Batalla de Ideas

19 septiembre, 2017

La dirigencia gremial llama al voto opositor

Por Federico Dalponte. Sin mayores coincidencias sobre cómo afrontar la reforma laboral, los principales dirigentes respaldan a distintos candidatos de la oposición. Coinciden, eso sí, en que un mayor peso de Cambiemos en el Congreso debilitaría sus posiciones para negociar.

Por Federico Dalponte. El sindicalismo más ortodoxo ya no gravita como en años anteriores. Sin el peronismo en el poder, la Confederación General del Trabajo (CGT) es un cúmulo de divisiones internas. Todos le temen a una posible reforma laboral, pero no hay una estrategia unificada.

La composición tripartita, las dudas para marchar, la dilación del paro; la dirigencia gremial llamó esta semana a votar en contra del gobierno, pero el camino no es claro.

Las tres cabezas plantean alternativas distintas. Héctor Daer apoya a Cristina Kirchner. Carlos Acuña apuesta por Sergio Massa. Juan Carlos Schmid respalda a Florencio Randazzo.

Mientras tanto, Pablo Moyano, de perfil cada vez más alto, lo sintetizó con un llamado enfático a los trabajadores: “Voten a la oposición”. Luego deslizó dos preferencias, pero estaba todo dicho.

Más legisladores opositores le garantizan a la dirigencia cegetista cierta capacidad para frenar eventuales proyectos flexibilizadores. Y no mucho más. No pelean, como antes, por sumar bancas propias en el Congreso. Mucho menos con poner a un presidente surgido de las filas obreras, como fantaseaba Hugo Moyano allá por 2010.

En la CTA, mientras tanto, sucede algo similar: saben también que son tiempos de resistencia. El dirigente mejor posicionado terminó siendo Hugo Yasky, que ocupa un lugar expectable en la lista de diputados nacionales de Unidad Ciudadana.

“No existe el peronismo amigable con un gobierno tan de derecha y tan profundamente neoliberal como éste”, señaló este martes, en referencia a los candidatos que tienden puentes con el oficialismo. Se trata en definitiva de una declaración de principios: su objetivo en el Congreso será frenar la avanzada macrista sin concesiones.

Ese parece ser el núcleo de coincidencias primigenio en el gremialismo por estas horas. Votar opositores; endurecer a la oposición. Luego de octubre se verá, en cada caso, con qué objetivos y con cuánta firmeza.

De una decena de legisladores de extracción sindical, en diciembre quedará apenas la mitad. En parte por eso, hoy los sindicatos necesitan robustecer su influencia legislativa y su capacidad de negociación. Según las últimas declaraciones del ministro Jorge Triaca, la ola de reformas vendrá, en principio, a través de una actualización de los convenios colectivos.

Pero está claro que en esa mesa el poder no es equitativo. Los empresarios demandan una reforma laboral profunda y expedita. Cuentan para eso con el respaldo tácito del gobierno, hecho explícito en más de una ocasión en estos dos años: intervenciones, acusaciones, recusaciones.

Si se avanza en el diálogo tripartito, los gremios serán forzados a realizar concesiones bajo amenaza de quiebra, desocupación o estancamiento. Los petroleros aprendieron esa lección a principios de año. Por convicción o conveniencia, ninguno querrá seguir ese camino.

El único resguardo será, entonces, el Congreso de la Nación. Negociar un convenio de trabajo implica, en los hechos, someterse a un proceso de creación normativa con final abierto. Si ese diálogo intersectorial puede hacerse con cierta espalda política, tanto mejor. En el otro extremo, si Cambiemos llega a diciembre sintiéndose victorioso, intentará llevar esa fortaleza a la mesa de negociación. Y podrá, en tal caso, amenazar con sacar por ley aquello que los gremios no acepten por propia voluntad.

No interesa por tanto quién encabece la oposición ni cuál sea el número de bloques. En el panorama general, lo único que cuenta es la capacidad para frenar los proyectos oficiales: no importan las coincidencias programáticas, sino apenas la voluntad opositora. En eso todos coinciden.

@fdalponte

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Batalla de Ideas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos