Notas

Reclamar por el desaparecido: un acto de definición política

Reclamar por el desaparecido: un acto de definición política
septiembre 07
19:00 2017

Por Federico Dalponte. No hay otro tema prioritario en la agenda pública. No puede haberlo. Desde que desapareció Santiago, hubo un atentado en Barcelona, marchó la CGT a Plaza de Mayo, votamos en primarias, se frenó la exportación de biodiésel, Venezuela hizo su Asamblea.

La calle se tuvo que llenar dos veces para que su nombre llegara a los grandes medios. El 17 de agosto Maldonado apareció por primera vez en la tapa del diario más vendido del país: apenas un comentario sobre su búsqueda con perros; nada de foto ni ubicación central. A un mes de los hechos, entre el 30 de agosto y el 2 de septiembre, el mismo diario le dedicó tres tapas: para defender a la gendarmería, para criticar el debate en las escuelas y para denunciar la violencia en la segunda marcha.

Santiago Maldonado se convirtió en una consigna política por efecto de la calle. Incluso desde las hipótesis más inverosímiles, su desaparición impuso el sello del drama colectivo. Su aparición con vida nació como una exigencia de los ámbitos más heterogéneos. Por eso las encuestas encargadas por el gobierno hablan de una preocupación nacional sin distinciones.

En ese sentido, era deseable que la Casa Rosada se pusiera al frente y no a la retaguardia de la búsqueda. Su primera reacción, la más genuina, fue defender a los sospechosos por espíritu de cuerpo. Les preocupó más el impacto electoral a pocos días de las primarias que la aparición con vida del desaparecido.

Y la rabia de buena parte de la sociedad se ocupó de hacer el resto: disparó su politización en sentido estricto; el tema dominó así el pleno escenario de lo público. Ante cada comentario de Patricia Bullrich, mayor era la demanda al Ejecutivo: ¿dónde está Santiago?

Hoy la situación parece radicalizada. Si al oficialismo le preocupaba su politización, hoy directamente el apellido Maldonado es sinónimo de Argentina en cualquier rincón del mundo. Mucho más desde que se cayó la hipótesis del gobierno, esa que anhelaba con ansias: que Santiago hubiese muerto a manos de un puestero.

Empatías, prejuicios y falacias

Cuando son muchos los que se hacen la misma pregunta, difícil que eso no pase a la arena política. Dicho de otra forma: la desaparición de Santiago no se politizó por la intervención de los diversos candidatos en campaña, sino por la propia sensibilidad y repercusión social de los hechos.

Hasta los dirigentes del más recóndito pueblo del país se manifiestan siempre, con mayor o menor prudencia, sobre los temas nacionales de alto impacto. Y los actores lógicamente toman posiciones. Lo que debe juzgarse, en todo caso, no es que las tomen, sino cuál es en concreto esa posición que adoptan.

Los partidos y organizaciones con tradición en la defensa de las causas de derechos humanos tuvieron una reacción espontánea: reclamarle al Estado. Es lo que se hace en la Argentina desde hace décadas. Habeas corpus, marchas, visibilidad. Generar conciencia colectiva. A ellos se suman los hombres y las mujeres de a pie, los sensibilizados, los que empatizan con la madre que llora, con el hermano que implora.

Pero el gobierno no. Por incapacidad o convicción, no quiso sumarse al reclamo. Prefirió la idea del terrorismo, del puestero, de la sedición. Cualquier cosa antes que asumir que una parte suya, de las fuerzas a su cargo, podía ser responsable.

Eso tuvo un efecto nocivo, que continúa en parte hasta hoy: muchos de sus seguidores creyeron ver en aquella denuncia un cuestionamiento al propio partido de gobierno. Nada más lejano. La familia de Santiago, y quienes son fraternales con ella, cuestionan a la Gendarmería. Sólo después, cuando cabe, a todos aquellos que niegan, encubren o entorpecen el acceso a la verdad.

Mientras tanto, quienes cierran filas en defensa del Ejecutivo aplican la falacia ad hominem con todo rigor: los testimonios variados de la comunidad mapuche no valen porque son, en efecto, mapuches. Son diferentes, hablan diferente, se visten diferente, viven diferente. Con Patricia Bullrich como iniciante, el principal tema de preocupación nacional quedó teñido así de fuertes dosis de discriminación étnica y aires de superioridad.

