones, todas, debe de estar lejos del ámbito de la educación, porque consisten básicamente en creencias supersticiosas y delirantes, cuando no malignas, como gran parte del llamado Antiguo Testamento.
    En el proceso de elaborar cada ideación intervienen muchos grupos neuronales, según han demostrado los escáneres cerebrales. Eso produce que si grupos que alojan estas ideas aberrantes actúan en alguno de estos procesos los resultados no sean confiables.
    Además de que, moralmente, es reprobable que muchas personas hagan fuerza para creer cosas que, en su fondo, saben que son invenciones de los pueblos más atrasados del área del Mediterráneo, y de hace miles de años.
    Y no hace falta leer sino unas pocas páginas de los “libros sagrados” para darse cuenta de que no fueron dictados por un dios omnisciente, sino obra de pueblos incultos que en conocimientos y en ética estaban rezagados cientos de años respecto de otros de su tiempo como, por ejemplo, los griegos.
    .

    Reply to this comment

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Laborales