Lo que hay, en rigor, es un prejuicio flagrante: todos los que denuncian la posible responsabilidad de la Gendarmería se convierten en mapuches iletrados, izquierdistas sediciosos o militantes del gobierno anterior. La pertenencia sectorial como base de la desacreditación argumental. El prejuicio, en muchos casos, ve partidocracia donde apenas media sensibilidad por el desaparecido.

La impostura y lo genuino

La respuesta del gobierno argentino estuvo tan atravesada por el cálculo político que se olvidó de la práctica más humana: acompañar a la familia de la víctima.

Y hoy ya parece tarde. “Mi paciencia se terminó ayer”, dijo su hermano Sergio Maldonado, en el trigésimo segundo día de reclamo. Bastante paciencia, por cierto. Algo encomiable. Antes, mucho antes, el presidente había estado de vacaciones a apenas 300 kilómetros de distancia de Esquel. Ni se le ocurrió interiorizarse por el asunto.

Todo huele ahora a sobreactuación, a preocupación impostada tras medir el impacto social de los hechos. Encuestas, focus groups; lo que se hace para saber si la gente prefiere una gaseosa con más o menos azúcar, aunque aplicado a una desaparición forzada.

El caso conmociona en todo sentido. Pero cada uno, en su fuero íntimo, reacciona de acuerdo a su propia percepción del mundo. Santiago Maldonado lleva más de un mes sin aparecer y reclamar por él es un acto de definición política. Una política genuina, valiosa, solidaria. No hay otro tema prioritario en la agenda pública. No puede haberlo.

@fdalponte

Foto: Hernán Zenteno / La Nación

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Análisis

  • debate1Presidenciales en Chile, ¿se confirma el giro a la derecha del cono sur?

    Por José Robredo, desde Santiago. A casi cuatro años del retorno de Michelle Bachelet a La Moneda, Chile se encuentra a las puertas de una elección presidencial con un escenario político virado en 360 grados. Los comicios de este domingo podrían cimentar la elección del empresario y ex presidente Sebastián Piñera, lo que pone freno a un proceso de reformas que tímidamente asomaron durante la actual administración.

  • SiriaSiria: el fin del Califato y un nuevo reparto de cartas (I)

    Por Julián Aguirre. El proyecto del grupo Estado Islámico ha sido vencido, por ahora. El grupo está lejos de desaparecer, pudiendo replegarse bajo la forma de una guerrilla o migrar a otros países. ¿Mutará para luego volver, como lo hizo su predecesora Al Qaeda? Mientras, el conflicto en Siria continúa, con nuevos equilibrios entre fuerzas rivales.

  • Macri-congrsoLos "consensos básicos" del gobierno, al Congreso con acuerdos de cúpulas

    Por Federico Dalponte. Hay al menos una decena de proyectos en discusión y el Ejecutivo apuesta a una gran seguidilla de votaciones que le garanticen un 2018 tranquilo. En el medio, gobernadores, CGT y legisladores optan por la negociación, sin aire para la resistencia.

  • revista hola - awadaEstilo Awada (o "el arte de acompañar")

    Por Julia de Titto. Juliana Awada es la esposa del presidente de la Nación o “primera dama”, título oficial que desde el siglo XIX adoptaron las consortes de los hombres del poder. Su nombre es una marca y, al mismo tiempo, una advertencia.

  • Luna-SantaFeImportante precedente sobre legítima defensa en casos de violencia de género

    Por Natacha Guala, desde Santa Fe. Suspendieron la prisión preventiva en el caso de "Luna", una mujer acusada de homicidio por defenderse de un ataque de su pareja. El juez considera que existen elementos para pensar que se trata de un caso de legítima defensa en situaciones de violencia contra las mujeres.

  • Macri-reformasIr por todo, pero al estilo Cambiemos

    Por Federico Dalponte. Este lunes se presentaron los ejes de las reformas que siempre ambicionó el macrismo. La novedad es que ahora el gobierno cree que es capaz de lograrlo. La renuncia de Gils Carbó, señal de un cambio profundo en la relación de fuerzas.